El cuero cabelludo del Día de los Pueblos Indígenas

-

por CHRISTOPH STROBEL – Universidad de Massachusetts

Por tercer año, Estados Unidos celebrará oficialmente el Día de la Raza junto con el Día de los Pueblos Indígenas el 9 de octubre de 2023.

En 2021, la administración Biden declaró el segundo lunes de octubre como el Día de los Pueblos Indígenas.

Soy un estudioso de las relaciones coloniales-indígenas y creo que reconocer oficialmente el Día de los Pueblos Indígenas (y, más ampliamente, la historia y la supervivencia de los nativos americanos) es importante.

Sin embargo, el Día de los Pueblos Indígenas y el Día de la Raza también deberían servir como recordatorio del pasado violento que padecieron las comunidades indígenas en América del Norte.

Este pasado, junto con las brutales tácticas de violencia de los colonos, a menudo se ignora en Estados Unidos.

Mi investigación sobre Nueva Inglaterra examina el importante papel que desempeñaron las guerras de los colonos contra los nativos americanos en la colonización de la región.

Esta guerra a menudo estaba dirigida a mujeres y niños nativos americanos y a menudo se fomentaba mediante recompensas por el cuero cabelludo, es decir, personas o gobiernos locales que ofrecían dinero a cambio del cuero cabelludo de un nativo americano.

Entendiendo el cuero cabelludo

El cuero cabelludo describe la eliminación contundente del cuero cabelludo humano con cabello adherido. El acto violento suele realizarse con un cuchillo, pero también puede realizarse por otros medios. Alguien puede arrancar el cuero cabelludo a víctimas que ya están muertas, pero también hay ejemplos de personas a las que se les arranca el cuero cabelludo mientras aún están vivas.

Históricamente, diferentes grupos han utilizado el cuero cabelludo para aterrorizar a la gente.

Los nativos americanos ciertamente arrancaron el cuero cabelludo a los colonos blancos desde el siglo XVII. La cultura popular está llena de ejemplos de nativos americanos arrancando el cuero cabelludo a los colonos blancos.

Más en Antropologías:  Diez cosas sobre la verdad y la responsabilidad

En varias culturas indígenas de América del Norte, el arrancar el cuero cabelludo era parte de la toma de trofeos humanos, lo que implica reclamar partes del cuerpo humano como trofeo de guerra. Los cueros cabelludos se tomaban durante la guerra como muestra de destreza militar o con fines ceremoniales. Pero el hecho de que algunas sociedades nativas americanas practicaran el scalping no significa que todas lo practicaran.

Los relatos de testigos presenciales, las historias e incluso el arte y las películas populares sobre el oeste americano han perpetuado la falsa idea de que la extracción de cuero cabelludo es una práctica exclusivamente indígena.

El uso generalizado de la reventa de cabelleras por parte de los colonos blancos contra los pueblos indígenas es mucho menos reconocido y comprendido. De hecho, el uso que hicieron los colonos del cuero cabelludo contra los nativos americanos probablemente aceleró esta práctica.

Varios colonizadores europeos americanos también arrancaron el cuero cabelludo a los nativos americanos desde al menos el siglo XVII al XIX. Era una forma de proporcionar pruebas de que habían matado a un nativo americano. Varias potencias coloniales norteamericanas, desde el imperio británico hasta el español, pagaron recompensas a las personas que entregaban el cuero cabelludo de los nativos americanos asesinados.

Recompensas por el cuero cabelludo en Nueva Inglaterra y California

Las colonias, territorios y estados de lo que hoy es Estados Unidos utilizaron ampliamente las recompensas por cuero cabelludo entre los siglos XVII y XIX.

Los gobiernos coloniales de Nueva Inglaterra otorgaron más de sesenta recompensas por cuero cabelludo desde la década de 1680 hasta la de 1750, generalmente durante varios conflictos entre colonos y nativos americanos.

Más en Antropologías:  Antropología de la vida silvestre: una narrativa más inclusiva

Massachusetts hizo el uso más amplio de recompensas por cuero cabelludo entre las colonias de Nueva Inglaterra en el siglo XVIII.

El vicegobernador de Massachusetts emitió una de las declaraciones de recompensa por cuero cabelludo más notorias en 1775. Esta declaración, llamada Proclamación Spencer Phips de 1755, ofrece una idea de cómo funcionaba este brutal sistema.

“Por cada cuero cabelludo de dicha mujer india u hombre indio menor de doce años, que será asesinado y presentado como prueba de su muerte, veinte libras”, dice la declaración.

Esta recompensa era una gran cantidad de dinero para los colonos, equivalente a unos 12.000 dólares estadounidenses en la moneda actual. El cuero cabelludo de un hombre nativo americano podría costar dos veces y media esa cantidad.

En la era colonial, esa violencia estaba normalizada por el sentimiento anti-nativo americano y un sentido de superioridad racial entre los colonos.

Y la tendencia violenta era de larga data. Como señalan varios historiadores, la violencia y el saqueo del cuero cabelludo de los nativos americanos también desempeñaron un papel importante en la conquista de California en 1846.

Un historiador llamó a California “el estado asesino” en el siglo XIX, cuando los saqueos y masacres de los nativos americanos acompañaron a los colonos blancos que tomaban tierras de los nativos americanos. Los funcionarios estatales y federales, así como varias empresas, apoyaron este genocidio pagando recompensas a los cazadores de cuero cabelludo.

Desde una perspectiva contemporánea, las Naciones Unidas considerarían genocidio el asesinato selectivo de mujeres y niños indígenas.

Memoria y violencia

Siglos después, California y Massachusetts tuvieron respuestas diferentes a su papel en estas sórdidas historias.

Más en Antropologías:  Lo que Bolsonaro nos enseña sobre las religiones afrobrasileñas

California reconoció “errores históricos” y la violencia cometida contra los pueblos indígenas que viven en el estado. En 2019, el gobernador de California, Gavin Newsom, creó un Consejo de Verdad y Curación para discutir y examinar la relación histórica del estado con los nativos americanos.

En Massachusetts, los funcionarios estatales han guardado silencio sobre este tema. Esto coloca a Massachusetts más en línea con gran parte de Estados Unidos.

Esto es cierto incluso cuando Massachusetts, bajo el liderazgo del entonces gobernador. Charlie Baker, puso especial énfasis en la educación sobre el genocidio en el plan de estudios escolar.

Legados de especulación

Los legados de la violencia y la especulación están profundamente arraigados y pueden observarse en numerosos sectores de la sociedad estadounidense actual.

Por ejemplo, varias comunidades, incluidas Lovewell, Maine y Spencer, Massachusetts, llevan el nombre de cazadores de recompensas del cuero cabelludo. Los lugareños a menudo no conocen la historia detrás de estos nombres. Estos nombres de ciudades y la historia de violencia relacionada con ellos a menudo se esconden a simple vista.

Pero si se mira de cerca, desde los escritos de los primeros colonizadores euroamericanos y la literatura estadounidense hasta las populares mascotas deportivas y los sellos estatales y municipales, la brutalidad infligida a los pueblos indígenas sigue estando en la vanguardia de la cultura estadounidense más de cinco siglos después de su comienzo.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas