Morir en soledad en tiempos de pandemia

-

por MARA BUCHBINDER – Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill

Estudio la ayuda médica para morir (también conocida como suicidio asistido) en los Estados Unidos. Si bien las circunstancias son muy diferentes (enfermedad terminal versus trauma), las muertes que estudio están en muchos aspectos enmarcadas críticamente contra las muertes en hospitales solitarios. Aquellos que buscan una muerte médicamente asistida a menudo intentan evitar las indignidades percibidas de una muerte mediada tecnológicamente y el anonimato de morir en el hospital. Cuando se les da la oportunidad de elegir el momento y el lugar de la muerte, la mayoría de las personas que optan por esta opción eligen morir en casa, rodeados de familiares y amigos, cultivando un tipo de muerte que intensifica la sociabilidad incluso cuando los lazos sociales se están disolviendo.

Una de estas personas era una artista de unos sesenta años que se estaba muriendo de cáncer metastásico, que se describía como una cascarrabias que nunca se había casado ni había tenido hijos. Si bien esto fue una gran fuente de dolor, estaba rodeada de amigos en su lecho de muerte. Los amigos construyeron su ataúd, se amontonaron en su cama y la rodearon cuando tomó la medicación letal, y los amigos lavaron y ungieron su cuerpo cuidadosamente después de su muerte. Su consideración sobre la planificación de la muerte, encontrar un hogar para su perro, regalar sus obras de arte, profundizó los lazos sociales a lo largo del proceso de muerte.

Morir de Covid-19, por el contrario, admite solo las formas más simples de sociabilidad. A pesar de que los proveedores de cuidados paliativos se esfuerzan por apuntalar las capacidades institucionales para ofrecer la muerte “menos peor” posible, los que mueren por coronavirus en el hospital deben hacerlo en un aislamiento relativo, atendidos por personal de salud enmascarado, cubierto de pies a cabeza en PPE, asumiendo que los trabajadores tengan suerte. Aquí, el equipo necesario para proteger a los cuidadores de la transmisión viral también disminuye las posibilidades de interacción social. Cuanto menos poroso es el límite contra el virus, menos potencial tiene para la sociabilidad humana. ¿Cómo es morir sin recordar la última vez que viste la carne de un verdadero rostro humano?

Más en Antropologías:  Una mandíbula denisovana

Por supuesto, todavía hay tanto que no sabemos. Primero, no sabemos mucho sobre aquellos que mueren en casa antes de llegar al hospital. Estas muertes no se contabilizan en los recuentos oficiales de mortalidad. No sabemos quién muere solo. Recién ahora comienzan a circular historias sobre trabajadores de la salud que mueren en el hogar a causa de Covid-19, probablemente transmitidos a través del trabajo de atención.

En segundo lugar, sabemos muy poco acerca de las conexiones sociales y las formas de atención que rodean la muerte por Covid-19. Como antropólogos, debemos estar atentos a estas cuentas. Los epidemiólogos y los medios de comunicación estiman estas cifras a nivel de ciudad, estados y nación. Sin embargo, en medio de estos intentos de localización y generalización de datos, esperamos diferenciar entre lo que Vincanne Adams llamó “incidencia” e “incidentes”. El primero, una marca estándar de conocimiento epidemiológico, cuenta el número de ocurrencias en cuestión, capturado como una relación. Estos últimos son eventos de enfermedad o lesión, y piden una investigación etnográfica. Si ocurrió una muerte, ¿cuáles fueron sus circunstancias? ¿Qué formas de atención la precedieron y con qué cálculo de riesgo? ¿Y estaban otros presentes para presenciarla?

Todos vivimos de manera desigual a través de regímenes de distanciamiento social. En la muerte, Covid-19 hace que la tensión entre proximidad y distancia sea cada vez más urgente.

Fuente: SCA/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas