¿Quién controla a los observadores de ballenas?

-

por MATTHEW WILLS

En el transcurso de medio siglo, los humanos pasaron en gran medida de sacrificar ballenas a observarlas. Hubo un tiempo en que las ballenas eran asesinadas para fabricar productos de consumo como margarina, cosméticos y alimentos para mascotas a escala industrial. Aunque un puñado de naciones todavía cazan y matan cetáceos con fines comerciales, la “caza de ballenas” es ahora más comúnmente una forma de turismo, que se disfruta desde la Patagonia hasta Alaska, desde Noruega hasta Sudáfrica, y frente a las costas de China, Islandia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Incluso en la ciudad de Nueva York.

Pero consideremos, por un momento, cuán perjudicial es el transporte marítimo en general para los cetáceos, y preguntemos: ¿los cruceros de observación de ballenas tienen algún efecto sobre las ballenas? La respuesta es sí.

“Las actividades de observación de ballenas”, escriben V. Senigaglia y once coautores, “pueden inducir cambios de comportamiento capaces de afectar negativamente a las poblaciones de cetáceos”. Continúan: “Encontramos interrupciones de la estimación de actividad y el camino de la direccionalidad como las respuestas más consistentes hacia las embarcaciones de observación de ballenas. De manera similar en todas las especies, los animales tenían más probabilidades de viajar y menos probabilidades de descansar y buscar alimento en presencia de embarcaciones”.

Este es un meta-análisis que utiliza datos de estudios previos realizados por numerosos grupos de investigación. Los autores encontraron que los cambios de comportamiento “pueden variar según las especies, las poblaciones y las características ambientales”. Por ejemplo, las especies más grandes tienden a responder a los barcos acelerando. Las especies más pequeñas, como los delfines, tienden a disminuir la velocidad.

Más en Antropologías:  Diez aportes de la antropología respecto al cambio climático

El equipo de Senigaglia señala que “quizás lo más relevante para la sostenibilidad a largo plazo de la industria fueron los cambios medidos en los presupuestos de actividad, que pueden conducir a un desequilibrio energético y se ha demostrado que afectan la dinámica de la población”. La presencia de barcos de observación de ballenas puede significar más viajes y menos descanso para las estrellas del espectáculo. Con solo aparecer, la audiencia está teniendo un efecto.

En áreas donde abundan los alimentos, “el equilibrio energético se puede restablecer fácilmente”, pero en “condiciones alimentarias limitadas, la capacidad de la población para amortiguar este costo es baja”. Otros factores de estrés en el océano, como la contaminación, la pesca excesiva y las transformaciones de gran alcance del calentamiento global, no se tuvieron en cuenta aquí.

También es motivo de preocupación que la perturbación “puede reducir potencialmente el tiempo de lactancia”, ya que la lactancia suele ocurrir durante los períodos de descanso.

Los gerentes de negocios de observación de ballenas a menudo operan sin datos científicos suficientes para garantizar una gestión adecuada del turismo de observación de ballenas en áreas con datos insuficientes. Los autores señalan que “es particularmente interesante que la presencia de un código de conducta regulatorio, ya sea oficial o voluntario, no influyó en las respuestas de los cetáceos”. La única excepción fue que “los cetáceos variaban su velocidad, de manera específica para cada caso, cuando había barcos de observación de ballenas no regulados”. Los autores “se abstienen de comentar sobre la efectividad general de los códigos de conducta para la observación de ballenas”.

Más en Antropologías:  Incertidumbre y riesgo en el lenguaje del cambio climático

Indican que los estudios futuros deberían “abordar las diferencias específicas de la población para evaluar el impacto a largo plazo de las actividades de observación de ballenas, que son importantes para garantizar la sostenibilidad de la industria”.

El uso de la palabra “industria”, aquí, sugiere que, después de todo, tal vez todavía estemos consumiendo ballenas. No es para lubricantes y fertilizantes especiales, sin duda, pero todavía hay un aspecto de mercantilización. Esta vez se trata de una mercantilización de los organismos vivos en beneficio de una experiencia humana, una forma indirecta de entretenimiento tal vez no muy diferente a la de un espectáculo deportivo. Sin embargo, cuando la naturaleza de lo observado cambia debido a la observación, ¿debemos seguir observando?

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas