La extraña historia de los cereales de Kellogg’s

-

por MATTHEW WILLS

John Harvey Kellogg, el padre de la industria de los alimentos preparados para el desayuno, nació el 26 de febrero de 1852. Vivió noventa y un años, quizás gracias al aire fresco y a la dieta vegetariana que defendía como una “vida biológica” limpia. Médico, nutricionista, inventor y médico misionero, Kellogg fue parte de la gran ola de reformadores sociales de la Era Progresista. También estaba un poco loco respecto al gran problema de la reforma moral: el sexo.

Kellogg, adventista del séptimo día hasta que fue expulsado de la iglesia en 1907 por diferencias en teología, creía firmemente en el evangelio social. Este fue un movimiento protestante que abordó los problemas sociales con ética cristiana. Como escribe el historiador Richard W. Schwarz, Kellogg llevó sus creencias a los barrios marginales de Chicago, donde abrió una sucursal de su famoso Sanatorio de Battle Creek.

Encargado por el jefe de policía de encontrar el “lugar más sucio y perverso” de la ciudad, Kellogg abrió su misión en Chicago en 1893. “Ofrecía un dispensario médico gratuito, baños gratuitos, lavandería gratuita, una escuela nocturna para chinos y un servicio de enfermería.” Kellogg’s Sanitarium Health Food Company también proporcionó alimentos especiales. Además, se instituyó un servicio de almuerzo por un centavo: un plato de sopa de frijoles con galletas saladas, ofrecido por un centavo, llegaba a una media de quinientas a seiscientas personas al día.

Al igual que Sylvester Graham, cuyo nombre también perdura en forma de alimentos (es decir, galletas Graham), Kellogg creía en alimentos que no excitaran las pasiones. Esto significó vegetarianismo. También significaba combatir lo que se consideraba el flagelo debilitante de la masturbación. Como escribe el académico Vern L. Bullough, Kellogg fue heredero de la tradición del siglo XVIII que sostenía que la masturbación provocaba una serie de dolencias y luego locura.

Más en Antropologías:  Maíz en traducción

Bullough respira profundamente para condensar la visión de Kellogg sobre los males del onanismo. Estos incluyeron: “Incapacidad general, síntomas parecidos a los de tisis, desarrollo prematuro y defectuoso, cambios repentinos de carácter, cansancio, insomnio, insuficiencia de la capacidad mental, inconstancia, falta de confianza, amor a la soledad, timidez, audacia antinatural, piedad fingida, asustarse fácilmente, confusión de ideas, aversión a las niñas en los niños pero un decidido gusto por los niños en las niñas, hombros redondos, espalda débil y rigidez de las articulaciones, parálisis de las extremidades inferiores, marcha antinatural, mala postura en la cama, falta de desarrollo de los senos en las mujeres, apetito caprichoso, cariño por artículos antinaturales, dañinos o irritantes (como sal, pimienta, especias, vinagre, mostaza, arcilla, lápices de pizarra, yeso y tiza), disgusto por la comida sencilla, uso de tabaco, palidez antinatural, acné o espinillas, morderse las uñas, ojos furtivos, manos húmedas y frías, palpitaciones del corazón, histeria en las mujeres, clorosis o enfermedad verde (anemia), ataques epilépticos, enuresis y uso de palabras y frases obscenas”.

Bullough muestra que se utilizaron mutilaciones físicas, arneses extraños y dispositivos eléctricos para intentar poner fin a la masturbación (en la década de 1930, la ciencia médica comenzó a alejarse de esta curiosa teoría).

John Harvey Kellogg, por su parte, optó por un remedio menos invasivo que, por ejemplo, las “trabas especiales” diseñadas para impedir que las niñas abran las piernas. Kellogg recetó una “vida biológica” y una dieta blanda que incluía su creación especial, los copos de maíz. Su hermano menor, W. K. Kellogg, fue quien produjo en masa, registró derechos de autor y comercializó el producto de copos de maíz del médico (dejando de lado la afirmación original de que reduciría la masturbación), creando la marca Kellogg’s que conocemos hoy.

Más en Antropologías:  El señor despertador golpeará tu ventana cada mañana

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas