La gente no es una vasija

-

por JOSS WHITTAKER – Universidad de Washington, Seattle 

“¿Quién hizo esto?”, preguntó el enlace del pueblo, Rudini Wallay, mientras sacaba fragmentos de porcelana de la pantalla utilizada para sacudir la tierra excavada de los hallazgos arqueológicos.

Estábamos en Ujir, una isla en el este de Indonesia, en 2018. Nuestra pala había golpeado pedazos de un cuenco pintado con pájaros, flores y un paisaje en azul y blanco. Pero no sólo eso: una calavera sobresalía del otro lado del agujero. Habíamos empezado a exponer un entierro. Herramientas abajo.

Sabíamos que el mundo de los espíritus está muy vivo en Ujir. Rellenamos el agujero con cuidado y fuimos a consultar con el alcalde del pueblo.

“¿Tapaste el agujero? Entonces no hay problema”, dijo el alcalde. “Simplemente no caves más allí”.

“Por supuesto que no”, dije. “Pero hay algo más. Encontramos trozos de este cuenco en el mismo lugar. Puede conectarse con el entierro. ¿Debería volver a enterrarlo?”

Al mirar un fragmento, el alcalde respondió: “Estás aquí para estudiar cosas rotas, ¿no? Bueno, esto está roto. No es necesario volver a enterrarlo. Dime, ¿de dónde es?” Su pregunta no era tan diferente de la de Rudini. ¿Podría la porcelana decirnos algo sobre la persona que la hizo o quizás sobre la que yacía en el suelo a su lado?

Este es un problema arqueológico antiguo pero aún relevante, lo que los estudiosos llaman la pregunta de “¿son vasijas?”: ¿Hasta qué punto podemos determinar la identidad de alguien a partir de las cosas que dejó atrás?

Los arqueólogos hemos intentado conectar materiales con aspectos menos tangibles de la cultura popular desde el inicio del campo. Muchos de los primeros intentos resultaron engañosos a medida que surgieron nuevas pruebas. En algunos casos, sin embargo, pensar en las vasijas como vínculos con personas puede agregar significado a una explicación que de otro modo sería tediosa.

Básico y diferente

La idea es intuitiva: a veces, debido a sus entornos o quizás por casualidad, distintos grupos de personas fabrican el mismo artículo básico de manera diferente.

Esto es especialmente cierto con la cerámica. Un alfarero puede moldear arcilla en cualquier forma, agregar arena u otro material, decorarla y cocerla de diferentes maneras para obtener una gama espectacularmente amplia de cualidades. Aparte de sostener algo y tal vez resistir el calor, existen pocos requisitos absolutos sobre lo que debería ser una olla.

Más en Antropologías:  Zapatos y gatos muertos en las paredes

Sin embargo, los arqueólogos suelen encontrar cerámica que parece estandarizada, aunque no se produce en masa. Alguna fuerza poderosa debe haber hecho que las vasijas de un lugar (o de muchos lugares a lo largo del espacio y el tiempo) parecieran iguales.

Esa fuerza es el aprendizaje social: el conocimiento y las creencias sobre cómo hacer las cosas pasan de persona a persona dentro de grupos socialmente conectados. Si vemos rasgos distintivos repetidos en vasijas (o puntas de piedra, cuentas, cestas y más) en una sociedad particular, debe haber habido algún consenso sobre cómo fabricarlos que se transmitió a través del aprendizaje social.

Entonces, se deduce que tal vez los fabricantes de vasijas también estuvieron de acuerdo en otras cosas: ¿el lenguaje, la mejor manera de vivir, una idea compartida de cómo surgió el universo? No es absurdo pensar que una vasija pueda significar un conjunto más amplio de valores o incluso una identidad grupal.

Equivalencias en conflicto

A partir del siglo XIX, los arqueólogos se propusieron clasificar las culturas neolíticas (los primeros grupos que practicaron la agricultura y la alfarería) en función del material que dejaron. Los arqueólogos notaron diferencias en las herramientas y sitios de piedra. Pero lo más distintivo fueron las vasijas. Entonces, los académicos inventaron nombres para pueblos del pasado basándose en estos artefactos.

Quizás la más famosa de ellas sea la cultura del campaniforme: sus vasijas, que se contraían en el centro y se ensanchaban en la boca, aparecieron en toda Europa y en el norte de África hace aproximadamente 5000 años.

Los académicos europeos y estadounidenses del siglo XIX y principios del XX procedían en gran medida de países inmersos en el imperialismo. En consecuencia, la difusión de un tipo particular de artefacto como el campanero sugería que un grupo de personas se había expandido a un nuevo territorio y eliminó o absorbió a quienes vivían allí antes, hasta que llegaba una nueva cultura, con sus vasijas, y se repetía el proceso. Tal vez, pensaron, esto significaba que la colonización era parte del orden natural.

Para los pueblos campaniformes, investigaciones posteriores complicaron la historia. Por ejemplo, los análisis de ADN de esqueletos de sitios de toda Europa sugieren que, en muchos casos, la cultura material del campanero se extendió a nuevas áreas sin una migración humana a gran escala. A menudo, los fabricantes de estas vasijas no eran recién llegados genéticamente; más bien, por alguna razón, adoptaron el nuevo estilo de campana.

Más en Antropologías:  La antropología es un envase vacío de helado Ben & Jerry’s

En la isla del sudeste asiático, donde trabajo, una historia similar alguna vez dominó los estudios arqueológicos: una migración de personas y cerámica llegó a Filipinas desde Taiwán hace unos 4000 años y colonizó la isla oriental del sudeste asiático 500 años después.

Basándose en las fechas de las primeras lozas de barro y en los patrones de los idiomas modernos, se afianzó la idea de que un nuevo grupo étnico austronesio trajo consigo la cerámica y un paquete de otras tecnologías, incluida la agricultura y la pesca en alta mar. Según se cuenta, a medida que colonizaron nuevas islas, suplantaron a los residentes anteriores.

Sin embargo, a medida que los arqueólogos descubren más sitios en las islas del sudeste asiático, se ha vuelto evidente que rasgos como la agricultura y la pesca en alta mar aparecieron miles de años antes de la aparición de la cerámica más antigua, y en lugares tremendamente diferentes. La cronología de la cerámica también se ha vuelto más compleja.

La idea de una cultura que aporte todas estas tecnologías ya no se sostiene.

El pasado a través de la porcelana

Esto no quiere decir que la suposición sobre las vasijas y las personas sea inútil: tomemos la porcelana. Fabricar porcelana de calidad era tan difícil que, al principio, sólo unos pocos lugares en China podían hacerlo. La ciudad de Jingdezhen contaba con los hornos más famosos; durante unos cientos de años, a partir del siglo XI, es casi seguro que de allí procediera una vasija azul y blanca brillante. Algunas vasijas incluso tienen fechas y firmas de artistas inscritas en la base; es difícil encontrar un vínculo más preciso entre la vasija y la persona que ése.

El desarrollo de esta porcelana requirió los recursos de un estado imperial y una red de mecenas que podían pagar sumas exorbitantes. Quizás valió la pena: la vajilla azul y blanca era de otro mundo. Los europeos del Renacimiento pasaron siglos en intentos enloquecedores e inútiles de replicarla.

Pero en el siglo XV, los hornos de Vietnam producían imitaciones decentes. La tecnología se difundió; la conexión ollas/personas comenzó fuerte pero se volvió más confusa con el tiempo. Con el tiempo, las imitaciones más baratas inundaron el mercado común. Y algunas terminaron en Indonesia.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la antropología sobre el Descubrimiento de América?

De vuelta en la isla de Ujir, el fragmento del cuenco de porcelana que encontramos proporcionó algunas pistas sobre la persona enterrada. En contexto, era claramente una pertenencia prestigiosa: rara y visualmente impresionante en comparación con la cerámica local. Pero me di cuenta de que era una copia posterior.

En la base había algo parecido a un carácter chino, aunque no significaba nada. Esto era para clientes que sabían buscar una marca pero no podían leer la escritura china.

Sin embargo, en Ujir, el cuenco habría sido especial. Los arqueólogos suelen encontrar en la isla cerámica local hecha a fuego abierto, a veces decorada con motivos grabados, pero siempre con los mismos colores terrosos. La porcelana se podía conseguir desde muy lejos y no era barata. Por eso, estas vasijas suelen aparecer como reliquias familiares atesoradas, como ofrendas en lugares sagrados o en entierros.

“¿Las personas son vasijas?” No es una pregunta sencilla con una respuesta fácil. Más bien, es un experimento mental que todo investigador de la cultura material debería realizar repetidamente, con la mayor cantidad de información contextual posible. Quizás la respuesta correcta la mayor parte de las veces sea “no”. Pero hay excepciones. Por ejemplo, en los casos en que la diferencia en el acceso a una tecnología deseada es demasiado grande, las personas son buenas reproduciendo algo que consideran valioso.

Al mismo tiempo, la gente de hoy a menudo subestima cuánto viajaban y comerciaban las personas del pasado. Es posible que el usuario final haya vivido a una gran distancia del punto de origen del artefacto. ¿Qué nos puede decir un artefacto tan transitado sobre las personas que lo dejaron bajo tierra? Su cultura de origen puede ser menos importante que cómo encaja en la vida donde fue encontrado.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas