El mundo sobrenatural se volvió una zona segura, explica una antropóloga

-

por DANA PASCAL

Tanya Luhrmann es profesora de antropología psicológica en la Universidad de Stanford. Nació en 1959 y se doctoró en Cambridge. Estudia cómo la cultura da forma a las experiencias psicóticas, disociativas y afines. También estudia la cultura y moral, la formación de psiquiatras, cómo las personas experimentan a Dios, la enfermedad sobrenatural y psiquiátrica. Entre sus libros se incluyen Persuasions of the Witch’s Craft: Ritual Magic in Contemporary England y When God Talks Back. Es alguien fenomenal para preguntarle sobre el significado cultural de Halloween.

—¿Qué papel jugó Halloween en las culturas celtas?

—Halloween viene, para nosotros, de lo que el gran folclorista James George Frazer llamó los “festivales del fuego” de Europa, días particulares en los que los campesinos encendían hogueras y bailaban a su alrededor. Hubo fuegos en Cuaresma y en Pascua; fuegos en pleno invierno y fuegos de necesidad. Sobre todo, hubo incendios en pleno verano, el día del solsticio de verano, el día más largo del año. A lo largo de Europa, las aldeas hicieron fuegos en pleno verano y saltaron sobre ellos, con encantamientos mágicos acerca de la altura de sus cosechas y la salud de su ganado. Halloween fue uno de los dos grandes festivales del fuego celebrados por los celtas. Eran un poco diferentes. Esos dos festivales se llevaron a cabo con seis meses de diferencia, el 1 de mayo y el 1 de noviembre, entre los equinoccios y los solsticios. Es posible que hayan sido dirigidos más por el calendario de pastoreo que por el solar. El primer festival marca el comienzo del verde del verano en un momento en que los rebaños salían a pastar, y el segundo marca el regreso del frío intenso y el momento en que vuelven los rebaños. Los incendios del Primero de Mayo, o Beltane, parecen haber implicado sacrificios. Frazer escribió, de manera controvertida, que “las huellas del sacrificio humano en ellos eran particularmente claras e inequívocas”. Los incendios de Samhain, el 1 de noviembre, se asociaron con los muertos y con una noche en la que se difuminan las paredes entre los mundos materiales e inmateriales.

Más en Antropologías:  Godzilla vs. Kong vs. los legados coloniales para los trópicos

—¿Qué significa realmente la palabra “Halloween”?

—El término “Halloween” es una cristianización de este festival pagano del fuego de los muertos. Significa “Víspera de Todos los Santos” o “Víspera de Todos los Santos”. La fiesta se celebró originalmente en mayo, pero se cambió a noviembre bajo el Papa Gregorio IV en 835. Se estableció como una celebración de los santos y de los recién muertos que aún no habían llegado al cielo. Ir de casa en casa disfrazado parece haber sido parte de la noche en algunas partes de Europa desde el siglo XVI.

—¿Por qué las tradiciones del folclore son importantes para la cultura y la sociedad, y para los niños?

—Las historias son materia del entendimiento humano. Vivimos nuestras vidas a través de la forma en que imaginamos nuestras, y otras, formas de ser. La característica más notable del Halloween moderno es que sugiere cuán seguro se ha vuelto lo sobrenatural. Los niños se disfrazan de fantasmas, brujas y vampiros sin el menor temor de que estos seres invisibles sean reales y, ciertamente, sin el temor de que puedan ser malévolos. Muchos miles de estadounidenses se describen a sí mismos como brujas o “neopaganos” y practican lo que llaman magia. Incluso podrías afirmar que estamos viendo un “re-encantamiento” general del mundo después de las muchas expectativas de la muerte de la religión: una explosión de lo sobrenatural en los libros de Harry Potter, Crepúsculo y muchos otros programas de televisión sobre fantasmas, folclore y magia. Eso es porque valoramos mucho nuestro compromiso imaginativo y el de nuestros hijos, y porque, al final, pensamos que son ficción.

Más en Antropologías:  Los pobres urbanos del Norte Global

—En el mundo actual, ¿cuáles son las mayores controversias de orientación religiosa en torno a Halloween?

—No todos los estadounidenses tratan lo sobrenatural como seguro, particularmente cuando está asociado con la brujería y los demonios. Los evangélicos estadounidenses, sobre todo, intentaron a veces prohibir las celebraciones de Halloween, diciendo que son una trivialización de un mal real y apremiante. Incluso dentro de la comunidad evangélica, sin embargo, estos intentos son controvertidos, y cada Halloween trae una ráfaga de debates.

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas