Zapatos y gatos muertos en las paredes

-

por KATRINA GULLIVER

Si vives en una casa antigua, es posible que haya más de lo que crees detrás de tus paredes o debajo de tus pisos. Durante siglos, existió en Gran Bretaña (y que se extendió a las colonias británicas en América) una costumbre de ocultamiento ritual, colocando objetos en diferentes partes de la casa a modo de tótems. La práctica parece haber estado muy extendida en Gran Bretaña desde la época medieval hasta el siglo XX. A menudo, el objeto oculto era un zapato. El zapato escondido más antiguo de este tipo se encontró en la catedral de Winchester y data de 1308.

Según la investigadora Jessica Costello, los casos de zapatos ocultos también “abundan” en Nueva Inglaterra. El lugar de nacimiento de John Adams, una casa construida por Joseph Penniman en 1681, contenía la increíble cantidad de cuarenta y cuatro zapatos y botas, descubiertos durante la restauración de la casa en la década de 1980.

Pero ¿por qué los zapatos eran tan importantes? Los estudiosos sugieren varias teorías diferentes. Los zapatos han tenido un papel importante en el folclore occidental y, según Costello, aparecen en varias supersticiones, tanto esperanzadoras (encontrar el romance) como atemorizantes (protegerse de la muerte). Por ejemplo, había una historia muy conocida sobre el rector inglés John Schorn, de quien se suponía que había atrapado al diablo en una bota en 1300. El propio Schorn atrajo un culto de seguidores por su derrota del diablo, y esto puede explicar por qué se usó un zapato. Alguna vez se pensó que era una trampa para un espíritu maligno o capaz de protegerse del mal.

Más en Antropologías:  Un inusual templo griego

Tirar zapatos a la gente también significaba buena suerte, escribe Costello, algo que evolucionó en el siglo XX hasta atar zapatos detrás del coche de una pareja de recién casados. Nuestros sentimientos sobre los zapatos se expresan de diferentes maneras hoy en día (los padres guardan, o incluso conservan, los primeros zapatos de su bebé, por ejemplo), pero los zapatos escondidos que se pueden descubrir en un edificio antiguo pueden decirnos mucho sobre las personas que los escondieron.

A diferencia de los zapatos que se conservan en las colecciones de disfraces, que suelen ser aquellos que se conservan por ser de gran valor o representar un evento significativo (zapatos de boda), los utilizados en el ocultamiento ritual son típicamente zapatos de uso diario. Como señala Costello, el calzado común “puede explicar por qué los zapatos ocultos a veces se descartan al ser descubiertos. Para alguien que no esté familiarizado con los ocultamientos rituales, estos zapatos pueden parecer simplemente basura. En realidad, estos humildes y andrajosos especímenes son hallazgos importantes, artefactos infundidos ritualmente que pueden ayudar a los estudiosos a comprender mejor a las personas que los ocultaron”.

Hay varias interpretaciones diferentes sobre la función de protección que se pretende que tenga el calzado. Quizás fue para aplacar a un espíritu como regalo simbólico o para servir como trampa para espíritus. También está la cuestión de quién lo ocultó, y algunos teorizan que no fueron necesariamente los propietarios de viviendas, sino los constructores que buscaban protección para su trabajo. Según Costello, las historias orales también sugieren que se ocultaron algunos zapatos pertenecientes a un ser querido fallecido para mantener su espíritu cerca.

Más en Antropologías:  Visitas virtuales en yacimientos arqueológicos: a favor

Los zapatos, sin embargo, no eran lo único escondido en la pared. El experto en gestión del patrimonio cultural, M. Chris Manning, describe la amplia gama de objetos encontrados escondidos en las casas. Había elementos para protegerse de la magia, como botellas de brujas, que, según Manning, “demuestran la persistencia de las tradiciones mágicas entre los estadounidenses de ascendencia europea”. Las llamadas botellas de brujas se llenaban con objetos personales del propietario, incluido cabello humano, recortes de uñas, alfileres de metal y, a menudo, orina (!), después de lo cual se sellaban y se colocaban en algún lugar de una casa. Como describe el antropólogo M. J. Becker en la revista Archaeology, las botellas estaban diseñadas para atrapar a una bruja o al menos desviar sus hechizos.

Los gatos muertos también eran comúnmente colocados en las paredes o escondidos en el espacio del techo, a veces incluso posados con ratones o ratas muertas. Esto parece haber estado muy extendido en Europa y adoptado en algunas partes de Estados Unidos hasta finales del siglo XIX. El papel del gato era quizás el de asustar a los roedores (simbólicamente, si no literalmente) o como un amuleto general para la buena suerte. Otros elementos utilizados de esta manera incluyen cráneos de caballos, objetos de hierro y pequeños muñecos. The Concealed Reveal, un proyecto de investigación en Inglaterra, ha catalogado objetos anteriormente ocultos que ahora se encuentran en diferentes colecciones.

Los registros de tales curiosidades son necesariamente incompletos porque algunos de los objetos ocultos no fueron reconocidos como significativos sino considerados detritos aleatorios cuando un edificio es renovado o demolido. La ropa oculta, por ejemplo, puede parecer simplemente harapos. Se puede asumir que el esqueleto de un gato es simplemente el resultado de una desgracia felina, no un acto deliberado de preservación. Así que miren con atención si están reemplazando una vieja chimenea o agregando esa nueva cocina en sus casas históricas. Quizás descubran que los residentes anteriores les dejaron un amuleto de la suerte.

Más en Antropologías:  La historia está plagada de estatuas derribadas

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas