No culpes al verificador de datos

-

por KRISTEN DRYBREAD – Universidad de Colorado, Boulder

Escribo muchos correos electrónicos que me hacen parecer mucho menos educada de lo que soy. ¿Por qué? A menudo trabajo como verificadora de datos profesional.

En esta capacidad, es mi responsabilidad confirmar la exactitud de las palabras escritas por otra persona. No estoy realizando una investigación original; me estoy asegurando de que otro escritor tenga los datos correctos.

Esto generalmente implica ponerse en contacto con los expertos que el autor eligió para entrevistar y hacerles una serie de preguntas para determinar si la gran cantidad de información que le proporcionaron al autor se destiló adecuadamente en unas pocas palabras. Con frecuencia hago esto reescribiendo el artículo del autor en una serie de preguntas de “sí” o “no”.

Hace años, estaba verificando datos para una revista brillante y le escribí un correo electrónico a una antropóloga biológica muy respetada que había sido citada en la historia en la que estaba trabajando. Pregunté: “¿Evolucionó el matrimonio para que podamos encontrar a alguien de quien enamorarnos, para así poder reproducirnos?”. Había leído lo suficiente sobre Gayle Rubin para responder a esta pregunta desde el punto de vista de una antropóloga cultural. Tuve que recordarme a mí misma que, como verificadora de hechos, mi trabajo no era cuestionar la declaración que había hecho la académica. Mi responsabilidad era confirmar que éstas eran palabras que esta académica conocedora de los medios habría pronunciado. Respondió con un simple “sí”.

Si esta antropóloga y yo nos encontráramos alguna vez en la AAA, estoy seguro de que la misma consulta recibiría una respuesta más detallada. Pero, dada su vasta experiencia con los medios, sabía que no estaba buscando nueva información de ella; solicité intencionalmente una respuesta simple de una palabra a mi pregunta porque estaba tratando de confirmar si un fragmento de texto que otra persona había escrito era lo suficientemente preciso como para aparecer en un artículo para lectores en general.

Más en Antropologías:  Cómo escribir un sumario: guía para antropólogos

Años más tarde, mientras trabajaba en otra publicación, contacté a un antropólogo con muy poca experiencia en medios para confirmar información extraída de una entrevista que había dado sobre el cambio cultural en África. Planteé lo que, sin duda, debe haber parecido una pregunta ignorante: “¿Han sido los africanos devastados por el colonialismo?”. En respuesta, recibí varios cientos de palabras sobre las diferencias entre las administraciones coloniales francesa, portuguesa y británica y la multitud de respuestas africanas a ellas. No pude incorporar una palabra de la extensa respuesta de este generoso académico en el artículo; ya estaba escrito.

Como antropóloga, pensé que la respuesta de este experto a mi consulta era fascinante. Como verificadora de hechos que se apresuraba a cumplir con su fecha límite, lo encontré frustrante. Cuando una pieza llega a la fase de verificación de hechos, la mayoría de la información nueva es una distracción. Todo lo que el verificador de hechos realmente quiere que un experto le diga es si el periodista que escribió un artículo inventó, exageró o malinterpretó lo que dijo la fuente cuando fue entrevistada. Si encuentra errores de hechos, el verificador debe corregirlos con la menor cantidad de palabras posible.

Si te contacta un verificador de hechos, confía en que elaboró las preguntas que te hace deliberadamente. Quiere que el proceso de verificar la exactitud de la información contenida en un artículo sea lo más rápido e indoloro posible para todos; cuanto más concisas sean tus respuestas a sus consultas, mejor.

Esto ciertamente no significa que siempre debas sentirte presionado a responder preguntas con una sola palabra. Si un verificador escribe para preguntar: “¿A los brasileños les encanta la cirugía plástica?”, sería apropiado responder: “La cirugía plástica es muy popular en Brasil”. Incluso podrías responder: “Se realizan más cirugías plásticas en Brasil que en cualquier otro lugar del mundo”. Cualquiera de las respuestas ayudará al verificador de hechos a modificar las palabras del autor para hacerlas más precisas; es probable que ninguna de las respuestas haga que el artículo supere el recuento de palabras asignado.

Más en Antropologías:  Muerte por aglomeración de multitudes

Cuando se llama a un verificador de datos para que trabaje en un artículo, es probable que haya pasado por más de cinco borradores y se haya recortado para ajustarse a los límites de palabras de la publicación. Es probable que muy poco de lo que le dijiste a un autor en una entrevista haya superado los cortes.

Por lo tanto, se considera de muy mala educación pedirle a un verificador de datos que le dé una copia de un artículo para que puedas verificarlo tú mismo. La mayoría de los reporteros hablan con varios expertos mientras investigan un artículo. Más tarde, sintetizan la información que han recopilado en un texto original. A veces, los autores reciben información y opiniones contradictorias de sus fuentes; utilizan la información que mejor sirve a la historia que han decidido escribir. Los verificadores de hechos luego hacen un seguimiento con todas las fuentes, no para verificar que estén de acuerdo con el autor, sino para verificar que la síntesis del autor se ajusta a los hechos.

Los periodistas eligen información para elaborar un artículo que sea informativo, preciso y convincente para los lectores. Los editores eliminaron las advertencias innecesarias para empaquetar la mayor cantidad de información esencial posible en cada columna de texto. Luego, los verificadores de hechos intervienen para garantizar la precisión de lo que queda. Por favor, no culpes al verificador de datos por el simple hecho de que no hay mucho espacio para los matices en una pieza informativa de 1500-2500 palabras.

Referencias

Rubin, Gayle. Deviations: A Gayle Rubin Reader. Durham, NC: Duke University Press, 2011.

Más en Antropologías:  La antropología te necesita mucho más de lo que tú necesitas a la antropología

Fuente: Savage Minds/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas