También podemos cambiar el mundo comiendo huevos de chocolate

-

por ROBERT EDIS, KANIKA SINGH y RICHARD MARKHAM

El cacao es probablemente el producto básico más sostenible de todos los comercializados internacionalmente, por lo que hay varias razones para “sentirse bien” por comer, en esta Pascua, el chocolate elaborado con este producto, al menos cuando el cacao es cultivado por pequeños productores y comercializado por procesadores que están comprometidos con el reparto equitativo de ganancias

Aquí hay algunas maneras de saber si estás del lado bueno.

Impacto medioambiental

Como especie silvestre, el cacao (Theobroma cacao) se origina en la selva tropical de la cuenca del Amazonas y las estribaciones de los Andes. En la naturaleza, crece como una especie de “sotobosque”, a la sombra del dosel del bosque lluvioso. Gran parte de la cosecha de cacao del mundo se cultiva de manera similar, a la sombra de árboles más altos en plantaciones mixtas.

A diferencia de muchos cultivos de plantación, como el caucho y la palma aceitera, el cacao se puede cultivar con una mezcla diversa de otras plantas. Por supuesto, no todos los productores producen de esta manera, por lo que, si preservar la biodiversidad te parece una prioridad, busca la certificación Rainforest Alliance.

El cacao necesita mucha agua para sobrevivir, por lo que las grandes plantaciones de regadío tienen una huella hídrica alta. Por otro lado, casi todo el cacao de los pequeños productores se cultiva sin irrigación en áreas de mucha lluvia, por lo que el agua utilizada en la producción del cacao es casi nula (aparte de una pequeña cantidad de agua utilizada en el procesamiento).

Otro aspecto ambiental es el uso de fertilizantes y pesticidas. Cuando se cosechan las mazorcas de cacao, se llevan muchos nutrientes fuera del ecosistema. En promedio, un kilogramo de cacao seco contiene 36 gramos de nitrógeno, 6 gramos de fósforo, 72 gramos de potasio, 7 gramos de calcio y 6 gramos de magnesio.

Más en Antropologías:  Una etnografía sobre recicladores urbanos

Esto significa que mantener la condición del suelo es fundamental. Puede lograrse con una aplicación cuidadosa de fertilizantes, aunque esto rara vez ocurre y el agotamiento del suelo se convirtió en un problema importante que lleva a los grupos de ayuda a alentar un mayor uso de fertilizantes.

Sin embargo, una investigación en Sulawesi, apoyada por el Centro Australiano para la Investigación Agrícola Internacional y el gigante del chocolate Mars Inc, demostró que el uso de una combinación juiciosa de árboles de sombra fijadores de nitrógeno y compost (preferiblemente producido con la ayuda de cabras) puede mantener la fertilidad del suelo e incluso recuperar la sabana agotada de pastos de lanza para la producción de cacao.

Encontrar un buen chocolate

La buena noticia es que hay muchos productores de chocolate que evitan todos estos problemas. Hay dos formas de encontrarlos: buscar certificaciones o buscar pequeñas operaciones en nuestra región.

La certificación Fairtrade significa que los pequeños productores de los países en desarrollo obtienen una parte justa del precio que pagas.

Mientras tanto, la certificación Rainforest Alliance garantiza que la selva tropical no ha sido talada para dar paso a plantaciones insostenibles.

Si te preocupa el uso de fertilizantes y pesticidas, UTZ (que recientemente se fusionó con Rainforest Alliance) incorporó la productividad sostenible en sus sistemas de certificación.

Todos estos esquemas de certificación están ampliamente disponibles para las empresas multinacionales. Algunas de las compañías de chocolate más grandes del mundo, incluidas Mars, Ferrero, Hershey y Nestlé, se comprometieron a obtener cacao 100% certificado, por lo que es posible comprar cacao sostenible sin siquiera darse cuenta.

En el otro extremo de la escala están las pequeñas explotaciones, que probablemente carezcan de este tipo de certificaciones. Eso no siempre significa que sean malas para el medio ambiente o que los productores no obtengan un precio justo. Puede ser simplemente que el gasto de la certificación formal no valga la pena para muchas operaciones pequeñas.

Más en Antropologías:  Seis maneras de reducir la soledad en estas fiestas

Gran parte de este chocolate es orgánico más o menos por defecto, ya que muchos pequeños productores, especialmente en la región del Pacífico, simplemente no usan agroquímicos. También es más probable que se cultive en áreas muy boscosas, con una huella hídrica casi nula.

En su búsqueda de sabores únicos y de alta calidad, varios fabricantes de chocolate boutique australianos comenzaron a obtener sus granos directamente de los productores de cacao. Por ejemplo, Bahen & Co. en Margaret River, Australia Occidental, compra frijoles directamente de las comunidades en la isla de Malekula en Vanuatu, mientras que Jasper & Myrtle en Canberra compra a los productores en la isla de Bougainville en Papúa Nueva Guinea, que anteriormente estaba en problemas.

Estos programas significan que estos productores pudieron probar el chocolate de sus propios granos por primera vez y, por lo tanto, comprender cómo su propio procesamiento de los granos, a través de la fermentación y el secado, afecta la calidad del producto final.

Aún más valor puede permanecer con los productores locales y sus comunidades si el chocolate en sí se fabrica en el país. Los visitantes que pasan por las tiendas libres de impuestos al salir de Papúa Nueva Guinea pueden haber comprado chocolate Queen Emma, fabricado por Paradise Foods en Port Moresby, mientras que los que salen de Nadi pueden haber comprado chocolate Fijiana fabricado por la empresa local Adi’s Chocolate.

Los compradores australianos pronto podrán comprar chocolate Aelan: barras de origen único de cuatro islas diferentes de Vanuatu, fabricadas en Port Vila por ACTIV, una ONG victoriana fundada y operada con principios de comercio justo.

En el último extremo de la tendencia del chocolate fino de aroma se encuentran las tabletas de chocolate sin aditivos artificiales de ningún tipo. Una receta favorita entre los catadores de chocolate más exigentes es simplemente mezclar 80% de “nibs” de cacao (granos molidos gruesos) con 20% de azúcar y “concharlos” suavemente hasta que quede suave y delicioso.

Más en Antropologías:  El elemento del diablo

¿Qué pasa con las millas de alimentos y la huella de carbono?

El grano de cacao típico de la región de Asia y el Pacífico lo compra el representante local de un comerciante mundial de productos básicos. Se envía a Singapur, o directamente a Indonesia, que tiene capacidad para moler unas 600.000 toneladas de cacao al año. Los frijoles molidos o enteros luego viajan hacia Europa.

Bélgica tiene una reputación bien establecida como el proveedor preferido mundial de “licor de cacao”, y parte de este se envía de regreso a Australia como materia prima para la fabricación local de chocolate, ahora con una huella de carbono considerable.

Otros granos se enviarán a Francia, Italia, Suiza (o permanecerán en Bélgica) para fabricar deliciosos chocolates, y algunos de estos también se enviarán de regreso a nuestra región para la venta minorista. Si los combustibles fósiles y el calentamiento global están entre tus preocupaciones, considera buscar un producto de chocolate que haya sido cultivado y procesado cerca.

En resumen, con un poco de atención a la historia de fondo, esta Pascua puedes disfrutar de una amplia gama de nuevas y deliciosas experiencias de chocolate, y sentir que estás contribuyendo al mismo tiempo al desarrollo equitativo y sostenible del planeta.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas