Salvaguardias contra el olvido

-

por KATRINA GULLIVER

Tal vez participaste en uno en la escuela, seleccionando algunos objetos para guardarlos bajo llave, o tal vez viste cómo se abría uno. Escribo, por supuesto, sobre ese extraño fenómeno cultural: la cápsula del tiempo. Hubo una avalancha de cápsulas del tiempo creadas o abiertas durante la segunda mitad del siglo XX, alcanzando su punto máximo alrededor del año 2000.

Aunque el término “cápsula del tiempo” se acuñó en la Feria Mundial de Nueva York de 1939, las cápsulas del tiempo como concepto se remontan a la Edad Dorada y la Era Progresista, cuando se sellaban autógrafos, fotografías y otros artefactos en varias ciudades. ¿Pero con qué propósito? Según el historiador Nick Yablon, “la frecuencia de los depósitos de cápsulas del tiempo en el momento de aniversarios importantes (de la nación o de estados y ciudades) y en el cambio de siglo (más recientemente, el milenio) podría llevarnos a concluir que funcionan meramente como objetos conmemorativos, proporcionando un ocasión para una autocomplacencia patriótica y un consenso político momentáneo”.

Pero explica que el ímpetu detrás de las “naves del tiempo”, como las llama, tenía más matices y reflejaba la política y las controversias de la época.

La facilidad de crear una cápsula del tiempo (de algún tipo) se refleja en el hecho de que muchas no contienen elementos de gran importancia. Señala que los contenidos a menudo “duplican documentos que permanecen disponibles en las bibliotecas”. Por lo tanto, la intención no era salvar o preservar elementos que de otro modo no sobrevivirían. Más bien, lo elegido reflejaba los valores de quienes tenían el poder de elegir o aprobar los contenidos.

Más en Antropologías:  El mercado como viaje en el tiempo

La moda de más de un siglo por las cápsulas significa que podría haber “cientos de cápsulas del tiempo olvidadas que han sobrepasado su fecha prevista y permanecen bajo tierra hoy, cuya ubicación y contenido ahora se desconocen”, escribe Yablon. Esto suena interesante en teoría, pero resulta un poco menos interesante en la práctica.

En 1976, cuando el presidente Ford estaba a punto de abrir una cápsula de 1879 con contenido desconocido, se cubrió la apuesta afirmando que “no existe una caja fuerte lo suficientemente grande como para contener las esperanzas, las energías y las capacidades de nuestro pueblo”, independientemente de lo que había en la caja. Por desgracia, al igual que cuando Geraldo Rivera abrió la bóveda de Al Capone en 1985, el resultado fue un poco decepcionante.

“El contenido prosaico (un tintero, un pergamino, un álbum de autógrafos y fotografías, y varios artículos diversos) resultó ‘más bien una decepción para los presentes’”, escribe Yablon, citando noticias de la época.

Pero en la década de 1970 se produjeron algunos intentos aún más audaces de enviar mensajes cápsula a quienes estaban temporal y geográficamente distantes. Las placas incluidas en las naves espaciales Pioneer 10 (1972) y Pioneer 11 lanzadas en 1973 y los discos de oro de las Voyager 1 y Voyager 2 en 1977 también fueron cápsulas del tiempo (y del espacio), que reflejaban nuestras esperanzas y ansiedades.

William E. Jarvis las considera más “parecidas a depósitos de piedras angulares que a modernas cápsulas del tiempo terrestres, porque las cápsulas de Voyager Record y Pioneer carecen de una fecha de recuperación definitivamente programada”. Los depósitos de piedras angulares, una tradición que se remonta a siglos atrás en Europa, implicaban colocar elementos en la piedra angular de un nuevo edificio durante la construcción. Aunque estaban relacionadas con las cápsulas del tiempo, también tenían un parentesco con la colocación de fichas o tributos ocultos en un edificio para brindar buena fortuna o bendición. Y a diferencia de las cápsulas del tiempo, no estaban destinadas a abrirse ni recuperarse más tarde.

Más en Antropologías:  La imaginación antropológica

Jarvis también encuentra un patrón en el término de la cápsula del tiempo: es bastante corta o increíblemente larga.

“Si bien entre 1939 y 1979 se depositaron al menos siete cápsulas del tiempo milenarias (de mil años o más), las cápsulas del tiempo centenarias, al igual que los depósitos de piedra angular de los edificios a las que se parecen, son bastante comunes”, escribe. “La mayoría se ajustan a esta distinción milenario-centenario: hay muy pocas cápsulas del tiempo selladas durante más de cien o menos de mil años”.

Tomemos como ejemplo la Cripta de la Civilización, enterrada en la Universidad Oglethorpe en Atlanta, Georgia. Sellada en 1940 y destinada a ser abierta en el año 8113, la Cripta es “una cámara de seis metros de largo y tres de alto, enorme para una cápsula del tiempo, que consta de paredes de granito revestidas con esmalte de porcelana vítrea incrustado en brea. El piso de piedra (dos pies de espesor) descansa sobre un lecho de roca de granito de los Apalaches, y el techo de piedra tiene siete pies de espesor”.

Dentro de la cámara hay cientos de objetos, señala Jarvis. Los futuros abridores de criptas encontrarán “un modelo de tren, un juego de construcción de troncos de juguete, maniquíes masculinos y femeninos en vitrinas de vidrio, un par de binoculares, una radio Emerson, una fuente y tapa de vidrio para el refrigerador, una tostadora eléctrica, un par de medias, dentadura postiza (superior), una bolsa de plástico flauta, un rodillo de vidrio, un litro de cerveza, un espejo de maquillaje iluminado, un modelo recortado de tamaño natural de una mujer embarazada, discos fonográficos que representan varios tipos de música y dos receptores de televisión DuMont”.

Más en Antropologías:  ¿Cómo se pierden las cosas de los museos?

Jarvis ve en este ambicioso proyecto la influencia de la apertura de tumbas egipcias a principios del siglo XX. Esas tumbas, especialmente la de Tutankamón, revelaron colecciones (en su mayoría) intactas que se remontan a miles de años atrás. Así, la Cripta de la Civilización de Oglethorpe pretende proyectar la vida del siglo XX miles de años en el futuro.

La mayoría de las cápsulas del tiempo, por supuesto, no son tan ambiciosas, pero aún tienen objetivos. Yablon describe la creación de la cápsula como algo que implica “salvaguardias contra el olvido”, medidas de protección para que el contenedor sobreviva, sea encontrado y abierto en el momento adecuado. Pero, metafóricamente, lo que pretenden es ser “salvaguardias contra el olvido”: un deseo de no ser olvidados.

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas