Halloween es un ritual de rebelión

-

por CONRAD PHILLIP KOTTAK – Universidad de Michigan

Brasil es famoso por el Carnaval, un festival previo a la Cuaresma que se celebra cuatro días antes del Miércoles de Ceniza. El carnaval tiene una distribución limitada en los Estados Unidos. Aquí lo conocemos como Mardi Gras, el Martes Gordo, por el que Nueva Orleans es famosa. Mardi Gras es parte de una tradición latina que Nueva Orleans, debido a su origen francés, comparte con Brasil. Francia e Italia también tienen carnaval. Sin embargo, en ningún lugar la gente invierte tanto en carnaval —en dinero, disfraces, tiempo y trabajo— como en Río de Janeiro. Allí, el sábado y el domingo antes del Mardi Gras, una docena de escuelas de samba, cada una con miles de miembros, salen a las calles para competir en disfraces, bailes rítmicos, cánticos y presentación general.

Estados Unidos carece de una celebración nacional que sea exactamente equivalente al carnaval, pero tenemos Halloween, que es similar en algunos aspectos. Incluso si los estadounidenses no bailan en la calle durante Halloween, los niños salen tocando campanas y pidiendo golosinas. Hacen cosas que no hacen en las noches normales, y se disfrazan, como los brasileños en el carnaval.

El hilo común de los dos eventos es que son tiempos de alteración culturalmente permitida: el carnaval es mucho más fuerte y obvio que Halloween. En los Estados Unidos, Halloween es la única ocasión celebrada a nivel nacional que invierte drásticamente la relación normal entre niños y adultos. Halloween es una noche de disfraces y reveses. Normalmente, los niños están en casa o en la escuela, participando en actividades supervisadas. Los niños son domesticados y diurnos, activos durante el día. Halloween les permite convertirse, una vez al año, en invasores nocturnos del espacio público. Además, pueden ser malvados. El simbolismo de Halloween es potente. A los niños les encanta disfrazarse de malos, ya que disfrutan de los privilegios especiales de la maldad. Darth Vader y Freddy Krueger son figuras de Halloween mucho más populares que Luke Skywalker y los Pitufos.

Más en Antropologías:  La mercantilización del Día de los Muertos

Los niños estadounidenses debidamente inculturados no suelen andar sueltos por las calles por la noche. Por lo general, no se les permite pedir cosas a sus vecinos. Por lo general, no caminan por el vecindario vestidos de brujas, duendes o vampiros. Tradicionalmente, la expectativa de que los niños sean buenos niños y niñas se pasa por alto en Halloween. “Truco o trato” recuerda los días en que los niños que no recibían golosinas hacían trucos como enjabonar ventanas, voltear jardineras y encender petardos en el porche de un cascarrabias.

Halloween es como los “rituales de rebelión” que los antropólogos han descrito en las sociedades africanas, tiempos en los que se invierten las relaciones normales de poder, cuando los impotentes se vuelven contra los poderosos, expresando resentimientos que reprimen durante el resto del año. Halloween permite que los niños se entrometan en el lado oscuro de la fuerza. Los niños pueden obligar a los adultos a que cumplan sus órdenes y castigar a los adultos si no lo hacen. El comportamiento de Halloween invierte los regaños y azotes que los adultos infligen a los niños. Para los adultos, Halloween es una ocasión menor, ni siquiera una festividad. Para los niños, sin embargo, es un momento favorito, una noche especial. Los niños saben de qué se tratan los rituales de rebelión.

Halloween es, por tanto, una festividad que invierte dos oposiciones importantes en la vida estadounidense: el equilibrio de poder adulto-niño y las expectativas sobre el bien y el mal. El origen de Halloween se remonta dos mil años a Samhain, el Día de los Muertos, la fiesta más importante de la religión celta. Dado su desarrollo histórico a través de ritos paganos, supresión de iglesias y creencias sobre brujas y demonios, Halloween continúa cambiando la distinción entre el bien y el mal. Los niños inocentes se disfrazan de brujas y demonios y hacen realidad sus fantasías de rebelión y destrucción. Una vez al año, las brujas adultas reales son entrevistadas en programas de entrevistas, donde tienen la oportunidad de describir sus creencias tan solemnemente como lo hacen las figuras religiosas ortodoxas. La moral puritana y la necesidad de un comportamiento público adecuado son temas importantes en la sociedad estadounidense. Las reglas están en suspenso en Halloween y las cosas normales se invierten. Es por eso que Halloween, como el Carnaval en Brasil, persiste como un ritual de reversión y rebelión, particularmente como una válvula de escape para las frustraciones y resentimientos que se acumulan durante la enculturación.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la antropología sobre Halloween?

Fuente: Universidad de Houston/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas