Arqueología de latas de cerveza

-

por JESS ROMEO

En 1993, David Maxwell notó una preocupante escasez de guías infalibles para datar latas de cerveza. En un esfuerzo por llenar ese vacío, el arqueólogo, que coleccionó más de 4500 latas de cerveza antiguas a lo largo de su vida, compiló una útil guía de identificación de campo destinada a ayudar a los investigadores a identificar “cambios en las características de diseño mayores y menores en las latas de cerveza, para producir estimaciones de edad precisas dentro de los cinco años de producción”.

El estudio arqueológico de las latas de cerveza es un pequeño nicho dentro del campo de la “arqueología de las latas”. Para los arqueólogos, el valor de las latas proviene de una característica clave: la disponibilidad. Según la arqueóloga Jane Busch, “el descarte inmediato hace que la lata sea una valiosa herramienta de datación para la arqueología”, ya que “hay pocos usos para una lata de tomate abierta una vez que se acaban los tomates”. Aunque las latas de cerveza son relativamente modernas en comparación con algo así como una lata de leche de metal de la Guerra Civil, Busch argumenta: “El arqueólogo histórico que ignora la lata de cerveza en su sitio es como el arqueólogo prehistórico que ignora la cerámica histórica”.

Las primeras latas de cerveza no aparecieron en el mercado hasta 1935. Según la guía de Maxwell, la forma más segura de fechar aproximadamente estas primeras latas de acero revestidas de estaño es mirar la etiqueta (si dice “Impuesto sobre la Renta Interna Pagado”, por ejemplo, sabrán que data de entre 1935 y 1950). Pero si la lata está demasiado desgastada para identificarla, explica Maxwell, el siguiente mejor punto de referencia es la forma.

Más en Antropologías:  Arqueología del resto de los mortales

La forma más popular fue la tapa de cono (una lata rematada con una cabeza en forma de embudo y sellada con una tapa de botella). Este recipiente de punta estrecha era familiar para los bebedores de cerveza y relativamente fácil de producir para las fábricas, ya que se parecía a las botellas de cerveza tradicionales. Por el contrario, los clientes inicialmente quedaron estupefactos por la clásica lata de cerveza cilíndrica con una parte superior e inferior planas. Las primeras latas incluso se vendían con “instrucciones de apertura, generalmente con ilustraciones, incluidas como parte de la etiqueta”, escribe Maxwell.

En la década de 1940, explica, “cesó la producción de cerveza enlatada para el mercado interno debido a las restricciones en la disponibilidad de hojalata”. Aún así, se enviaron más de un millón de latas al extranjero para los militares. Los soldados podían beber sus brebajes en latas de camuflaje de color verde oliva y plata especialmente fabricadas para ellos. Después de la guerra, cuando volvió la producción nacional, las latas explotaron en popularidad y su aspecto se volvió más homogéneo. Las tapas planas, que alguna vez fueron arcanas, ganaron a las tapas cónicas, porque eran más fáciles de hacer, llenar y almacenar.

El siguiente gran avance se produjo con la invención de las lengüetas extraíbles en la década de 1960. Estas primeras pestañas se desprendían por completo de las latas y causaban un problema de basura tan excesivo que Oregon las prohibió por completo. Esto condujo a la invención de la “StaTab”. En la década de 1970, las latas de aluminio livianas dominaron la industria. Las empresas también se volvieron mucho más creativas: si encuentran una lata de cerveza especial original (como una en forma de barril o decorada para conmemorar el Bicentenario), probablemente sea de este período. Los años 70 y 80 trajeron latas con anilla, latas con botón, latas con bordes más cónicos y, eventualmente, códigos de computadora y etiquetas de advertencia del gobierno.

Más en Antropologías:  La domesticación de los pollos

Para arqueólogos como Maxwell, el hecho de que las latas de cerveza estén presentes “prácticamente en todas las partes del paisaje sugiere que deberían ser usadas por arqueólogos interesados en inferir la edad de los depósitos históricos, o la fecha de intrusión en sitios prehistóricos”. La humilde lata de cerveza, está claro, tiene una vida mucho después de que se vacía.

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas