Construyendo futuros en el paisaje capitalista de las promesas performativas

-

por DEANA JOVANOVIC – Universidad de Utrecht

Las promesas performativas de futuros aspiracionales, promesas de algo más que aún está por venir, teatralizadas y muchas veces puestas en duda, tienen un significado particular en los lugares periféricos que luchan por ser incluidos en la circulación del capital global. En lugares como Bor, una ciudad serbia de procesamiento de cobre despoblada y muy afectada por la desindustrialización y las transformaciones postsocialistas, los futuros individuales y colectivos son muy inciertos y limitados. Por eso, las promesas de reactivación de una empresa industrial y de la ciudad promulgadas por las élites industriales y políticas resonaron con bastante fuerza entre los ciudadanos. Lo que encontré a lo largo de más de una década de investigación etnográfica en Bor fue que los aspectos muy performativos de las promesas fueron cruciales para su triunfo. Permitieron que las personas mantuvieran la esperanza a través de compromisos ambivalentes, lo que también mantuvo a muchos ciudadanos involucrados en el proyecto más amplio del desconfiado renacimiento.

Mi próximo libro Staging the Promises: The Future-Making Practices in a Serbian Industrial Town explora este momento particular en Bor. Pregunta cómo las personas hicieron posible su futuro mientras se comprometían con tales promesas para el futuro: perspectivas exitosas para la empresa de procesamiento de cobre en ruinas (un antiguo gigante industrial yugoslavo), un renacimiento de la ciudad en ruinas, futuros ambientalmente limpios para un ambiente altamente contaminado, etc.

Las promesas de futuros mejorados, materializadas a través de representaciones teatrales, han jugado un papel importante dentro de la política populista. También han sido significativamente relevantes en lo que se señaló como la era de la “posverdad”. El proceso de puesta en escena de las promesas de futuros mejores, revividos o aspiracionales, a menudo cuestionado y evaluado por su audiencia como algo que no es del todo real, es muy revelador sobre las formas performativas a través de las cuales se ha llevado a cabo el proceso de cambio de lo social y lo político a nivel mundial. Tal cambio es visible en el caso del Reino Unido, por ejemplo, que abandonó oficialmente la Unión Europea (UE) hace un año. Este fue el resultado del referéndum del Brexit, una campaña que prometió al Reino Unido que sus ciudadanos “recuperarían el control” de manos de los gobiernos y burócratas de la UE y llevaba la promesa de un “futuro brillante”. Desde entonces hubo una experiencia cada vez más generalizada de promesas incumplidas. El sentimiento de perder la libertad se volvió resonante entre quienes votaron por la permanencia del Reino Unido en la UE. El poder de las actuaciones que cumplieron las promesas, hace casi seis años, dejó un impacto significativo y cambió el futuro de Gran Bretaña en una dirección particular. Muchas promesas de esta campaña se representaron teatralmente, desde la promesa de recuperar el control del mercado hasta recuperar el control de la inmigración. Se han detectado embellecimientos de la verdad y lo que Ivor Gaber y Caroline Fisher llaman “mentiras políticas estratégicas” en declaraciones de actores políticos populistas durante la campaña. Tales promesas performativas se materializaron, por ejemplo, en un controvertido autobús rojo para la campaña, que recorrió el Reino Unido adornado con la afirmación de que abandonar la UE desviaría 350 millones de libras esterlinas al Servicio Nacional de Salud.

Más en Antropologías:  Sitio solar

Las manifestaciones de las promesas a través de su desempeño constante de los futuros revividos a los que podría aspirar su audiencia son particularmente resonantes entre aquellos que se sienten excluidos, dejados atrás o apartados de la circulación del capital global (pero ciertamente no limitados a ellos). También están estrechamente conectados con la experiencia de lo que Gillian Evans, al escribir sobre las condiciones inciertas y las vidas precarias en muchas ciudades contemporáneas del mundo, llama “la promesa fallida de la sociedad posindustrial”. Además de las promesas del Brexit, el ejemplo dramático es también el expresidente estadounidense Donald Trump y sus promesas de hacer que “Estados Unidos vuelva a ser grande”. Sus esfuerzos teatrales fueron destacados, especialmente en sus garantías de que se produciría un renacimiento industrial en Pensilvania y Virginia Occidental. La promesa de que el carbón y el acero contribuirían a la reactivación de la economía estadounidense, basada en las promesas del futuro del pasado, ayudó a su victoria en el Medio Oeste industrial.

El sitio web Trump’s Broken Promises, realizado por el Center for American Progress Action Fund (un instituto de política independiente y no partidista y una organización de defensa), muestra que las promesas (y su incumplimiento) dejaron un impacto significativo en la vida cotidiana en los Estados Unidos. El sitio web muestra, al proporcionar relatos detallados en diferentes estados, cómo la administración de Trump rompió las promesas fundamentales dadas a diferentes audiencias: trabajadores, familias, consumidores y personas mayores. El sitio web documenta cómo, de hecho, las grandes y ricas corporaciones se beneficiaron a expensas de los ciudadanos comunes. Si bien varias promesas performativas de algo que supuestamente aún está por venir ciertamente no solo están relacionadas con el contexto occidental a través del cual se generan el poder político, las ganancias y las nuevas políticas, es importante tener en cuenta un elemento más de su impacto. Es decir, apelando al futuro, se rehacen los contratos temporales entre los performers y los ciudadanos.

Más en Antropologías:  ¿Son compatibles la explotación y la conservación de la naturaleza?

¿Qué tipo de efectos temporales dejan en los ciudadanos tales actuaciones futuras? ¿Cómo alteran o cambian el futuro de los ciudadanos? ¿Cómo afectan su presente? ¿Cómo las prácticas materiales de puesta en escena de las promesas (similares a los casos de la promesa hecha por el autobús rojo que circula en el Reino Unido o las grandes promesas de reindustrialización en los Estados Unidos) impactan en las prácticas cotidianas de construcción de futuro? En Bor, el sitio de innumerables representaciones (populistas) de promesas de renacimiento, bienestar y mejora, las promesas performativas inflexionaron significativamente las mismas temporalidades de quienes se involucran con ellas.

Como ejemplo de este poder de transformación temporal, mientras que las élites industriales y los políticos promulgaron las promesas de entregar pronto aire limpio a Bor, los residentes se comprometieron con entusiasmo con los performers para buscar oportunidades que pudieran brindarles en el futuro inmediato y cercano (como obtener compensación por la contaminación). Los futuros distantes siempre fueron evacuados (para adaptar la noción de Jane I. Guyer de la “evacuación del futuro cercano”) no solo de las representaciones, sino también de las formas en que los individuos se relacionaban con ellas. La puesta en escena de promesas de futuros aspiracionales no jugó un papel acompañante, sino crucial, en las formas en que las personas hicieron posible su futuro en la ciudad, cuya razón de ser había sido cuestionada por las transformaciones globales, postsocialistas y postyugoslavas.

La historia de Bor va más allá de una inspección de la política populista per se. En cambio, esta ciudad representa a todas las ciudades industriales tardías, pero también a todos los demás lugares del mundo donde los futuros del pasado, a menudo incrustados en ruinas materiales, sirven como fructíferos campos de juego para las promesas de su renovación. Mientras observo lo que las proyecciones de promesas futuras “hicieron” temporalmente en la vida cotidiana, he proporcionado pocos detalles existentes de los procesos performativos a través de los cuales se rehicieron los futuros capitalistas en esta ciudad que estaba incrustada en el paisaje global del capitalismo.

Más en Antropologías:  Al valor de las cosas se lo lleva el mar

Las imágenes inquietantes de la guerra, desde la reciente invasión rusa de Ucrania y otros conflictos en curso hasta las crisis de refugiados a gran escala, la pandemia de Covid-19 y el rápido cambio climático, producen la sensación generalizada de que el futuro es cada vez menos tangible y difícil de imaginar. Por lo tanto, como señalan Rebecca Bryant y Daniel Knight, se siente globalmente que el futuro está en crisis. Sin embargo, paradójicamente, a pesar de la “fatiga del futuro” generalizada e incluso de un cansancio creciente de las visiones distópicas del futuro, como lo detectó William Gibson, los escenarios políticos están llenos de promesas teatrales de un futuro brillante a escala global. Indagar cómo los individuos se involucran en prácticas de creación de futuro mientras experimentan las brechas entre las promesas y “la realidad” es vital hoy para una mejor comprensión de cómo los futuros individuales y colectivos se hacen probables dentro de lo que David Harvey ha identificado como la configuración espaciotemporal desigual del capitalismo global. La historia de Bor proporciona un punto de vista desde la semiperiferia de Europa sobre los efectos temporales de las representaciones promisorias y las formas performativas a través de las cuales se rehacen los futuros capitalistas contemporáneos a escala global.

Fuente: AAA/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas