La historia está plagada de estatuas derribadas

-

por SARAH KURNICK – Universidad de Colorado en Boulder

En medio de peticiones de justicia racial, manifestantes en todo Estados Unidos mutilaron cientos de monumentos. Decapitaron estatuas de Cristóbal Colón, grafitearon monumentos conmemorativos de Robert E. Lee y mutilaron homenajes a Jefferson Davis.

Mientras las estatuas caen, surgió una conversación nacional sobre los monumentos estadounidenses. Para algunos, la desfiguración de monumentos, en particular los dedicados a los líderes confederados, ayuda a desacreditar los mitos de la supremacía blanca. Para otros, su destrucción equivale a vigilancia y anarquía.

El resultado de meses de protestas por la injusticia racial y la destrucción de monumentos puede parecer una forma moderna de discurso político estadounidense. Que no lo es.

Como profesora de antropología y arqueóloga que ha escrito sobre cómo los pueblos antiguos navegan por su pasado, creo que refleja una antigua práctica utilizada durante mucho tiempo para desacreditar a personas que alguna vez fueron veneradas y repudiar ideas que alguna vez fueron respetadas.

El poder en el presente

En respuesta a la desfiguración de monumentos en Estados Unidos, en 2020, el entonces presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva afirmando que su administración “no permitirá que turbas violentas se conviertan en árbitros de los aspectos de la historia que pueden celebrarse en espacios públicos”. Añadió que la “selección de objetivos por parte de los manifestantes revela una profunda ignorancia de la historia”.

El presidente Trump tenía parte de razón. La destrucción de monumentos tiene que ver con el poder en el presente. Los manifestantes de hoy, al igual que sus homólogos de la antigüedad, desafiaron el orden social cuestionando quién debe y quién no debe ser venerado públicamente, quién debe ser recordado u olvidado.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la arqueología sobre los neandertales?

Pero Trump también se equivocaba. Esos monumentos que desfiguraban no son ajenos a la historia.

Poder en el pasado

Al menos desde el tercer milenio antes de Cristo, personas marginadas económica, social y políticamente cuestionaron la autoridad mutilando las imágenes públicas de los gobernantes. Y quienes están en el poder destruyeron monumentos para reforzar su autoridad y borrar los nombres y logros de sus predecesores.

Como explicó la historiadora del arte Erin L. Thompson, “la destrucción es la norma y la preservación es una rara excepción”.

Los acadios, que vivieron en Mesopotamia entre 2300 y 2150 a.C. aproximadamente, crearon una imagen en bronce de uno de sus gobernantes vivos. Este retrato probablemente representa al rey Sargón de Acad, conocido por conquistar ciudades-estado sumerias cercanas. Aunque inicialmente la imagen glorificaba al rey, más tarde fue mutilada a propósito. Los acadios le cortaron las orejas, le rompieron la nariz y le arrancaron un ojo.

Es importante destacar que los acadios optaron por estropear en lugar de destruir este monumento a Sargón. Su objetivo no era borrar la historia, sino mostrar de manera dramática la caída y la humillación final de un líder que alguna vez fue poderoso.

Miles de años después, los mesoamericanos usaron una práctica similar. Los olmecas, que vivieron en las tierras bajas del Golfo de México aproximadamente entre el 1400 a.C. y 400 d.C., dejaron cabezas colosales desfiguradas intencionalmente.

Estos retratos de rostros de gobernantes fueron tallados en rocas de basalto. El más grande pesa alrededor de 40 toneladas y mide más de 10 pies de alto. A muchos les rompieron pedazos de la nariz o de los labios. Otros tienen hendiduras talladas en la superficie o marcas de viruela en la cara. Muchos también fueron enterrados.

Más en Antropologías:  Un inusual templo griego

Los investigadores propusieron varias teorías para explicar la desfiguración de las colosales cabezas olmecas. Puede ser que estos monumentos fueran asesinados ritualmente para neutralizar los poderes de los gobernantes después de su muerte. O puede ser que los gobernantes entrantes desfiguraran las cabezas de sus predecesores para ayudar a justificar su nueva autoridad.

Aún se desconocen muchos detalles sobre las colosales cabezas olmecas. Sin embargo, en otras partes de Mesoamérica las circunstancias son más claras. En algunos casos, los plebeyos destruyeron y reutilizaron intencionalmente retratos de gobernantes.

Los chatinos ancestrales ocuparon la costa de Oaxaca antes de la llegada de los mixtecos alrededor del año 1100 d.C. En Río Viejo, Oaxaca, el arqueólogo Arthur Joyce y sus colegas excavaron las ruinas de una residencia ancestral chatina que data aproximadamente del 800-1100 d.C.

En esa residencia, Joyce encontró un trozo de un monumento de piedra tallada que representa el rostro de un gobernante. En una medida con motivación política, los campesinos optaron por reutilizar el fragmento del monumento, un poderoso símbolo de autoridad, como metate, una piedra para moler granos y semillas.

En otros casos, sabemos que los gobernantes entrantes desfiguraron intencionalmente monumentos dedicados a sus predecesores. Los antiguos egipcios construyeron numerosas estatuas que representan a faraones, incluidos Ramsés II y Tutankamón, o el rey Tut.

Cerca del final del reinado del faraón Tutmosis III, aproximadamente entre 1479 y 1425 a.C., los miembros de su régimen intentaron borrar la memoria de Hatshepsut, su predecesora, corregente y madre. Se destrozaron las estatuas de Hatshepsut, se cubrieron sus obeliscos y se retiraron los cartuchos de las paredes del templo. Como dijo la egiptóloga Joyce Tyldesley a la BBC en 2011, Tutmosis III podría así “incorporar su reinado al suyo” y reclamar su logro como propio. Podría reescribir la historia.

Más en Antropologías:  La gente no es una vasija

Dado que la decisión de a quién recordar, humillar o ignorar siempre ha sido una elección política, no debería sorprender que, como ha escrito la periodista Jacey Fortin, “la historia esté plagada de restos destrozados de estatuas derribadas”.

La arqueología muestra que la presentación de personas, acontecimientos e ideas a lo largo de la historia siempre fue polémica y está ligada a preocupaciones políticas contemporáneas, incluidos el nacionalismo, el racismo y la xenofobia. Al igual que los manifestantes estadounidenses de hoy, los antiguos mesopotámicos, mesoamericanos y egipcios alteraron su presente político al cambiar la forma en que mostraban su pasado.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas