Una reliquia arqueológica en el espacio

-

por STEPHEN E. NASH – Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver

En 2014, Steve Lee, un científico espacial del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver (DMNS), se acercó a mí con una propuesta interesante. Un amigo astronauta, Kjell Lindgren, iba a la Estación Espacial Internacional y podía llevar consigo un pequeño contenedor con efectos personales. Lindgren amablemente había pedido una contribución al museo.

Al decidir qué objeto enviar al espacio, el primer criterio es el tamaño. El objeto tiene que ser pequeño, por lo que muchas opciones intrigantes (como un sarcófago egipcio) se descartan de inmediato. La redundancia es un segundo criterio: no deseas enviar una muestra única (por ejemplo, el diamante Hope), en caso de que se pierda, se rompa o se destruya. Un tercer factor es la resiliencia: el lanzamiento de un cohete, el reingreso a la atmósfera de la Tierra y el aterrizaje implican mucha vibración. Tal vez no hace falta decirlo, pero no querrás enviar un frágil jarrón de vidrio a una misión espacial.

Finalmente, el personal de antropología del museo decidió enviar una punta de lanza de piedra de 13.000 años de antigüedad de Illinois.

¿Por qué? La punta es pequeña y liviana, solo mide unas pocas pulgadas de largo y pesa menos de una onza. Es redundante: es uno de los muchos artefactos de este tipo en la colección de DMNS. Y es resistente. Hecha de piedra, sobrevivió al uso, la pérdida, el enterramiento y la exposición durante eones antes de que fuera descubierta a mediados del siglo XX y donada al museo en 1991.

Más allá de estos asuntos prácticos, creíamos que el artefacto simbolizaba algo esencial sobre la humanidad.

Imagínate la escena: Un tallador de pedernal altamente calificado se sienta con su familia en el campamento, preparándose para su próximo viaje de caza en busca de una caza mayor. Al igual que muchos cazadores, tiene su equipo favorito, incluida una punta de lanza de la suerte que ha logrado conservar durante varios meses, mucho más que el promedio, mientras su grupo cruzaba de su campo de caza de verano a invierno. Debido a que la punta estuvo en su juego de herramientas durante tanto tiempo, la volvió a afilar varias veces, por lo que ahora mide aproximadamente 2,5 pulgadas de largo y está cerca de ser demasiado corta para usarla. Las escamas de canal (o flautas), del tipo que su abuelo le enseñó a hacer, corren a lo largo de ambos lados planos de la punta delgada y simétrica, lo que le facilita unir la hoja a su lanza. Usando brea de pino y finas correas de cuero, amarrará la punta a una nueva lanza arrojadiza de madera. Desafortunadamente, es la última vez que usará su punta especial: la pierde en su próxima cacería.

Más en Antropologías:  Algoritmos en la oscuridad

Imagínate otra escena: un agricultor del siglo XX que cultiva sus campos en el condado de Pike, Illinois, ve una franja blanca contra la tierra fértil y negra. Es una punta de lanza de pedernal blanco de aproximadamente 2,5 pulgadas de largo. Aunque la lanza a la que estaba unida se deterioró hace mucho tiempo, reconoce lo que es y admira su belleza. La agrega a la gran y creciente colección de artefactos que encontró a lo largo de los años.

¿Qué cruzó la barrera entre estos dos mundos? Era un artefacto hermoso y funcional que los arqueólogos llaman punta Clovis.

En 1932, los arqueólogos que trabajaban en Blackwater Draw, 11 millas al suroeste de Clovis, Nuevo México, hicieron un descubrimiento asombroso: puntas de lanza distintivas y otras herramientas de piedra asociadas con los huesos de grandes animales de la edad de hielo, incluidos mamuts lanudos, camellos, caballos, bisontes y perezosos terrestres (conocidos colectivamente como megafauna). ¿La única conclusión posible? Los humanos habían cazado y comido con éxito mamíferos de la edad de hielo en algún momento del pasado lejano.

Aunque la datación por radiocarbono no existía en ese momento, los análisis posteriores sugirieron que el sitio de Clovis tenía unos 13.000 años. Las personas que mataron animales allí fueron algunos de los primeros habitantes de América del Norte. Estas personas eran tan buenas para cazar, armadas exclusivamente con armas de la Edad de Piedra, que pueden haber tenido algo que ver con la extinción, a través de la caza excesiva, de la megafauna de la Edad de Hielo, pero esa es una historia para otro día.

Más en Antropologías:  ¿Por qué guardamos 41.000 huesos de bisontes?

Las puntas de lanza encontradas en Blackwater Draw no se parecían a nada que los arqueólogos hubieran visto antes, por lo que se les dio un nuevo nombre: “Clovis”. La gente de Clovis puede haber cazado principalmente animales grandes, pero la evidencia circunstancial sugiere que también deben haber usado y comido plantas, sin mencionar el pescado, los mariscos y otras fuentes de alimentos. Desde el punto de vista nutricional, depender únicamente de la caza mayor simplemente no funciona para los humanos, excepto en circunstancias extraordinarias. Por lo tanto, las puntas Clovis constituyen solo un pequeño porcentaje de los artefactos que sus creadores probablemente fabricaron y usaron.

Se han encontrado sitios de Clovis desde Alaska hasta Florida y en muchos lugares intermedios, todos fechados por radiocarbono en el mismo período de tiempo relativamente estrecho, desde hace 12.900 a 13.200 años. Por lo tanto, Clovis representa una fase única, distinta y posiblemente fundamental en la historia de América del Norte porque constituye una de las pocas veces en que se han encontrado tecnologías estilísticamente similares (puntas de Clovis) en todo el continente.

A pesar de la variedad de sitios de Clovis, solo una parte fue excavada profesionalmente. Eso significa que no sabemos tanto como nos gustaría sobre las personas que las hicieron. Sin embargo, incluso una narrativa paleoindia simplificada tiene cierto atractivo romántico: pequeñas bandas nómadas de cazadores con inclinaciones estéticas en movimiento y cazando bestias enormes (y enojadas) de la edad de hielo con nada más que lanzas con puntas de piedra. En mi experiencia, esa narrativa tiene un atractivo particular para los hombres de ascendencia europea en el oeste americano, ya que transmite cualidades ostensiblemente masculinas, el espíritu pionero y fronterizo perdurable, y un grado no pequeño de Destino Manifiesto. Las puntas Clovis se convirtieron para ellos en un símbolo del dominio humano sobre la naturaleza. Dado esto, una punta Clovis parecía un objeto apropiado para enviar a través de otra barrera: al espacio, la frontera final.

Más en Antropologías:  Guía práctica para perderse en un libro sin distracciones digitales

¿Y qué hay de la estación espacial internacional? En cualquier medida, es una maravilla científica, tecnológica y política. Seis décadas después de que los rusos enviaran por primera vez el Sputnik al aire, un equipo rotativo de científicos y astronautas internacionales ahora vive en órbita a más de doscientas millas sobre la Tierra, realizando experimentos y aprendiendo más sobre la vida en órbita. En 2015, Lindgren, junto con la punta Clovis del museo, pasó 141 días a bordo de la estación, llegando el 23 de julio y partiendo el 11 de diciembre.

La gente de Clovis, entre otros en América del Norte, se adentró en un territorio previamente desconocido, como lo hicieron los astronautas al sacarnos del planeta azul y llevarlos al espacio. Las puntas Clovis y la estación espacial son símbolos tangibles de la pasión por los viajes humanos y la capacidad de romper barreras físicas, tecnológicas y psicológicas. Al enviar una punta Clovis a la estación espacial, contribuimos a una experiencia humana trascendente.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas