La larga historia colonialista de los tatuajes

-

por ALLISON HAWN – Universidad Estatal de Arizona

Si bien a la mayoría de nosotros probablemente nos gustaría olvidar la pandemia lo antes posible, algunos optaron por un recordatorio permanente de la crisis de salud, en forma de tatuaje. Algunos de estos tatuajes están destinados a servir como recordatorio del año pasado, con motivos relacionados con la escasez de papel higiénico, el distanciamiento social y otros mensajes relacionados con la pandemia. Pero aquellos que perdieron a sus seres queridos a causa de la enfermedad también están usando tatuajes para crear memoria. 

Este no es un fenómeno reciente: los tatuajes sirven desde hace mucho tiempo como una forma para que las personas expresen sus emociones.

Como historiadora del tatuaje, a menudo disfruto preguntarle a la gente dónde creen que se originaron los tatuajes. Escucho la mención de países como China, Japón, “en algún lugar de África o América del Sur” o Polinesia. Lo interesante es que en los últimos cinco años de mantener estas conversaciones, nadie ha respondido hasta ahora que los tatuajes podrían haberse originado en Europa o América del Norte.

Las áreas geográficas que incluyen estas respuestas, y las que pasan por alto, hablan de una verdad más profunda sobre la historia de los tatuajes: lo que sabemos y pensamos sobre los tatuajes está fuertemente influenciado por la opresión, el racismo y el colonialismo.

Historia de los tatuajes

Las prácticas de tatuajes eran comunes en muchas partes del mundo antiguo. Había tatuajes tanto en el antiguo Japón como en Egipto. Los maoríes de Nueva Zelanda practicaron el tatuaje sagrado de Ta Mōko durante siglos como una forma de indicar quiénes son como individuos, así como cuál es su comunidad. Sin embargo, ninguna cultura puede reclamar haber inventado primero la forma de arte. Las prácticas de tatuaje se conocen en Europa y América del Norte desde la antigüedad. Los griegos representaron a sus vecinos tracios tatuados, la gente de habla indoeuropea, en su cerámica. Los historiadores romanos documentaron que los pictos, el pueblo indígena de lo que hoy es el norte de Escocia, tenían tatuajes complejos.

Más en Antropologías:  Quipus andinos contra los muertos vivos

Los tatuajes conservados más antiguos provienen de Ötzi el Hombre de Hielo, un cuerpo momificado de 5.300 años de antigüedad, congelado en hielo y descubierto en las montañas de Italia en 1991. En 2019, los investigadores identificaron agujas de tatuajes de 2.000 años de antigüedad en los sitios arqueológicos de Pueblo, en el sureste de Utah. Las espinas de cactus atadas con hojas de yuca todavía tenían restos de tinta de tatuaje.

Colonización y tatuajes

El historiador del tatuaje Steve Gilbert explica que la palabra “tatuaje” en sí misma es una combinación de palabras marquesas y samoanas, tatau y tatu, para describir estas prácticas. Los marineros que exploraron estas islas polinesias combinaron las palabras mientras intercambiaban historias de sus experiencias. Entonces surge la pregunta: si los tatuajes existieron en Europa y América del Norte desde tiempos de la antigüedad, ¿por qué las culturas occidentales se apropiaron y combinaron estas dos palabras en lugar de usar palabras que ya existían en las suyas?

Como descubrí en mi investigación, alrededor del siglo XV los tatuajes se convirtieron en una forma fácil de trazar una línea entre los colonizadores europeos y los colonizados, que eran vistos como “incivilizados”. El tatuaje todavía se practicaba en Europa y América del Norte, pero muchas de esas prácticas de tatuaje habían sido llevadas a la clandestinidad cuando la colonización europea estaba en pleno apogeo.

Eso fue en parte el resultado de los intentos de “cristianizar” partes de Europa mediante la purga de pueblos y aldeas de prácticas no religiosas, “paganas” e inconformistas, incluido el tatuaje. A medida que las iglesias católicas expandieron su influencia a través de los misioneros y las campañas de asimilación que comenzaron en el año 391 d.C., los tatuajes fueron mal vistos como “no cristianos”.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la antropología sobre el coronavirus? (Parte 4)

No como nosotros

A medida que los colonizadores occidentales penetraron en lugares como África, las islas del Pacífico y América del Norte y del Sur en los años 1400 y 1500, encontraron grupos enteros de pueblos nativos que estaban tatuados. A menudo se señalaba a estos individuos tatuados como prueba de que los “nativos indómitos” necesitaban la ayuda de europeos “buenos, temerosos de Dios” para volverse completamente humanos. Las personas tatuadas de estas culturas incluso fueron llevadas a Europa y desfilaron con fines de lucro.

Una madre y un hijo indígenas tatuados, secuestrados por exploradores a fines del siglo XVII en un lugar desconocido de Canadá, fueron dos de esas víctimas. Un prospecto publicitario de la época decía: “Demos gracias a Dios Todopoderoso por esta beneficencia, que se ha declarado a nosotros por su Palabra, para que no seamos como estos salvajes y devoradores de hombres”.

La gente pagaba por mirar boquiabiertos a estos seres humanos esclavizados, dándoles a sus captores un beneficio saludable y reafirmando en la mente de la audiencia la necesidad de expansión europea, cueste lo que cueste. Este secuestro de personas tatuadas tuvo efectos destructivos en las culturas de las que fueron arrebatadas, ya que a menudo los individuos más tatuados y, por lo tanto, los más propensos a ser secuestrados, eran los líderes y las personas santas. Vale la pena señalar que la mayoría de los cautivos no vivieron más de unos pocos meses después de llegar a Europa, sucumbiendo a enfermedades extranjeras o desnutrición cuando sus esclavistas no los alimentaban.

Esta narrativa de “salvaje tatuado” fue impulsada aún más cuando los individuos tatuados comenzaron a exhibirse en los “espectáculos de fenómenos” de carnaval y circo. Estos artistas no solo impulsaron la narrativa de que los tatuajes son “salvajes” u “alternativos” actuando como fenómenos, sino que también inventaron historias trágicas. Los artistas afirmaron que fueron atacados y tatuados a la fuerza por personas marginadas, como los nativos americanos, a quienes el público en general consideraba “salvajes”.

Más en Antropologías:  La posibilidad de una etnografía gráfica

Una de esas artistas fue la estadounidense Nora Hildebrandt. Nora tejió un relato de cómo fue capturada por nativos americanos que la tatuaron a la fuerza. Esta fue una historia más desgarradora y trágica que la realidad: su compañero de toda la vida, Martin Hildebrandt, había sido su tatuador. Su historia era particularmente desconcertante, ya que los tatuajes de Nora Hildebrandt eran principalmente de símbolos patrios, como la bandera estadounidense.

Las voces de los colonizadores resuenan en el presente. Los tatuajes conllevan cierto estigma en las sociedades occidentales. A menudo pueden terminar llamándose una “mala elección de vida” o “basura”. Estudios tan recientes como 2014 discuten la persistencia del estigma.

Veo los tatuajes como un arte y una forma de comunicar la identidad. Al responder a la pregunta “¿de dónde vienen los tatuajes?”, yo diría que provienen de todos nosotros, independientemente de lo que los primeros colonizadores quisieran que la gente creyera.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas