El sonido de nuestro pasado

-

por SARAH WURZ y JOSHUA KUMBANI – Universidad del Witwatersrand

Mientras excavamos en el sitio arqueológico del río Klasies, con vientos aulladores, el sonido de las olas rompiendo, cormoranes y ostreros negros llamando de fondo, nos preguntamos qué sonidos habrán hecho nuestros antepasados ​​​​que vivieron en la cueva. ¿Contaban historias mientras preparaban y comían de la abundancia del mar y de la espesura del bosque? ¿Cantaban, bailaban y hacían música con instrumentos hechos con los huesos de los animales que cazaban?

La costa sur del Cabo es un sitio de renombre mundial por los basureros de conchas arqueológicos de los últimos 120.000 años, que cuentan la historia de los logros simbólicos de nuestros antepasados ​​en el pasado remoto. Pero en los sonidos y la música de la Edad de Piedra, estos basurales, hasta ahora, permanecieron en silencio. Juntando nuestras cabezas, contemplamos qué artefactos del río Klasies y otros sitios podrían dar vida a los sonidos de la Edad de Piedra en el sur del Cabo. ¿Seríamos capaces de identificar la creación musical, la expresión simbólica humana por excelencia que está universalmente presente y es fundamental para todas las sociedades humanas?

¿Qué es música? Para el psicólogo Steven Pinker, es un “pastel de queso auditivo”, nada más que un subproducto evolutivo; y para otros, como el musicólogo cognitivo David Huron, es una “rúbrica nebulosa”. Una definición que facilita la investigación profunda en el tiempo de los orígenes evolutivos de la música es que abarca “la acción intencional en la que vocalizaciones aprendidas y complejas (y/o sonido producido instrumentalmente) se combinan con el movimiento del cuerpo en sincronía, o se entrenan, para un latido”. Sin embargo, definir la música de una manera más integral no nos ayudó a acercarnos a los sonidos de la Edad de Piedra en el sur del Cabo. La expresión musical compartida por todos los humanos —movimiento rítmico sincrónico o danza y canto— no deja huellas físicas. Tampoco fue una sorpresa que no se conozcan instrumentos musicales de la Edad de Piedra en esta área, ya que encontrar evidencia de artefactos conservados es similar a un milagro, dado el sesgo de conservación. Hoy en día, y en las sociedades recientemente conocidas, la mayoría de los instrumentos musicales están hechos de materiales orgánicos perecederos, como la madera o la caña, que se conservan durante décadas como máximo.

Por lo tanto, nuestra propia búsqueda de música comenzó con el esfuerzo menos ambicioso de encontrar artefactos productores de sonido en el río Klasies, familiar para Sarah como el sitio de su trabajo sobre los orígenes humanos y bien conocido por sus 21 metros de material de basurero arqueológico que revelan secretos de las habilidades innovadoras de nuestros antepasados. Estos incluyen la utilización y el procesamiento tempranos de ocre, herramientas de hueso y la tecnología temprana de arco y flecha. John Wymer, el pionero que excavó por primera vez la cueva del río Klasies a fines de la década de 1960, dejó una pista vital. Describió un implemento de hueso de doble orificio que se estrecha en ambos extremos, de capas de basurero que datan de hace unos 4.500 años, con la hipótesis de que podría tratarse de un wirra wirra. Un wirra wirra es un disco plano con dos agujeros en el centro a través del cual se ensarta una cuerda que se tira rítmicamente y se suelta para producir un zumbido. Otros nombres para un wirra wirra son disco giratorio, disco que zumba y woer woer. En este punto, la casualidad jugó una mano. Tanto Sarah como el investigador Neil Rusch descubrieron que habían solicitado acceso al artefacto de forma independiente al Museo Iziko en Ciudad del Cabo, pero varios intentos de encontrar el wirra wirra resultaron infructuosos. Afortunadamente, Wymer dejó excelentes notas y, dado que era un dibujante capacitado, la ilustración que produjo fue precisa en todos los sentidos.

Más en Antropologías:  Objetos parlantes

Necesitábamos investigación experimental para ampliar aún más la hipótesis de Wymer. La búsqueda experimental del sonido de la Edad de Piedra implicó un cuidadoso diseño, colaboración y trabajo en equipo. Llamamos a varios colegas para llevar a cabo una investigación actualizada. Esto implica la investigación de acciones humanas pasadas, en este caso la producción de sonido, a través de experimentos modernos, cuyos resultados pueden respaldar o refutar la hipótesis planteada. La investigación actualista, a través de la experimentación, se convirtió en una de las principales vías para generar hipótesis sobre el comportamiento humano del pasado remoto (ver por ejemplo Marreiros et al. 2020). Pero, como discutió el pionero arqueólogo experimental John Coles en 1979, es difícil reconstruir completamente el pasado. La experimentación consistió, en primer lugar, en hacer réplicas de posibles implementos productores de sonido. Neil reprodujo las piezas que estudiamos, ya que antes había recreado implementos para hacer sonidos. Las réplicas fueron utilizadas para producir sonidos de diversas maneras, según las descripciones etnográficas. Los zumbidos fueron grabados por Simon Kohler en el estudio FIELD Sound en Ciudad del Cabo. Otro aspecto vital fue la participación del arqueólogo Justin Bradfield para estudiar las huellas del uso en los artefactos experimentales y compararlas con el uso arqueológico, en el laboratorio del Paleo-Research Institute de la Universidad de Johannesburgo. Justin le enseñó a Joshua cómo identificar rastros de uso y desgaste y juntos identificaron y describieron minuciosamente los rastros de uso en las piezas arqueológicas y las réplicas realizadas por Neil. Las huellas de uso-desgaste que se identificaron incluyen estrías, pulidos y redondeos tanto en las piezas arqueológicas como en las réplicas.

Joshua hizo girar réplicas del disco giratorio del río Klasies hecho por Neil durante muchas horas, usando varios tipos de hilo, a veces para molestia de sus compañeros de la casa. Una vez que uno dominó el arte de ejercer la energía adecuada para tirar y liberar, el zumbido se parece al sonido de las abejas o incluso al de la respiración. La réplica del disco giratorio produjo frecuencias de 52 a 200 Hz. Junto con tres colegas, hicimos girar réplicas de wirra wirra en la cueva del río Klasies, desencadenando una experiencia sonora verdaderamente mágica. Las cualidades resonantes de la cueva realzaron el sonido a un zumbido sostenido y palpitante que emanaba de las profundidades de la cueva, el romper de las olas en la playa de guijarros se unía y competía con nuestros sonidos giratorios.

Afortunadamente, se encontraron cuatro “colgantes” de hueso en el mismo contexto que los wirra wirra no simétricos del río Matjes. Estos colgantes ovalados de hueso, pensados​​para ser ajuares funerarios, tienen un solo orificio en la parte superior y varían entre 58 y 93 mm de longitud. Dos tienen forma de óvalo, uno es algo más ancho en el extremo y otro está partido. Los colgantes se interpretan con frecuencia como tales, en función de su similitud con la joyería moderna, pero, como expone la investigación actualista, la morfología no implica necesariamente la función. Se demostró que los discos planos de un solo orificio de los registros arqueológicos de Escandinavia y Europa habían sido bullroarers, o bramidos.

Más en Antropologías:  Mundos de la arqueología y mundos del arte

Los bullroarers son discos planos con un agujero en un extremo, que giran o zumban por encima de la cabeza o delante del cuerpo al final de un trozo de cuerda. Emiten un fuerte zumbido pulsante; cuanto más grande es el disco, más bajos y más fuertes son los pulsos de sonido, emitiendo un sonido inquietante. Todavía se tocan en algunas áreas del mundo, como Namibia y Australia. Neil también fabricó y probó estos implementos a través de un brazo mecánico ingeniosamente diseñado que los balanceaba a la manera de un toro durante largos períodos de tiempo, y Simon grabó el sonido. El análisis del desgaste por uso mostró que el colgante arqueológico en forma de pera más grande tenía un desgaste por uso idéntico al de la réplica hilada mecánicamente. Las huellas de uso se encuentran dentro de los lados laterales del orificio del implemento arqueológico, lo que demuestra que este debe haber sido balanceado por un antepasado de la Edad de Piedra. Esta pieza es similar a los bullroarers más pequeños, ya conocidos arqueológicamente, que crean frecuencias de entre 55,55 y 76,92 Hz. Un grupo de músicos de bullroarers representados en el refugio de arte rupestre del río Doring, Cederberg, sugiere que tocar bullroarers era una tradición establecida en la Edad de Piedra de la región del Cabo.

Joshua tocó esta réplica de bullroarer en la cueva del río Klasies. Su experiencia confirmó que tocar un bullroarer requiere energía sostenida para balancear el instrumento por encima de la cabeza. Todo el cuerpo está involucrado y se requiere resistencia para producir un sonido continuo. Escribiendo sobre los aspectos aeromecánicos y aeroacústicos de las zumbadoras, los académicos Michel Roger y Stéphane Aubert describen las complejidades de producir sonido con estos implementos. Mientras balanceaba la zumba, Joshua no podía escuchar el sonido producido, pero el resto de nosotros, que estábamos presentes en la cueva, sí podíamos escucharlo muy bien.

Los sonidos pulsantes y zumbantes producidos por las réplicas del disco giratorio arqueológico y el bullroarer, cuando se realzaban con la resonancia de la cueva, creaban sonidos inquietantes. Especialmente el bullroarer, que creaba una ilusión sonora fuerte y sobrenatural cuando se escuchaba fuera de la cueva. ¿Qué papel podrían haber jugado esos sonidos en la Edad de Piedra? Hay registros de grupos recientes y actuales que tocan la brama. Se sabe que varios grupos namibios, por ejemplo los Uukwaluudhi, los Kwanyama y los Ju’hoansi, utilizan bullroarers para llamar a la lluvia y en las ceremonias de iniciación; también se asocia con creadores míticos y dioses. Los bosquimanos de Xam utilizaban bullroarers para manipular abejas, ya que el sonido se parece al de un enjambre de abejas. Además, se puede especular que los zumbidos son parte de la experiencia de estados alterados de conciencia y estados mejorados de asociación, y que los zumbadores podrían haber formado parte de las experiencias sobrenaturales de sociedades pasadas. Otro investigador, G. T. Nurse, fue testigo de cómo el bosquimano de Kalahari San tocaba un zumbador durante una actuación musical. Esto presenta un desafío cuando se interpretan artefactos arqueológicos, porque un solo artefacto puede tener varios usos.

Más en Antropologías:  No somos una especie violenta

Los zumbidos pulsados​​ del bullroarer y del disco giratorio que describimos aquí no son necesariamente “música” y, por lo tanto, no hemos podido cumplir nuestro deseo original. Pero hay que tener en cuenta que la idea de la música difiere enormemente entre varios grupos de hoy y del pasado, un desafío para cualquier intento de llegar a una definición universalmente aplicable de la música. La brama de toros, por ejemplo, definitivamente fue vista como una parte integral de la música bosquimana. Esta es la primera descripción de un disco giratorio tangible de la Edad de Piedra y un rugidor del sur del Cabo. Nuestra investigación experimental muestra que es posible agregar una dimensión auditiva provocativa a la conexión arqueológica que tenemos actualmente con nuestro pasado antiguo en esta región. El Cabo Sur es bien conocido por contar la historia de nuestros antepasados ​​desde el pasado lejano; nuestra investigación agregó un acorde que se vincula con sonidos del pasado.

Más evidencia arqueológica de la región muestra que el pasado estuvo lejos de ser silencioso. Se recuperaron un puñado de artefactos productores de sonido del sur de África. Estos incluyen posibles flautas o silbatos de hueso de la Edad de Piedra tardía del río Matjes, la cueva de Nelson Bay y el refugio Bonteberg en Sudáfrica, pero esto aún necesita más verificación. Los últimos dos mil años, conocidos como la Edad del Hierro, produjeron más instrumentos musicales arqueológicos, que incluyen dos silbatos de arcilla de K2 y Mapungubwe en Sudáfrica y campanas de hierro o gongs de Zimbabue, Zambia y Sudáfrica. Las llaves mbira de finales de la Edad del Hierro se recuperaron en Ingombe Ilede, en Zambia, y en sitios del Gran Zimbabue. Una espectacular trompeta de marfil con un orificio para soplar y algunas decoraciones fueron recuperadas del sitio de comercio costero de Mozambique, en Sofala. El arte rupestre proporciona más pistas tentadoras sobre posibles instrumentos musicales del pasado remoto, incluidos arcos musicales, sonajeros de manos y piernas, bramidos y flautas.

Estos instrumentos arqueológicos apuntan a una larga y ruidosa historia de producción de sonido o música en el sur de África. El zumbido del bullroarer y el disco giratorio hacen que los sonidos de nuestro pasado profundo cobren vida en el presente. ¿Qué conexiones acústicas podrían revelar los descubrimientos futuros y la investigación actualista?

Fuente: AAA/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas