Envejecer no es un invento moderno

-

por SHARON DeWITTE – Universidad de Carolina del Sur

Todos los años les pido a los estudiantes universitarios en el curso que enseño sobre la Peste Negra del siglo XIV que se imaginen que son granjeros, monjas o nobles en la Edad Media. ¿Cómo habrían sido sus vidas ante esta aterradora enfermedad que acabó con la vida de millones de personas en tan solo unos años?

Dejando de lado cómo imaginan cómo sería enfrentar la plaga, estos estudiantes universitarios a menudo piensan que durante el período medieval ya se los consideraría de mediana edad o ancianos a la edad de veinte años. En lugar de estar en la flor de la vida, creen que pronto estarían decrépitos y muertos.

Están reflejando una percepción errónea y común de que la longevidad de los humanos es muy reciente y que nadie en el pasado vivía mucho más allá de los treinta años.

Pero eso no es cierto. Soy bioarqueóloga, lo que significa que estudio esqueletos humanos excavados en sitios arqueológicos para comprender cómo era la vida en el pasado. Estoy especialmente interesada en la demografía  ―mortalidad (muertes), fertilidad (nacimientos) y migración― y cómo se vinculó con condiciones de salud y enfermedades como la peste negra hace cientos o miles de años. Hay evidencia física de que muchas personas en el pasado vivieron vidas largas, tanto como algunas personas en la actualidad.

Los huesos registran la duración de una vida

Uno de los primeros pasos en la investigación sobre la demografía en el pasado es estimar la edad que tenían las personas cuando murieron. Los bioarqueólogos hacen esto utilizando información sobre cómo cambian sus huesos y dientes a medida que envejecen.

Por ejemplo, busco cambios en las articulaciones de la pelvis que son comunes a edades más avanzadas. Las observaciones de estas articulaciones en personas de hoy, cuyas edades conocemos, nos permiten estimar las edades de personas de sitios arqueológicos con articulaciones que parecen similares.

Más en Antropologías:  Genética de los rasgos faciales

Otra forma de estimar la edad es usar un microscopio para contar las adiciones anuales de un tejido mineralizado llamado cemento en los dientes. Es similar a contar los anillos de un árbol para ver cuántos años vivió. Usando enfoques como estos, muchos estudios han documentado la existencia de personas que vivieron largas vidas en el pasado.

Por ejemplo, al examinar restos óseos, la antropóloga Meggan Bullock y sus colegas descubrieron que en la ciudad de Cholula, México, entre 900 y 1531, la mayoría de las personas que llegaron a la edad adulta vivían más de 50 años.

Y, por supuesto, hay muchos ejemplos de registros históricos de personas que vivieron vidas muy largas en el pasado. Por ejemplo, el emperador romano del siglo VI, Justiniano I, supuestamente murió a la edad de 83 años.

El análisis del desarrollo dental de un antiguo Homo sapiens anatómicamente moderno de Marruecos sugiere que nuestra especie ha experimentado una larga vida durante al menos los últimos 160.000 años.

Aclarando un malentendido matemático

Dada la evidencia física e histórica de que muchas personas tuvieron vidas largas en el pasado, ¿por qué persiste la percepción errónea de que todos estaban muertos a la edad de 30 o 40 años? Se deriva de la confusión sobre la diferencia entre la duración de la vida individual y la esperanza de vida.

La esperanza de vida es el promedio de años de vida que les quedan a las personas de una determinada edad. Por ejemplo, la esperanza de vida al nacer (edad 0) es la duración media de la vida de los recién nacidos. La esperanza de vida a los 25 años es cuánto tiempo más viven las personas en promedio dado que han sobrevivido hasta los 25 años.

Más en Antropologías:  Cómo identificar criminales y degenerados

En la Inglaterra medieval, la esperanza de vida al nacer para los niños nacidos en familias propietarias de tierras era de apenas 31,3 años. Sin embargo, la esperanza de vida a los 25 años para los terratenientes en la Inglaterra medieval era de 25,7. Esto significa que las personas de esa edad que celebraron su cumpleaños número 25 podrían esperar vivir hasta los 50,7 años, en promedio, 25,7 años más. Si bien 50 puede no parece viejo según los estándares actuales, recuerden que este es un promedio, por lo que muchas personas habrían vivido mucho más, hasta los 70, 80 e incluso más.

La esperanza de vida es una estadística a nivel de población que refleja las condiciones y experiencias de una gran variedad de personas con condiciones de salud y comportamientos muy diferentes, algunas que mueren a edades muy tempranas, otras que viven más de 100 años y muchas cuya vida caen en algún punto intermedio. La esperanza de vida no es una promesa (¡o una amenaza!) sobre la duración de la vida de una sola persona.

De lo que algunas personas no se dan cuenta es que la baja esperanza de vida al nacer para cualquier población generalmente refleja tasas muy altas de mortalidad infantil. Esa es una medida de las muertes en el primer año de vida. Dado que las expectativas de vida reflejan los promedios de una población, un alto número de muertes a edades muy tempranas sesgará los cálculos de la esperanza de vida al nacer hacia edades más jóvenes. Pero, por lo general, muchas personas en esas poblaciones que superan los años vulnerables de los bebés y la primera infancia pueden esperar vivir vidas relativamente largas.

Los avances en el saneamiento moderno, que reducen la propagación de enfermedades diarreicas que son una de las principales causas de muerte de los bebés, y las vacunas, pueden aumentar considerablemente la esperanza de vida.

Más en Antropologías:  El potencial social de seguir usando tapabocas

Consideren el efecto de la mortalidad infantil en los patrones generales de edad en dos poblaciones contemporáneas con vidas dramáticamente diferentes expectativas de fe al nacer.

En Afganistán, la esperanza de vida al nacer es baja, poco más de 53 años, y la mortalidad infantil es alta, con casi 105 muertes por cada 1.000 niños nacidos.

En Singapur, la esperanza de vida al nacer es mucho mayor, de más de 86 años, y la mortalidad infantil es muy baja: mueren menos de dos niños por cada 1.000 nacidos. En ambos países, la gente sobrevive hasta edades muy avanzadas. Pero en Afganistán, debido a que muchas más personas mueren a edades muy tempranas, proporcionalmente menos personas sobreviven hasta la vejez.

Vivir una vida larga ha sido posible durante mucho tiempo

Es incorrecto ver las vidas largas como una característica notable y única de la era “moderna”.

Saber que las personas a menudo tuvieron vidas largas en el pasado podría ayudarlos a sentirse más conectados con el pasado. Por ejemplo, pueden imaginar hogares y reuniones multigeneracionales, con abuelos en la China neolítica o la Inglaterra medieval, haciendo rebotar a sus nietos sobre sus rodillas y contándoles historias sobre su propia infancia décadas antes. Es posible que tengan más en común con personas que vivieron hace mucho tiempo de lo que creían.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas