La leyenda de HH-39

-

por STEPHEN E. NASH – Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver  

La dendrocronología, literalmente el estudio del tiempo de los árboles, es una ciencia multidisciplinaria que proporciona información precisa y fechada con precisión a través del análisis detallado de los anillos de crecimiento de los árboles. Hoy en día, casi cien años después de su desarrollo, la datación por anillos de árboles disfruta de aplicaciones útiles en una amplia gama de disciplinas científicas e históricas, incluidas la arqueología, la biología, la climatología, la economía, la ecología, la historia de los incendios, la silvicultura, la geología, la historia, la hidrología y los estudios de contaminación, las ciencias políticas, economía de recursos, sociología, vulcanología y otros.

La datación por anillos de árboles irrumpió en la conciencia popular y profesional en diciembre de 1929, cuando Andrew Ellicott Douglass, de la Universidad de Arizona, publicó en National Geographic los resultados de su esfuerzo de quince años para fechar sitios arqueológicos en el suroeste de Estados Unidos. Esos resultados fueron sorprendentes y revolucionarios.

Antes del artículo de Douglass, los arqueólogos literalmente no tenían idea de qué tan antiguos eran en realidad sitios como las viviendas en los acantilados del Parque Nacional Mesa Verde; supusieron que tenían unos dos mil años. Después de la publicación de Douglass, los arqueólogos descubrieron que sus conjeturas habían sido demasiado altas, y de manera significativa: las viviendas en los acantilados se construyeron y ocuparon en el transcurso de unas pocas décadas en el año 1200, por lo que solo tenían unos ochocientos años. Esta comprensión de que los sitios eran más jóvenes de lo que se pensaba anteriormente obligó a los arqueólogos a cambiar sus interpretaciones sobre la tasa de desarrollo de las sociedades precolombinas en el suroeste.

Más en Antropologías:  Mundos de la arqueología y mundos del arte

Cuando era estudiante de posgrado en la Universidad de Arizona en la década de 1990, la historia de la datación de los anillos de los árboles se presentó de forma breve, en lo que llegué a llamar la “Leyenda de HH-39”. HH-39 es el número asignado a un resto de carbón de una antigua viga de construcción encontrada en Whipple Ruin cerca de Show Low, Arizona. Nombrado en honor a los arqueólogos Lyndon Hargrave y Emil Haury, fue el 39º espécimen de anillos de árbol que recolectaron en 1929.

Cuenta la leyenda que HH-39 fue recuperado en las primeras horas de la mañana del 22 de junio de 1929. Esa noche, a la luz de una lámpara de queroseno, Douglass examinó la secuencia de anillos de los árboles conservada en el espécimen. Después de un largo período de silencio, durante el cual Hargrave y Haury se sentaron con ansiosa anticipación, Douglass anunció que la secuencia de anillos de los árboles conservada en HH-39 cerró la brecha en su comprensión del crecimiento de los árboles en el suroeste, permitiéndole así calcular las fechas de construcción para unos cuarenta sitios arqueológicos del suroeste. “Si estoy en lo cierto”, afirmó Douglass en voz baja, “y creo que lo estoy…”, entonces Cliff Palace en Mesa Verde data del año 1200, y Pueblo Bonito en Chaco Canyon data del año 1100, etcétera. ¡Un momento eureka si alguna vez los hubo!

Hace veinticinco años publiqué un análisis detallado de documentos archivados relacionados con el esfuerzo de Douglass. Al hacerlo, confirmé que la “Leyenda de HH-39” es sólo eso: una leyenda. Si bien los acontecimientos del 22 de junio de 1929 sucedieron tal como se contaron, la historia no contada es más larga y compleja. Resulta que Douglass había salvado la brecha en su comprensión del crecimiento de los árboles en el suroeste dos años antes, en 1927. Por lo tanto, conocía las fechas aproximadas de los sitios arqueológicos dos años antes, pero se guardó la información para sí mismo.

Más en Antropologías:  Arqueología del resto de los mortales

Como científico de alto nivel que se acercaba a la edad de jubilación, Douglass sabía muy bien la importancia de estar “infernalmente seguro” de sus resultados, por lo que esperó hasta tener pruebas adicionales que lo confirmaran antes de hacer un anuncio público. Al final resultó que, si bien HH-39 realmente cerró la brecha en su cronología, también hizo algo más importante: cerró una brecha en su confianza científica. Dicho de otra manera, el espécimen HH-39 proporcionó a Douglass la evidencia corroborativa que necesitaba para anunciar y publicar cómodamente sus resultados a través del riguroso proceso de revisión por pares.

El espécimen HH-39 ha alcanzado un estatus totémico dentro del campo de la arqueología del suroeste, como legítimamente se merece. Se exhibe de manera destacada en una vitrina en el Laboratorio de Investigación de los Anillos de los Árboles de la Universidad de Arizona.

Está claro, sin embargo, que al reducir el desarrollo de la datación arqueológica de los anillos de los árboles a un momento eureka, la “Leyenda de HH-39” oscurece una dinámica de investigación a largo plazo mucho más interesante. El flujo y reflujo de la investigación de Douglass, sus logros y reveses, las personas y personalidades involucradas y su colaboración con arqueólogos demuestran con fuerza que el proceso de desarrollar la datación de los anillos de los árboles puede ser tan interesante como el producto.

Los sociólogos de la ciencia saben desde hace mucho tiempo que hay pocos momentos verdaderamente eureka en la ciencia. Por el contrario, el descubrimiento científico es a menudo un proceso agotador que requiere mucho tiempo y que requiere experimentación y evaluación aparentemente interminables. Como supuestamente dijo Louis Pasteur: “El azar favorece a la mente preparada”. Douglass pasó la mayor parte de dos décadas preparando su mente para el descubrimiento de HH-39, y la arqueología del suroeste (de hecho, toda la arqueología) ahora es mejor como resultado de su deliberación.

Más en Antropologías:  La Pipa del Tratado de 1836

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas