La utopía antropológica (y la industria del entretenimiento)

-

por TERUKO VIDA MITSUHARA

“Una ciencia moral de las posibilidades”, eso es lo que el antropólogo Michael Carrithers llama el campo de la antropología. Estoy totalmente de acuerdo con esa traducción de esta elusiva ciencia social, razón por la cual he estado investigando utopías y comunidades utópicas durante más de una década. Dichas comunidades empujan los límites de lo que es posible mientras se esfuerzan por construir mundos alternativos hechos a la medida de sus imaginaciones de una comunidad ideal y una vida familiar. En términos comerciales, los utópicos están haciendo preguntas muy precisas sobre la experiencia del usuario de la vida en la Tierra y luego brindan recomendaciones prácticas y, lo que es más importante, resultados tangibles basados ​​en los datos que encuentran más espantosos o inspiradores. Por ejemplo, un proyecto de utopía negra llamado Freedom Georgia Initiative, ubicado fuera de Atlanta, se basa en principios de sostenibilidad y filosofías antirracistas que ayudarán a crear nuevas estructuras escolares, de vivienda y de gobierno. Fue fundado en julio de 2020 en respuesta directa a la violencia interminable contra los negros en los Estados Unidos y es un esfuerzo por generar respuestas sobre cómo construir instituciones del siglo XXI que no se basen en la supremacía blanca. Históricamente, estas “utopías” a menudo se han descartado como actividades fantasiosas, pero no hay duda de que los datos que generan los utopistas sobre cómo responder a problemas particulares a nivel comunitario son invaluables. Con el cambio climático y las desigualdades de clase, raciales y de género en rápido crecimiento que amenazan al planeta, el trabajo de los antropólogos que investigan a las personas en los márgenes está bien posicionado para abordar cómo las industrias pueden aprender a convertirse en agentes de cambio más inclusivos.

De hecho, mi formación con quienes imaginan y construyen mundos alternativos es el tipo de formación que ha encontrado utilidad en la industria. Las habilidades de investigación e interpersonales de las que me baso son las antropológicas clásicas, como la capacidad de escuchar, observar de cerca y hacer preguntas matizadas. Mi trabajo con los utopistas me ha ayudado además a sentirme cómoda haciendo recomendaciones tangibles para el cambio basadas en los comentarios individuales y comunitarios. Debido a que los antropólogos pueden forjar relaciones cercanas con los participantes de nuestra investigación y pueden sintetizar la teoría social, estamos bien posicionados para identificar problemas y recomendar soluciones basadas en las necesidades demográficas objetivas. A continuación, analizo dos ejemplos de mi transición a la industria y cómo mi formación antropológica, mi investigación y mi perspectiva como científica social japonesa y negra han dado forma a mi carrera más allá de la academia formal.

Más en Antropologías:  ¿Por qué antropología?

Antropología en la industria

Al comienzo de la pandemia mundial de coronavirus en la primavera de 2020, los trabajos académicos en los Estados Unidos se congelaron. El desempleo aumentó en general a veintitrés millones en abril. En medio de esta crisis financiera y del mercado laboral, me sorprendió encontrar firmas consultoras en California que publicitaban puestos independientes para doctorados en antropología. No estaba claro cómo iba a dar el salto a los negocios y cómo podría lograr el cambio, pero, después de hablar con colegas que ya habían hecho la transición, estaba claro que era posible una salida exitosa de la academia hacia una investigación comercial significativa.

Al comienzo de la pandemia, mi primer puesto en el mundo del entretenimiento fue investigando Covid-19. Trabajé como autónoma para una firma boutique que las grandes empresas de entretenimiento contratan para realizar investigaciones antropológicas de los consumidores de entretenimiento. Este cliente quería predecir qué efectos tendría Covid-19 en varios mercados internacionales. Era una tarea difícil pronosticar el futuro del coronavirus y ayudar a crear un modelo para liderar el equipo de marketing del cliente. Pero las habilidades adquiridas como doctorada en antropología y como antropóloga de la utopía y de la construcción del mundo me ayudaron a crear un plan de acción: comencé a profundizar en la historia, la investigación sociológica y las noticias examinando otras crisis a nivel mundial y en los mercados locales para predecir y ayudar a crear un modelo simplificado de cuán robustas serían las respuestas gubernamentales y sociales a esta crisis particular en cada mercado.

Otro proyecto comenzó con la “etnografía móvil” (etnografía en video filmada con los teléfonos celulares de los consumidores) con consumidores negros, para ayudar a determinar lo que necesitan del entretenimiento. Como investigadora negra, es raro ver a personas que reflejen ciertos aspectos raciales o étnicos de mi identidad en círculos superiores dentro de la academia y, como estoy descubriendo personalmente, esta escasez también existe en los negocios. Con el aumento de los llamados a la responsabilidad corporativa para combatir problemas como el racismo contra los negros, indígenas y otras personas de color (BIPOC), es alentador ver el reclutamiento activo de expertos de BIPOC para realizar investigaciones, especialmente cuando se trata de poblaciones históricamente desatendidas. Esta intervención para la diversidad del equipo de investigación es importante porque todos los datos tienen una historia y el trabajo del analista es discernir el mensaje. Al tratar con datos cualitativos, las historias cruciales basadas en datos pueden perderse si nadie en el equipo comparte aspectos cruciales de Identidad con la comunidad objeto de estudio. Una forma en que los antropólogos pueden efectuar cambios organizacionales en los negocios es enfatizar este punto en sus empresas porque el conocimiento de la pertenencia al grupo afecta cada etapa de la investigación y, en última instancia, los productos producidos y enviados al mercado. Por ejemplo, debido a mi pertenencia a las comunidades afroamericana y japonesa-americana, los consumidores de BIPOC no solo hablaron con más franqueza sobre sus críticas a los medios, sino que pude hacer un seguimiento de sus respuestas porque estaba familiarizada con el contenido y las experiencias a la que se referían. Estos datos son valiosos dentro del negocio del entretenimiento.

Más en Antropologías:  Antropología, ciencias y humanidades

Dado que los antropólogos son muy hábiles para localizar los vínculos entre el yo, los mundos que construimos y los artefactos e ideas materiales que dejamos poblar nuestras vidas, la industria es un espacio donde las percepciones antropológicas pueden ayudar a mover la aguja del cambio. Responder interrogantes como “¿Cómo puede mejorar el entretenimiento con respecto a los negros?” es una pregunta que vale la pena hacer y los antropólogos deberían estar en las mesas donde esas preguntas puedan ser formuladas y respondidas.

Los dos proyectos que he destacado aquí son bastante diferentes, pero ambos requerían una variedad de habilidades de investigación antropológica. En mi primer año trabajando en negocios, he podido aprovechar mi investigación en estudios críticos de razas, utopía y antropología de manera más amplia para ayudar de manera creativa y crítica a las empresas a desarrollar servicios procesables que impactan a millones de espectadores y superan los límites de lo que es posible. En muchos sentidos, parece que los negocios son la nueva frontera para la antropología como ciencia de la posibilidad, por lo que estoy emocionada de construir quizás no una utopía, sino de ayudar a diseñar mundos alternativos que centren a aquellos que han sido apartados durante demasiado tiempo.

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas