Antropología del cuidado: el nuevo emoji de Facebook

-

por DEVIN PROCTOR y TARIQ ADELY

En abril de 2020, Facebook introdujo una nueva reacción de “Me importa” a su plataforma en forma de un emoji de carita sonriente abrazando un corazón. Esta fue la primera reacción nueva desde 2015, cuando “Me gusta” se unió a “Me encanta”, “Me divierte”, “Me asombra”, “Me entristece” y “Me enoja”. Ahora, ante el aumento del número de pandemias, Facebook, quizás con retraso, estaba dando a los usuarios la opción de expresar empatía. El gerente de comunicaciones de tecnología de Facebook, Alexandru Voica, tuiteó por primera vez la imagen junto a un corazón pulsante de color púrpura como “una forma para que las personas compartan su apoyo mutuo durante este tiempo sin precedentes”. Ya sea que “Me importa” surgiera del altruismo o el oportunismo de la empresa asediada, el mismo acto de abrazar durante la pandemia, tan difícil de conceptualizar en lo digital y tan necesario en lo físico, era lo que la gente necesitaba y, sin embargo, no podía hacer.

Facebook había estado planeando una séptima reacción durante algunos años, luego del éxito de la suite de 2015. En la publicación del blog de la empresa, “¿Puedo recibir un abrazo? La historia de la reacción de Me Importa de Facebook”, el gerente de producto Misbah Uraizee explica que, incluso antes de la pandemia, pensaban: “’Me importa’ ya funciona muy bien”, pero necesitaban “encontrar una reacción que funcione para casos en los que no se trata únicamente de amor, como cuando alguien quiere mostrar una emoción como simpatía, apoyo o cariño. Algo más allá del amor”. El equipo de diseño pensó que un abrazo sería la mejor manera de transmitir esto, pero los intentos de un emoji de abrazo siempre fueron “un fracaso espectacular. Simplemente no funcionaba. Parecían manos de jazz, o estar emocionado, o dos ositos de goma aplastados. […] Luego vino el COVID-19. Y muy rápidamente, esta séptima reacción se volvió más urgente”. Aunque aparentemente es una actualización intrascendente de Facebook, la reacción de Me importa es parte de una historia más amplia sobre la necesidad y el cultivo de la atención encarnada en los mundos online y offline.

En la época en que se presentó Me importa, estábamos en las etapas iniciales de un proyecto de Investigación de Respuesta Rápida de la Fundación Nacional de Ciencias de la Universidad George Washington, Rituals in the Making, que investigaba cambios repentinos en las prácticas funerarias y conmemorativas durante la pandemia de Covid-19. Estábamos lidiando con un problema similar: ¿Cómo los individuos y las comunidades brindan apoyo, cercanía y amor (en una palabra, cuidado) durante los momentos de duelo, especialmente cuando no podemos reunirnos físicamente para los rituales de recuerdo y conmemoración? ¿Cómo se traducen, adaptan o recrean estas prácticas en espacios digitales como Facebook, ya sea en una transmisión en vivo de un funeral o en una página conmemorativa?

De meme a memorial

La introducción de la reacción Me importa y su adopción por parte de los usuarios de Facebook habla de cómo la pandemia de Covid-19 ha provocado innovaciones, a menudo en virtud de la necesidad, en la expresión de la emoción, el tacto y la conexión humana dentro de los espacios digitales. Al mismo tiempo, este emoji empático ejemplifica cómo los intentos de cultivar formas encarnadas de cuidado vienen con limitaciones, así como negociaciones sobre convenciones de uso. La creatividad y la fricción de este proceso se manifiestan claramente cuando el sombrío espacio de la conmemoración se encuentra con los espacios performativos y, a menudo, lúdicos de Facebook. Por ejemplo, y en la verdadera forma de Internet, Me importa se convirtió rápidamente en un meme cuando los usuarios reemplazaron el corazón con objetos culturales, desde personajes de dibujos animados hasta celebridades y armas automáticas. Comenzó un rumor de que era en secreto un símbolo de un grupo de odio, después de que un cartel falso de la Liga Anti-Difamación circulara a través de las redes sociales afirmando que Me importa había sido cooptado por grupos nacionalistas blancos. Con el tiempo, el uso previsto de la reacción, como una forma de mostrar apoyo, superó la travesura inicial de Internet, pero no parece haber ningún consenso sobre cómo los usuarios deberían emplear la reacción de manera ideal.

Junto con la teorización de la memificación y la conspiración, se produjo una forma de contención más mundana cuando los usuarios de Facebook negociaron las convenciones de cuándo, dónde y cómo se debe usar el nuevo emoji. En el contexto de la pandemia, las ocasiones y los contextos de la interacción en línea también podrían resultar bastante desconocidos, ya que los usuarios se vieron obligados a integrar los medios digitales en contextos que tradicionalmente los excluyen. En julio de 2020, asistimos a un evento de duelo comunitario organizado por una organización llamada COVID Memorial y transmitido en vivo a través de Facebook. El evento marcó el sombrío hito de 150.000 muertes por COVID-19 en los Estados Unidos. Los organizadores habían recopilado fotografías y breves textos conmemorativos de las familias de los fallecidos, que luego proyectaron sucesivamente en un gran muro en Washington. Estos memoriales proyectados ocuparon la ventana de Facebook alternando tomas de primer plano y amplias de la pared durante la mayor parte del evento. En la esquina superior izquierda, una cuenta corriente mostraba cuántas personas estaban viendo la transmisión en un momento dado, un recordatorio regular de la digitalidad. De vez en cuando, un transeúnte caminaba por la parte inferior del marco, puntuando la falta de corporalidad. En el cuadro de comentarios en el lado derecho de la pantalla aparecieron mensajes de familiares y dolientes que expresaron, junto con sus frustraciones por la respuesta federal al COVID-19, un profundo agradecimiento por tener este espacio para llorar y honrar a sus seres queridos.

Más en Antropologías:  Los tiempos del antropólogo solitario quedaron atrás

A mitad del memorial, un asistente anota que “vio a mi papá en el muro”. Otro doliente reacciona con Me encanta, mientras que un tercero reacciona con Me importa. Ver un monumento al padre de uno proyectado en el muro, al tiempo que genera consuelo y aprecio, también es un recordatorio de una vida perdida: los usuarios de las redes sociales diseñaron la plataforma como un espacio de pérdida y duelo. Este breve intercambio —el comentario, las reacciones y el contexto complejo en el que tiene lugar esta interacción— refleja las limitaciones de las reacciones, pero también la forma específica en que Me importa proporciona una experiencia digital diferente. Cuando el doliente reacciona con Me encanta, esto podría significar algunas cosas: que le encanta el comentario, que le encanta el posteo original, que conocía y amaba a la víctima en el muro, o incluso que tiene un sentimiento general de amor con respecto al evento. Las reacciones enfrentan límites en estas situaciones estratificadas porque son unidireccionales por diseño: “Siento esto por algo”. Pero Me importa hace otra cosa; es relacional. Me importa dice: “Siento empatía hacia ti”. Crea un espacio afectivo tanto para el posteo original como para el reactor.

Comunicación, emoción y texto

El 13 de enero, el New York Times publicó un perfil sobre las familias de personas encarceladas en los Estados Unidos que habían muerto de COVID-19. Cuando el Times publicó el artículo en Facebook, los comentaristas ofrecieron condolencias, muchas de las cuales provocaron reacciones de Me importa, así como condenas al sistema penitenciario privado. Sin embargo, una gran cantidad de comentarios condenaron a las personas encarceladas o respondieron secamente con alguna repetición de “cometen el crimen, cumplan la condena”, lo que a menudo genera Me gusta o incluso reacciones de Me divierte. En respuesta, un lector señaló las suposiciones subyacentes de que todas las personas encarceladas eran culpables o que la sentencia era proporcional al crimen: “La falta de compasión más el juicio absoluto antes de comprender es una tragedia. Seamos humanos”. En la publicación se adjuntaron las reacciones de Me gusta, Me encanta y Me entristece, pero no Me importa, a pesar de los llamados explícitos de la publicación a la compasión y la empatía. Aquí hay otro momento en el que los usuarios de Facebook negociaron colectivamente el significado y el uso de la reacción. A diferencia de las condolencias para las familias en duelo o el COVID Memorial, la intervención del comentarista abrió un espacio que era mucho más deliberativo que afectivo, aunque estas categorías a menudo son difíciles de desenredar. A un colaborador del hilo le podría gustar, por ejemplo, el sentimiento expresado por el comentarista inicial, pero responder con la nueva reacción, como si dijera: “Me importa este tema”, era hacer un mal uso del emoji. Los 215 reactores en el hilo, ninguno de los cuales utiliza Me importa, demostraron comprender que el nuevo emoji debería reservarse para momentos de conexión intersubjetiva y afectiva, como una expresión empática durante un momento de duelo colectivo.

Si bien Facebook clasifica Me gusta, Me encanta, Me importa, Me divierte, Me sorprende, Me entristece y Me enfada como “reacciones” debido a su uso previsto en la plataforma (reaccionar a las publicaciones), encajan en la categoría más grande de emoji: pequeños íconos digitales que se usan para expresar un emoción, por ejemplo. Los emojis evolucionaron a partir de emoticones anteriores, que expresaban emoción de manera similar, pero a través de herramientas textuales disponibles, por ejemplo :). El primer emoticón a menudo se remonta a 1982, cuando un usuario de un tablón de anuncios en la Universidad Carnegie Mellon propuso 🙂 para los comentarios que pretenden ser bromas. Este fue un intento de solucionar lo que sigue siendo uno de los problemas más persistentes de la comunicación online: la incapacidad para expresar el tono. Pero no era la primera vez que alguien usaba herramientas textuales de esta manera. En el artículo de Baltimore Evening Sun de 1964, el periodista Ralph Reppert describe el hábito de su tía de escribir una aproximación de “irónico” en sus cartas con este ejemplo: “Tu prima Vernie es una rubia natural otra vez -)”. En una entrevista con el New York Times en 1969, el novelista Vladimir Nabokov afirma: “Debería existir un signo tipográfico especial para una sonrisa, una especie de marca cóncava, un corchete redondo supino”. Si nos remontamos aún más atrás, el narrador y periodista Ambrose Bierce sugirió en 1887: “Una mejora en la puntuación: un punto de risa o una nota de cachinnation. Está escrito así ⌣ y representa, en la medida de lo posible, una boca sonriente”.

Más en Antropologías:  Matando a los trabajadores que nos alimentan

Todos estos ejemplos intentan abordar la dificultad de transmitir ciertos matices de la comunicación a través de la palabra escrita de una manera sorprendentemente similar: todos ilustran un rostro humano; encarnan el texto. Los emoticonos proliferaron, evolucionando hacia kaomoji (un emoticón japonés basado en texto) y encarnando el texto de formas más extravagantes y detalladas para expresar emoción \ (^ o ^) /, ambivalencia ¯ \ _ (ツ) _ / ¯, e incluso vergüenza (- _-). El emoji convirtió esos personajes textuales en ilustración visual y luego en animación, consolidando aún más el emparejamiento de la comunicación en línea con la representación de un rostro humano. En lugar de expresar la emoción a través del significado lingüístico, utilizan una semiótica emotiva encarnada. Las opciones de reacción anteriores: agradar y amar, estar triste o enojado, reír y decir guau, son declaraciones afectivas comunicadas abiertamente y, por lo tanto, pueden aproximarse con una señal facial. Pero Me importa, al ser relacional, es interactivo, lo que requiere una dirección fática por parte del cartel. Los kaomoji son más versátiles que los emoji a este respecto porque pueden involucrar más del cuerpo (es decir, los brazos) y pueden implicar acción. Incluso hay un abrazo kaomoji – (つ ^ _ ^) つ – pero comunica “Necesito un abrazo” o “Estoy extendiendo la mano para abrazarte”, en lugar del “Te estoy abrazando” de Me importa, por lo que sigue siendo unidireccional. La diferencia clave aquí, tanto en términos de encarnación textual como de intención comunicada, es la representación no solo del cuerpo que abraza, sino también del destinatario del abrazo y, por lo tanto, del abrazo en sí. Emoji y kaomoji pueden comunicar la intención de abrazar, pero en un sentido digital, Me importa es un abrazo.

Encarnando el Me importa

Para una funeraria familiar en el noreste de DC, Facebook es la plataforma elegida para transmitir celebraciones de la vida y las salidas a casa, los servicios funerarios tradicionales entre las congregaciones cristianas afroamericanas. Un teléfono móvil, a veces con orientación vertical, otras con paisaje, normalmente fluye desde la parte trasera de una iglesia alfombrada de rojo con bancos de madera bruñida o una capilla más pequeña con sillas acolchadas. La corriente captura pequeños grupos de dolientes sentados a distancia con el ataúd visible en el fondo del marco. En los comentarios, los asistentes virtuales comparten un recuerdo o un simple “Amén”, tal vez flanqueado por emojis de oración (manos juntas). La reacción de Me importa no se ve por ninguna parte en los comentarios; en cambio, sirve como reacción al evento transmitido en vivo o al video archivado del servicio. Esta convención de la práctica plantea la pregunta de si la reacción de Me importa intenta comunicar algo léxico o si, en cambio, podría transmitir algo más: una presencia o disposición incorporada en el espacio digital.

En el estudio antropológico de los rituales funerarios y de duelo, algunos estudiosos como Douglas J. Davies han enfatizado la importancia de lo verbal, o “palabras contra la muerte”. Sin embargo, nuestras entrevistas con familias en duelo, líderes religiosos, celebrantes y directores de funerarias han puesto de relieve cuán integrales son el cuerpo y los sentidos para recordar a los muertos y lidiar con el dolor. Un director de una funeraria en Pensilvania recordó que en la primavera de 2020, varias familias que habían perdido a un pariente anciano pidieron visitas a un ataúd abierto porque simplemente no habían visto ni tocado a su ser querido durante meses debido a restricciones estrictas en los centros de atención a largo plazo. Un celebrante pidió a los asistentes al funeral virtual que trajeran una piedra lisa o un trozo de tela al servicio para aferrarse: “Se convierte en lo único tangible. No puedes pasar por delante del ataúd. No puedes abrazar a los afligidos, pero tienes esta representación física, algo que puedes mirar, tocar y luego soltar”.

Más en Antropologías:  Godzilla vs. Kong vs. los legados coloniales para los trópicos

En este contexto, podríamos entender la reacción de Me importa como una continuación, quizás incluso un nuevo paso, en la búsqueda de formas de representar la encarnación y la experiencia sensorial en el espacio digital. Es la primera reacción al incorporar al destinatario previsto en la imagen. A diferencia del resto del repertorio de reacciones que comprende rostros, manos y corazones, la reacción de Me importa es un torso lleno abrazando un corazón. El abrazo señala el vínculo entre el cuidado y el contacto físico, una asociación enfocada en el contexto del distanciamiento social y el confinamiento pandémico. Entonces, en lugar de simplemente animar una cara que siente una emoción (Me divierte, Me asombra, Me entristece y Me asombra) o un objeto indexical (la mano de Me gusta y el corazón de Me encanta), Me importa representa una cara con brazos que representan al usuario que reacciona abrazando un corazón, que representa el posteo original del comentario. Con la reacción de Me importa, los usuarios interactúan, no solo reaccionan, al autor de un comentario de una manera táctil y relacional.

Para nuestro equipo, la reacción de Facebook “Me importa” proporciona una ventana a un proceso que no es completamente nuevo, pero que ha tomado un lugar central desde el inicio de la pandemia de Covid-19, es decir, cómo la experiencia incorporada y las formas afectivas de interconexión son ambas facetas de nuestra experiencia online y mundos offline. Lo que hemos descubierto, tanto en las aproximaciones online de la práctica offline, como en los rituales tradicionalmente offline que han migrado online, es que las personas en duelo buscan exactamente lo que el espacio digital excluye: el contacto humano. La reacción de Me importa de Facebook trabaja para crear una nueva forma digital de retener y ser retenido. Nuestra intención no es elogiar a Facebook ni pasar por alto sus prácticas problemáticas en torno a los datos del usuario, el contenido dañino, la desinformación y la vigilancia digital. El significado de la reacción Me importa no es estable en los espacios virtuales. Como todas las reacciones, sus variados usos son la base de negociaciones a menudo acaloradas de protocolos comunicativos en las redes sociales. Buscamos este emoji del abrazo para comprender mejor el esfuerzo de los usuarios por comunicar algo más, una disposición corporal, una respuesta afectiva, una relación empática, a través de las posibilidades del espacio digital.

El dolor es relacional, nos dicen los directores de funerarias. Apoyar a los que están de luto no solo requiere las palabras correctas, sino también una disposición o comportamiento corporal particular. Dicen que sentarse con las familias en espacios compartidos antes de que se realice o incluso se discuta cualquier empresa ritual, es a menudo uno de los servicios más importantes que ofrecen. Establece una relación de cuidado. Un entrevistado se refirió a esto como un tiempo para “amar” a los dolientes. Estamos en un mundo afligido en este momento, estamos de luto y no podemos tocarnos. Todavía no podemos sentarnos en espacios compartidos para amarnos y ser amados. Y sean cuales sean los sentimientos que podamos tener sobre la política de las grandes tecnologías y el papel de Facebook en numerosos sucesos nefastos en los últimos años, ha introducido una función que nos permite seguir amando desde la distancia.

Fuente: AAA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas