¿Qué está diciendo la antropología sobre el coronavirus? (Parte 3)

-

An Indonesian police officer wearing an Indonesian superhero costume on the street gives a face mask to a man in Pasuruan, East Java on April 9, 2020, amid concert to the COVID-19 coronavirus. (Photo by JUNI KRISWANTO / AFP) (Photo by JUNI KRISWANTO/AFP via Getty Images)

por HORACIO SHAWN-PÉREZ

La antropología biológica, también llamada antropología física, es una rama de la antropología y la biología cuyo objeto es el estudio de la evolución y la variabilidad biológica humana, presente y pretérita. La mirada disciplinaria suele ser evolutiva, comparativa y biocultural. Es una de las áreas más dinámicas de la antropología, y, en estos días, aparecen numerosas intervenciones desde la antropología biológica respecto al coronavirus. A continuación, juntamos algunas de ellas.

Sabrina Sholts, curadora de antropología biológica en el Instituto Smithsoniano, dice: “A medida que el mundo experimenta los efectos en cascada de una nueva pandemia, la gente en todas partes tiene miedo. Casi todos los aspectos de la vida moderna han sido dramáticamente interrumpidos por la enfermedad Covid-19, incluyendo salud, finanzas, educación, transporte y comunidad. Atravesar todo esto es un miedo a lo desconocido. Este miedo crea un estado emocional de ansiedad por la falta de conocimiento y, por lo tanto, el control sobre la situación y la incertidumbre sobre las amenazas presentes y futuras”.

Continúa: “Gran parte de esta incertidumbre se relaciona con la naturaleza de un nuevo patógeno, especialmente un coronavirus potencialmente fatal con una transmisión de persona a persona sin precedentes. Nadie tiene experiencia previa con él, inmunológicamente o de otra manera, y todavía hay mucho que aprender sobre los orígenes de la vida silvestre y la dinámica de las enfermedades. Emergiendo sin ninguna historia humana o incluso un nombre, la introducción global de SARS-CoV-2 (el virus que causa Covid-19) puede parecer a muchos como el estreno de una película de terror épica”.

Y agrega: “Sin embargo, gran parte de la incertidumbre acerca de Covid-19 está relacionada con la información errónea que circula al respecto, en particular las declaraciones falsas de riesgo para el público, que reaccionan con más miedo cuando se les oculta los hechos. Las perspectivas positivas tienen efectos perturbadores cuando van en contra de la razón, la verdad y la evidencia, y combinadas con la falsedad y la inconsistencia, son completamente aterradoras. Por el contrario, los hallazgos científicos y las proyecciones sobre la enfermedad, aunque sean atemorizantes, al menos arrojan algo de luz en las peligrosas sombras. Gracias a un flujo constante de datos abiertos a través de preimpresiones, publicaciones aceleradas y repositorios en línea, todo tipo de recursos y productos de investigación están ampliamente disponibles para su consumo. Estos incluyen cientos de genomas de SARS-C0V-2 para diseñar y evaluar pruebas de diagnóstico, datos epidemiológicos para guiar la vigilancia de Covid-19 y la toma de decisiones de salud pública, y herramientas fáciles de usar para visualizar y rastrear casos de Covid-19 en tiempo real”.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la antropología sobre Halloween?

Y define: “El mundo necesita más científicos que quieran traducir su experiencia en una comunicación efectiva sobre preocupaciones y ansiedades globales. A medida que nos enfrentamos a cada nuevo desafío, ya sea una pandemia u otra fuerza desestabilizadora a nivel mundial, estas habilidades son sumamente importantes para ayudarnos a guiar con la ciencia a los líderes de negocios, tecnología y gobierno. Sus temores a lo desconocido no son diferentes de los del público en general y las voces de la comunidad científica pueden ayudar a cortar el ruido. Cuantas menos personas haya en la oscuridad, mejor estarán todos. Estamos todos juntos en esto”.

Jennifer Cole, antropóloga biológica del departamento de geografía de la Universidad de Londres, escribe: “El Covid-19 ha demostrado que tiene la capacidad de abrumar a los sistemas de salud en todo el mundo. Entonces, cómo se comportan las personas en respuesta a los riesgos reales y percibidos que enfrentan es un factor clave para abordar la pandemia. De hecho, la historia muestra que los factores de comportamiento pueden desempeñar un papel importante en la disminución y detención de la propagación de la enfermedad”.

Y continúa: “La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce el valor del comportamiento humano en el manejo de las pandemias. Su Guía de planificación de comunicaciones de brotes sugiere que los cambios de comportamiento pueden reducir la propagación hasta en un 80%. Esto puede significar la diferencia entre los sectores de la salud que se ven abrumados o que continúan funcionando. Pero esto ejerce una gran presión sobre los gobiernos y las agencias de salud pública para que produzcan el mensaje correcto sobre COVID-19. Esto es particularmente complicado dado que las personas tienen diferentes niveles de riesgo del virus. De hecho, ¿cómo se puede alentar a las personas que no están en alto riesgo a tomarlo en serio y tolerar interrupciones significativas en sus vidas, si es menos probable que se vean afectadas?”

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la arqueología sobre los neandertales?

Y se responde: “Si los gobiernos lo hacen bien, y empujan el comportamiento en la dirección correcta a nivel de la sociedad, la comunidad y el individuo, los recursos disponibles para combatir la enfermedad irán mucho más allá. Pero una equivocación y los mensajes de riesgo despiertan los ‘dragones de la inacción’, las barreras psicológicas que establecemos cuando el problema parece demasiado grande para abordarlo. El rígido labio superior británico y la mantra de ‘mantener la calma y continuar’ también pueden ser problemáticos, ya que minimizar la preocupación demasiado podría obstaculizar la respuesta de manera similar”.

Agustín Fuentes, antropólogo biológico y primatólogo en la Universidad de Notre Dame, destaca: “Atravesamos una pandemia. El COVID-19 nos amenaza a todos, pero la enfermedad provocada directamente por este microbio no es el único peligro para nuestra salud y nuestro bienestar. Los efectos secundarios del distanciamiento social también pueden tener consecuencias devastadoras. Algunas comunidades del planeta se enfrentan a meses de bloqueo casi total. La mayoría de ciudades y pueblos están restringiendo el movimiento de manera drástica. Aunque no estemos confinados en nuestras casas o nuestros pisos, vamos a tener que mantener dos metros de distancia, saludarnos de lejos y evitar los grupos. Con ello corremos el riesgo de privarnos de una de las principales características de lo que nos hace humanos”.

Y suma: “Los humanos hemos evolucionado como seres profundamente sociales, cuya necesidad de tocar y ser tocados, de conversar, debatir y reír juntos, de sonreír y coquetear unos con otros, y de interactuar en grupos es fundamental para una vida saludable. El funcionamiento mismo de nuestro sistema biológico, de las hormonas y las encimas que circulan por nuestras arterias, nuestros intestinos y otros órganos, está ligado a nuestras conexiones y relaciones sociales con los demás. Innumerables experimentos y experiencias reales demuestran que eliminar estas inmersiones diarias en la actividad social debilita las infraestructuras corporales de la salud física y mental. Cuando los seres humanos están aislados, ocurren cosas malas; aparecen depresiones fisiológicas y psicológicas, disminuye la función inmune, se producen dolores intestinales y dificultades cognitivas, entre otros efectos”.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la historia sobre la brujería?

Añade luego: “Lo que estamos poniendo en peligro no es solo esta tendencia a estar y trabajar juntos fruto de la evolución, sino también milenios de cultura. Ahora todo esto tiene que cambiar, al menos durante un tiempo. Esta perturbación de los aspectos cotidianos más sociales y constantes de nuestra vida está afectando a todas las culturas del planeta. Este estremecedor desplazamiento de lo que significa ser español, italiano, coreano, chino o de cualquier otra nacionalidad también causa estrés a nuestra mente y, por lo tanto, a nuestra salud”.

Y concluye: “Optimismo aparte, la pérdida de algunos rituales importantes, al menos en el futuro próximo, será dolorosa. Mantener un bajo riesgo de transmisión del virus va a ser una prioridad como mínimo para el próximo año. En consecuencia, los apretones de manos, los besos en la mejilla, la palmadita en la espalda, incluso sentarse muy cerca de otros e inclinarse para susurrarles un secreto son gestos que se han terminado, al menos durante 2020. Quizá aparezcan nuevos rituales para sustituirlos. Tal vez veamos más inclinaciones de cabeza, sonrisas y hasta reverencias al saludar. Es probable que se creen nuevas frases y movimientos del cuerpo, y que se difundan por las poblaciones y las sociedades. Los seres humanos somos creativos e imaginativos, y desarrollar nuevas formas de sociabilidad ha sido y seguirá siendo algo que se nos da muy bien”.

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas