¿Cómo medir una montaña?

-

por JAMES MACDONALD

No es fácil medir una montaña. Con 8.848 metros, el Everest es la montaña más alta del mundo sobre el nivel del mar. La altura de la poderosa montaña se conoce desde mediados del siglo XIX, pero ¿cómo la midieron? Los altímetros no eran muy precisos en ese momento. El GPS no existía. Obtener esta información geográfica aparentemente básica tomó casi cien años, miles de horas-persona y mucha trigonometría.

El Monte Everest, como se le conoce en inglés, lleva el nombre de Sir George Everest, quien fue el agrimensor general de la India (entonces una colonia británica) hasta 1843. Sin embargo, el trabajo real de medir la altura de la montaña comenzó con su sucesor, Andrew Waugh. Waugh encargó un amplio estudio del Himalaya.

Para medir el Everest, los topógrafos de Waugh usaron un método llamado triangulación. Los observadores examinaron el pico desde varios puntos. Conociendo la distancia desde los puntos hasta la montaña, pudieron medir el ángulo desde el pico del Everest hasta sus puntos de observación. Para calcular la altura real de la montaña sobre el nivel del mar, los propios observadores tenían que conocer su propia elevación sobre el nivel del mar. Dada la distancia y el ángulo, se utilizó trigonometría básica para calcular la altura de la montaña en relación con el observador.

Pero el equipo de Waugh fue perseguido por la refracción atmosférica, o la curvatura de la luz a lo largo de largas distancias, cuando pasa a través de diferentes densidades de aire. La refracción provoca un efecto similar al de un espejismo, que puede hacer que los objetos parezcan más altos o más bajos de lo que realmente son. La refracción es peor en distancias más largas y, en ese momento, por razones políticas, los topógrafos de Waugh no podían acercarse demasiado a la montaña. La mayoría de las observaciones de Waugh se realizaron a más de 160 kilómetros de distancia. Y, sin embargo, el equipo de Waugh ideó la medida notablemente precisa de 8.839,8 metros. La montaña se midió numerosas veces durante el siglo siguiente, y cuando finalmente se concedió el acceso y se pudieron realizar mediciones precisas, se agregaron 8,2 metros a la altura.

Más en Antropologías:  El futuro está en las ciudades

Hoy en día, medir la altitud con precisión es mucho más fácil gracias a los satélites y al GPS, pero sigue existiendo un problema importante: las montañas, especialmente el Himalaya, no se mantienen constantes. El Himalaya se formó por la colisión de la placa india con la placa euroasiática, y la cordillera sigue siendo sísmicamente muy activa. Los terremotos frecuentes afectan la elevación. Algunos terremotos tienen impactos menores, como cuando un deslizamiento de tierra remueve unos pocos metros de roca de una cumbre. Pero el movimiento en una falla puede aumentar la elevación hasta cinco metros en poco tiempo. De hecho, porciones enteras de la gama aumentan cada año. Por otra parte, el propio Everest puede haberse reducido notablemente en el terremoto de Nepal de 2015.

Luego hay otras preocupaciones. Por ejemplo, ¿la nieve y el hielo forman parte de la altura de una montaña? Los escaladores y otros tienen un gran interés en la altura de una montaña, por lo que medir los picos principales puede ser un tema delicado. Pero las ideas preconcebidas significan poco en un planeta en constante cambio.

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas