Tu cuerpo en la cultura del consumo

-

por JAMIE E. SHENTON – Centre College

Tengo una hija de ocho años. De vez en cuando, la descubro mirando su reflejo en varias superficies brillantes de la casa, volteándose hacia un lado, admirando su cintura y alisándose el cabello.

“Mamá, ¿te gusta este brillo de labios?”

“Mamá, ¿debería llevar el pelo suelto?”

“Mamá, ¿por qué estos jeans se llaman ‘delgados’?”

Estas preguntas provienen de una mente joven preocupada y perspicaz que sabe exactamente cómo la valorará la sociedad estadounidense: cuanto más “bonita” eres, más “vales”. Los niños que intimidan a otros en la escuela, los comerciales en la televisión, los catálogos de ropa y los comentarios casuales “anti-gordura” de otros adultos le enseñaron que ella es un objeto a ser mirado.

El creciente movimiento de positividad corporal cuestiona estos estándares de belleza al instar a la aceptación de cuerpos de todas las formas y tamaños. Este movimiento, junto con las presiones del mercado, obligaron a las principales marcas de moda de Estados Unidos, incluidas Old Navy y Aerie, a ampliar sus estrategias de marketing y hacer tallas más inclusivas. Por el contrario, marcas como Victoria’s Secret se enfrentaron a críticas y a la caída de las ventas por su negativa a aceptar los llamados generalizados a favor de la inclusión corporal y su persistente mantenimiento de estándares corporales poco realistas.

Si bien apoyo de todo corazón el impulso de una mayor inclusión en la moda, me preocupa que centrar tanta atención en la falta de representación de diversos tamaños en la industria de la moda distraiga la atención de los problemas más profundos que nos ocupan. El verdadero problema al que se enfrentan mi hija y otros jóvenes es doble: enseñar a los niños que los cuerpos son objetos que deben examinarse y luego decirles que comprar cosas es la forma de lidiar con las inseguridades generadas por los estrictos estándares de apariencia.

Las representaciones públicas de formas y tamaños corporales más diversos pueden ayudar a combatir las inseguridades corporales, pero no cuando se crean y difunden solo al servicio del consumo. La positividad corporal de esta forma perpetúa un círculo vicioso: la gente aprende a ver el consumo capitalista como la solución a los problemas causados ​​por el consumo capitalista. Este enfoque no conducirá a un mayor sentido de autoestima ni a comunidades más inclusivas y justas.

Las apuestas son altas. Las demandas capitalistas de consumo dentro de la industria mundial de la moda generaron violaciones atroces de los derechos humanos y ambientales. Las cadenas de suministro siguen a la pobreza, explotando a los trabajadores de los países más pobres para llevar ropa barata a compradores de los países más ricos. La fabricación y el transporte de ropa gravan un planeta ya frágil, contribuyendo con un 10 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

En lugar de continuar con estos ciclos dañinos, debemos brindarles a los niños habilidades de pensamiento crítico para que puedan hacer frente a una industria de la confección que envuelve su autoestima en la compra de jeans de cualquier tamaño.

Más en Antropologías:  Antropólogos rusos contra la invasión a Ucrania

Como antropóloga que ha pasado mucho tiempo estudiando las normas de género y el cambio social, creo que tenemos mucho que aprender de cómo otras sociedades piensan sobre los cuerpos. Por ejemplo, entre las comunidades indígenas Kichwa, donde he realizado trabajo de campo, la gente tiende a pensar en sus cuerpos en términos de lo que pueden hacer, o qué tan fuertes son, en lugar de cómo se ven. Ese es el modelo que estoy tratando de enseñarle a mi hija, hasta ahora, con un éxito limitado.

La verdad es que he luchado con mi cuerpo toda mi vida. Cuando era adolescente, me di cuenta de que podía ser tan flaca como quisiera (corrección: tan flaca como la sociedad estadounidense quería que fuera) si me esforzaba lo suficiente. Entonces, comí las mismas comidas una y otra vez. La cena consistió en una porción de pechuga de pollo no más grande que la palma de mi mano, dos recipientes de compota de manzana “sin azúcar agregada” y dieciocho cacahuates. Dieciocho cacahuetes: ni más ni menos. La gente de mi vida se reía mientras los contaba.

Pensando en retrospectiva, me preocupa que nadie me haya preguntado qué estaba haciendo o sugerido que me detuviera. De hecho, cuanto más flaca me volvía, más refuerzo positivo recibía.

No fue hasta que me sumergí en la escuela de posgrado en antropología que pude aprender que lo que me estaba haciendo a mí misma era parte de un problema social más grande, uno que relaciona la autoestima de un individuo con su apariencia y propaga sentimientos de culpa y vergüenza por comer. El trabajo de la crítica cultural y académica de estudios de género, Susan Bordo, en particular, puede haberme salvado la vida.

En Unbearable Weight: Feminism, Western Culture, and the Body, un texto feminista clásico, Bordo argumenta que la cultura estadounidense está dominada por tensiones contrapuestas: se espera que las mujeres logren un “yo perfectamente administrado y regulado” mientras viven en una cultura de consumo que hace esto imposible. Abrumadas por el impulso de consumir, la autoestima de las mujeres se convierte en qué tan bien pueden “controlarse a sí mismas”. Por lo tanto, las mujeres están preparadas para el fracaso, y el fracaso se manifiesta en luchas con la alimentación y la imagen corporal.

A medida que proseguía mis estudios, comencé a ver que muchas mujeres no tienen tiempo ni energía para luchar contra una industria de la moda que capitaliza sus inseguridades y las alivia a través del consumo. Algunas se adormecen al llenar sus carritos de compras en línea mientras navegan a través de las últimas tendencias de la moda rápida. La autoestima disfrazada de blue jeans siempre está a solo un clic de distancia.

Sin embargo, no todas las personas que se identifican como mujeres enfrentan las mismas presiones. Anti-Fatness, por ejemplo, también se cruza con ideas dañinas sobre la raza, la sexualidad, la capacidad y otros marcadores de identidad. La necesidad cultural de una sociedad de cuerpos “en control” intensifica temores injustificados de cuerpos “rebeldes” que no se ajustan al ideal socialmente construido de cuerpos blancos, delgados, sin discapacidades y cisgénero.

Más en Antropologías:  Lo que Bolsonaro nos enseña sobre las religiones afrobrasileñas

La socióloga Sabrina Strings brinda un relato detallado de cómo la lucha contra la gordura está arraigada en la lucha contra la negritud. Ella rastrea la historia del “sensualismo negro”, o el encuadre estereotipado de las mujeres negras, “patológicamente propensas a las indulgencias sexuales y orales”, que engordan sus cuerpos. Strings muestra cómo los discursos médicos y de salud pública intentan disciplinar a las mujeres negras y sus cuerpos tratándolas como “enfermas” y, por lo tanto, necesitadas de control.

En otras palabras, la lucha contra la gordura sirve no solo para controlar a las mujeres, sino como una herramienta para defender las estructuras de poder supremacistas blancas y capacitistas.

Mi hija aún no puede leer textos feministas ni comprender completamente las críticas al capitalismo global. Pero discutimos regularmente cómo el propósito de la publicidad es convencernos de comprar cosas a través de imágenes que son altamente fabricadas. Hablamos de cómo, con el tiempo, lo que se considera bello ha cambiado. También hablamos sobre el propósito de la comida: nutrirnos y alimentarnos.

Lo más importante es que hablamos sobre lo que nuestros cuerpos pueden hacer. Hablamos de lo agradecidas que estamos por nuestros cuerpos, los únicos cuerpos que tendremos, que nos permiten columpiarnos, nadar, andar en patineta, reír y abrazar a su hermanito. Nuestros cuerpos son mucho más que cosas bonitas para mirar. Como dice el mantra en mi casa: “Soy fuerte. Soy valiente. Soy lista. Soy suficiente. Me quiero a mí misma. Y te amo.”

No puedo atribuirme el mérito de esta forma de pensar.

Como antropóloga, tuve el privilegio de trabajar con mujeres indígenas Kichwa en una pequeña comunidad ribereña en la Amazonía ecuatoriana. Y aunque mi trabajo de campo se llevó a cabo hace una década, todavía llevo conmigo algunas lecciones importantes de esa época.

Mi investigación exploró cuestiones sobre el cuerpo, el género y el cambio social. ¿Cómo pensaban las mujeres kichwas sobre sus cuerpos? ¿Había diferencias generacionales entre las niñas que iban a la escuela y sus madres y abuelas campesinas? ¿Qué impacto, si hubo alguno, tuvieron los medios externos como Internet y la televisión por satélite en sus ideales de belleza e imagen corporal?

Si bien los ideales de belleza occidentales que valoraban la delgadez no estaban totalmente ausentes en la comunidad, descubrí que, al igual que sus madres y abuelas, las mujeres jóvenes aún sentían reverencia por las mujeres lo suficientemente fuertes como para cuidar a sus parientes. Suyos eran cuerpos que atendían haciendas y familias.

Irónicamente, una forma en que las mujeres kichwa hablaban de su fuerza corporal era haciendo referencia al pollo, aunque no a la porción de carne blanca sin sabor del tamaño de la palma de la mano a la que yo solía llamar cena. Una mujer kichwa se comparó a sí misma con las gallinas criollas, duras y delgadas que deambulan por su comunidad: “pollos criollos”. Esto la distinguía, dijo, de los “pollos comprados en la tienda”, engordados en granjas industriales, luego envueltos en plástico y amontonados en los estantes refrigerados del Super Tía, un nuevo y reluciente supermercado ubicado en una ciudad cercana. Esta mujer vio con orgullo su cuerpo robusto, moldeado en y por la tierra, como superior a los cuerpos de quienes están acostumbrados a vivir en la ciudad.

Más en Antropologías:  Los tiempos del antropólogo solitario quedaron atrás

Otra mujer comentó que los kichwas son “gente de yuca y plátano”, es decir, gente construida a partir del trabajo exigente de la agricultura y de los alimentos básicos que este trabajo produce para los parientes.

Los miembros de la comunidad estaban preocupados por la aparición de nuevos estándares de apariencia dañinos. Sin embargo, se sintieron animadas por una poderosa admiración cultural, incluso entre niñas y adolescentes, por lo que podían hacer las mujeres fuertes. Este enfoque en la fuerza y ​​el cuidado por los demás mitigó los problemas asociados con la cosificación de los cuerpos para aumentar el consumo. Para las kichwas que conocí, la autoestima de uno estaba ligada en última instancia a tener un cuerpo que produce y actúa en nombre de las necesidades de los demás.

Esto, por supuesto, es lo que a menudo falta en los mensajes que las niñas ven y escuchan en el contexto estadounidense. En el ideal estadounidense, la autoestima depende del consumo para tener un cuerpo que se ajuste a las percepciones de los demás. El valor depende de lo que las mujeres y las niñas puedan comprar. Y ese es el problema que debemos enfrentar si realmente queremos adoptar la positividad corporal.

No puedo quitarme la sensación de que le estoy fallando a mi hija. A pesar de mis mejores esfuerzos para enseñarle que la autoestima no depende de la apariencia, todavía sabe que, en un apuro, la pantalla del televisor es un buen espejo. Nuestro mantra familiar sobre el amor propio suena hueco sin refuerzo público.

Entonces, ¿deberían los minoristas de moda continuar atendiendo y destacando cuerpos más diversos? Seguro. Pero la representación por sí sola no soluciona el problema de la objetivación ni proporciona una alternativa al consumo.

En cambio, debemos enseñarles a los niños que la autoestima no se puede encontrar en un nuevo par de jeans, incluso en los que vienen en una gran variedad de tamaños. Viene de cultivar la fuerza, valentía y habilidades de pensamiento crítico para que crean que son suficientes y se amen a sí mismos y a sus cuerpos incondicionalmente, incluso frente a una industria de la moda cuyo resultado final depende de darles todas las razones para creer lo contrario.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas