¿Qué está diciendo la historia sobre la brujería?

-

por JONATHAN DURRANT – Universidad de South Wales

Hace unos cuatrocientos años, la caza de brujas en Europa estaba en su apogeo. Se estima que entre los siglos XV y XVIII, unas 50.000 personas, en su mayoría mujeres, fueron ejecutadas por brujería en toda Europa. Fueron acusadas ​​de adoración al diablo, herejía y de dañar a sus vecinos mediante el uso de brujería. La década de 1620 fue la fase más intensa de persecución en lugares como Eichstätt, en Alemania, donde casi trescientas brujas fueron ejecutadas entre 1617 y 1631.

Los juicios por brujería permanecieron como cuestión de curiosidad, entretenimiento y debate. Pero a pesar de este interés, la comprensión popular de la caza de brujas europea está plagada de errores y conceptos erróneos. Entonces, dado que es la temporada de las brujas, es hora de disipar algunos mitos.

1. La brujería es una idea medieval

No lo es; es una idea moderna. La iglesia cristiana se mostró escéptica sobre la realidad de la brujería hasta el siglo XV. Incluso entonces, muchos teólogos y clérigos no creían que la brujería fuera una amenaza.

Los primeros juicios de personas que se creía que eran adoradoras malévolas del Diablo que causaban daño activamente ocurrieron en el siglo XV. El período más intenso de caza de brujas se desarrolló entre 1560 y 1630 aproximadamente.

2. Los juicios por brujería ocurrieron en todas partes

La mayoría de los juicios por brujería ocurrieron en Europa central, occidental o septentrional. Estas fueron las áreas de la cuna de las Reformas protestante y católica, que vieron la transformación de la geografía religiosa de Europa. Y el Renacimiento del norte y la revolución científica habían transformado la forma en que se entendía el mundo.

Más en Antropologías:  Antropología del viernes 13

Más del 50 por ciento de todos los juicios en Europa tuvieron lugar en Alemania. Pero incluso allí, la persecución de brujas se limitó a unos pocos de los muchos territorios autónomos y semiautónomos en los que estaba implicada.

En lugares como Islandia y Gales, hubo muy pocos juicios por brujería. Parece que las creencias locales sobre la magia y la brujería, junto con las actitudes de los clérigos y jueces, pudieron haber sido las razones de esto.

3. La Inquisición juzgó y ejecutó a la mayoría de las brujas

Las Inquisiciones romana, española y portuguesa, establecidas en el siglo XVI, eran responsables de tratar los asuntos de herejía. Se hicieron famosos por su rigor a la hora de erradicar la oposición a la ortodoxia católica. Sin embargo, quemaron a muy pocos sospechosos de brujería. En toda la Península Ibérica e Italiana, las Inquisiciones ejecutaron a menos sospechosos que los ahorcados en Inglaterra.

The History of Witches and Wizards, 1720.

La Inquisición española puso fin a los juicios por brujería que se habían extendido desde Francia a principios del siglo XVII al asumir jurisdicción sobre las acusaciones de brujería.
La Inquisición española puso fin a los juicios por brujería que se habían extendido desde Francia a principios del siglo XVII al asumir jurisdicción sobre las acusaciones de brujería.

4. Sólo las mujeres fueron juzgadas por brujería

Es cierto que el 80 por ciento de las personas juzgadas y ejecutadas por brujería eran mujeres. Muchos cazadores de brujas, como los de Eichstätt, también seleccionaron a las mujeres sospechosas en lugar de a los hombres, aunque las pruebas podían ser muy similares.

Sin embargo, en algunos lugares, como Rusia, eran los hombres los que constituían la mayoría de los sospechosos de brujería. Esto se debió principalmente a que los rusos conceptualizaban el género de manera muy diferente a la gente de Europa occidental.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la antropología sobre la presidencia de Jair Bolsonaro?

Independientemente de si los sospechosos de brujería fueron acusados ​​ante los magistrados o denunciados bajo tortura, sus vecinas eran las que más probablemente los acusarían.

Compendium maleficarum, 1608.

En Inglaterra, las mujeres marginadas de la sociedad eran más vulnerables a las acusaciones de brujería cuando las cosas les salían mal a sus vecinos, como muertes o daños inexplicables. Este fue el caso de Ursley Kemp, una de las dos brujas sospechosas de St Osyth, Essex, que fueron ahorcadas en 1582. Kemp era una figura marginal en la ciudad, una mujer con un hijo ilegítimo que lograba llegar a fin de mes gracias a sus habilidades curativas.

En Eichstatt, fue producto de los procesos de tortura. Cuando los sospechosos (más del 90 por ciento de los cuales eran mujeres) tuvieron que dar nombres bajo tortura, dieron los de sus vecinos. Las redes de los sospechosos se basaban en su sexo; las mujeres nombraron mujeres y los pocos sospechosos varones nombraron hombres.

5. Las brujas eran en realidad seguidoras de un culto pagano a la fertilidad

Este mito fue promovido por la egiptóloga Margaret Murray a principios del siglo XX y luego fue desacreditado por el historiador C. L’Estrange Ewen casi tan pronto como apareció. Se basó en una lectura parcial de la evidencia de brujería disponible.

Persistió porque Murray escribió el artículo de la Encyclopaedia Britannica sobre brujería que permaneció impreso durante cuarenta años, hasta 1969, y apoyó activamente la nueva religión Wiccan impresa en la década de 1950. Esta nueva religión fue fundada por Gerald Gardner, quien revivió lo que él creía que era una antigua brujería pagana en la década de 1930. Pero no tiene ninguna conexión material con ninguna forma de brujería histórica.

Más en Antropologías:  Lo que los faraones egipcios pueden decirnos sobre los tiranos modernos

La mayoría de las brujas eran mujeres cristianas corrientes que fueron acusadas de brujería por sus vecinos o denunciadas por otros sospechosos bajo tortura.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas