Los diferentes tiempos de Doctor Who

-

por BETSY GOLDEN KELLEM

Con una temporada completamente nueva en los servicios de transmisión, es un buen momento para ser fanático de la serie de televisión británica Doctor Who. El Decimoquinto Doctor de Ncuti Gatwa ha iniciado sus aventuras en el tiempo y el espacio, y, solo desde el primer puñado de episodios, ya hay mucho que considerar. Los valores de producción parecen haber sido potenciados por el respaldo de Disney. Hay números musicales en los que todos cantan y todos bailan. La leyenda drag Jinkx Monsoon está devorando todos los paisajes a su paso. ¿Bebés espaciales?

Si aún no eres un fan (un “whoviano”, en el lenguaje del fandom), es posible que no te emociones demasiado. Como resumen para ponerte al día: el Doctor es un Señor del Tiempo, viajero del planeta Gallifrey, un ser magistral con dos corazones y gusto por la aventura. Después de una devastadora Guerra del Tiempo que involucra a enemigos recurrentes conocidos como Daleks (piensa en unos malévolos saleros demasiado grandes que buscan la dominación galáctica), el Doctor es el último de su especie, volando a través del espacio y el tiempo en una cabina telefónica de la policía de Londres de los años 60 conocida como la TARDIS (por Tiempo y Dimensión Relativa en el Espacio). El Doctor puede regenerarse en diferentes cuerpos si sufre una lesión grave, lo que ha permitido que diferentes actores interpreten el papel desde su debut en 1963. Mientras viaja por el universo, el Doctor no está solo: un “compañero”, generalmente (aunque no siempre) una mujer, viene de paseo.

Mientras nos sumergimos en una nueva temporada de un programa que ha sido querido por los espectadores durante sesenta años, vale la pena observar cómo cada uno de los quince actores que interpretaron al Doctor sirve como un espejo de su propia época. Puede que el Doctor esté volando a través del tiempo y el espacio, pero Doctor Who es producido por humanos y ha sido visto por muchas generaciones de espectadores. Esto significa que el programa inevitablemente se ha comprometido con preguntas y desafíos de actualidad.

Esto no es inusual. La especialista en relaciones internacionales Priya Dixit señala que mirar Doctor Who (o cualquier cosa de ciencia ficción) de esta manera no es pedirle al entretenimiento cursi que supere su categoría de peso. Es, más bien, parte de cómo el entretenimiento es una parte clave del vocabulario y las ideas sociales.

Más en Antropologías:  Así fue como Halloween se volvió una celebración peligrosa

“Los textos de ciencia ficción como Doctor Who”, escribe Dixit, “se convierten en parte de los recursos culturales (el lenguaje) que utilizamos para comprender y explicar las amenazas y relacionarnos con las diferencias”. Además, también incluyen “representaciones de cómo podría ser el mundo”.

En los primeros años del programa, la política de la Guerra Fría y la nostalgia imperial cobraban gran importancia. Doctor Who, en general, “a menudo utilizó la narrativa de la invasión para colocar a Gran Bretaña en el corazón de una crisis global donde el Doctor inglés por excelencia salvaría el día burlando y maniobrando al enemigo”, explica el estudioso de medios Lincoln Geraghty.

El estudioso de medios y la política, Alec Charles, escribe que, cuando la serie resucitó en 2005, llegó con la huella obvia de un mundo posterior al 11 de septiembre en el que “la realidad del conflicto y su representación televisiva se ha puesto de relieve”.

Los villanos de estas nuevas temporadas incluían extraterrestres Krillitane parecidos a murciélagos que intentaban utilizar a escolares hipnotizados como peones; un fanático militar en perpetuo conflicto por la mítica fuente de poder de una comunidad; y el magnate John Lumic, creador del horripilante robot Cybermen.

“Cada uno de estos villanos sigue decidido, como el neoconservador o el yihadista, a construir su propia utopía”, escribe Charles. “En efecto, el director de la serie Graeme Harper informa que la interpretación de Lumic se basó en parte en Donald Rumsfeld”.

El programa incluso abordó la ambigüedad moral de las acciones del Doctor, mostrando algunas de sus intervenciones como dignas de elogio, mientras que en otras ocasiones empleó compañeros humanos como salvaguardias contra algunos de sus impulsos más enojados y destructivos (¿Pompeya, alguien?).

Utilizando el episodio de 2005 “The Christmas Invasion” como lente sobre las relaciones geopolíticas, Dixit explora conceptos del “otro” y cómo los humanos evalúan las amenazas que provienen del exterior o del interior de una comunidad determinada. Esta historia, en la que el Décimo Doctor, interpretado por David Tennant, lucha contra un árbol de Navidad malévolo y sensible, involucra a una raza alienígena que quiere esclavizar a la mitad de la humanidad y a un primer ministro británico que está dispuesto a destruirlos a todos para mantener a su pueblo a salvo.

Más en Antropologías:  Geografías culturales

La perspectiva de uno es muy importante, escribe Dixit. Además de “ilustrar cómo los significados de seguridad e inseguridad cambian según el punto de vista de cada uno, Doctor Who cuestiona quién es un extraterrestre y qué hace que alguien sea extraño y diferente. Desdibuja los límites entre humanos y extraterrestres y cuestiona la ‘humanidad’ de los humanos. Esto abre discusiones sobre cómo las perspectivas de uno mismo y de los demás cambian dependiendo del punto de vista desde el que miremos”.

Los Cybermen también representan décadas de compromiso con ideas sociales sobre política, cultura y tecnología. Autores como Geraghty sostienen que el género cyberpunk, los cyborgs y los temores a la asimilación tecnológica realmente se fusionaron en la década de 1980. Pero los Cybermen, los cyborgs de los años 1960, también trazan una larga historia del steampunk británico y estadounidense, la criatura quimérica de Mary Shelley, la máquina-humano de Metrópolis de Fritz Lang, y las ideas de ingeniería y progreso de mediados de siglo. Los Cybermen, en todas las épocas, han representado un miedo a la asimilación y la deshumanización; en su primera aparición en 1966, presagiaron el mantra de los Borg de Star Trek, gritando: “¡La resistencia es inútil!” Al principio, el miedo era simplemente “nosotros contra ellos”, una lucha por sobrevivir contra un enemigo robótico empeñado en la devastación. A medida que pasaron las décadas y la tecnología asumió un papel más amplio y complejo en la vida cotidiana y el discurso capitalista, el Cyberman también cambió, convirtiéndose no sólo en un robot asesino sino en “un tecnócrata cruel que disfruta pelear verbal y físicamente con la humanidad”, escribe Geraghty.

A partir de la década de 1960, el programa estuvo durante mucho tiempo limitado en sus construcciones de sexo y género. Particularmente durante los años posteriores al reinicio de 2005, los críticos pusieron los ojos en blanco ante la idea de un Doctor que viajaba en el tiempo, un ser con poder regenerativo infinito, que siempre reaparecía en la forma de un hombre cis blanco, sin mencionar que su compañero era típicamente una chica aduladora de viernes.

Más en Antropologías:  Deberías hacer cualquier cosa que te traiga alegría

Incluso en la línea de tiempo moderna del programa, la competencia femenina no solía generar recompensas. Charlie Coile señala que cuando su compañera Donna absorbe la energía del Doctor y diseña magistralmente la caída de los Daleks, su victoria dura poco. Mientras que a un clon masculino del Doctor se le permite trasladarse a un universo alternativo, Donna termina con sus recuerdos y habilidades borrados. Coile también señala que el personaje River Song está equipado con habilidades regenerativas pero “renuncia a sus habilidades para salvar a su hombre y luego a su esposo, el Doctor, durante una experiencia cercana a la muerte”.

Los fanáticos frustrados y los Señores del Tiempo obtuvieron cierta satisfacción en este punto con la presentación de Jodie Whittaker como la Decimotercera Doctora. Una serie de especiales de finales de 2023 le permitió a David Tennant un breve regreso para darle a Donna lo que le corresponde (y sus recuerdos). A partir de ahí, una “bigeneración” sin precedentes permitió que el Doctor de Tennant se retirara al apartamento del jardín trasero con la familia de Donna mientras Ncuti Gatwa asumía una nueva TARDIS y un estatus de viajero.

Al momento de escribir este artículo, solo se han emitido dos episodios de la serie de Gatwa. Sin embargo, si esto sirve de indicación, el programa está listo para continuar su tradición de abordar temas contemporáneos, con un enfoque en la inclusión. Programas recientes han mencionado cuestiones que van desde los derechos reproductivos y la condición de refugiado hasta la adopción y el carácter queer. ¡Allons-y!

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas