Más sobre la etnografía de retazos

-

por ALINA KLINGSMEN

El año pasado, la Sociedad de Antropología Cultural (SCA, por sus siglas en inglés) publicó “Un manifiesto para una etnografía de retazos” de Gökçe Günel, Saiba Varma y Chika Watanabe. Un año después, las tres antropólogas siguen dándole vueltas al tema.

“La idea de la etnografía de retazos definitivamente vino antes de la pandemia, y este es un punto importante para nosotras: no es una respuesta a las condiciones creadas por el Covid-19, sino también a las condiciones laborales precarias, neoliberales y perturbadas que ya existen, como por las múltiples obligaciones personales que enfrentan los investigadores y etnógrafos. Las tres habíamos estado hablando informalmente durante años sobre nuestros diversos compromisos y limitaciones que hacen imposible el trabajo de campo a largo plazo. Fuimos juntas a la escuela de posgrado y hemos sido amigas durante casi quince años, y estas conversaciones surgieron inicialmente en la intimidad de nuestra amistad. En el otoño de 2019, decidimos crear un espacio para pensar en este tema de manera más formal y colectiva”.

A lo que suman: “Poco después de recibir el premio Wenner-Gren, escribimos ‘Un manifiesto para una etnografía de retazos’ con la intención de que fuera un texto introductorio para los participantes del taller. En los días posteriores a la publicación del manifiesto, recibimos muchos mensajes de etnógrafos de todo el mundo. Colegas en historia, arquitectura, estudios de medios, ciencias políticas y estudios medievales también se acercaron para compartir sus dificultades personales y los relatos de marginación dentro de sus disciplinas y querían participar en un colectivo etnográfico de retazos. Docentes, estudiantes y conferencistas en condiciones precarias compartieron lo que el concepto hizo por ellos y expresaron el deseo de discutir sus implicaciones para la investigación antropológica futura en un contexto más allá de un taller cerrado con participantes limitados”.

Más en Antropologías:  La antropología murió por tus pecados

Y luego: “Durante el año pasado recibimos muchas respuestas de todo el mundo a nuestro manifiesto. Muchas personas compartieron historias muy personales, describiendo cómo durante mucho tiempo no lograron cumplir con los objetivos de investigación que se habían fijado. Sí, los proyectos de investigación se han visto interrumpidos debido a la pandemia, pero muchas personas estaban luchando mucho antes de la pandemia. La mayoría de las respuestas que recibimos ponen de relieve las continuidades más que las rupturas que la pandemia hizo aparentes. Una de las cosas que nos ha demostrado la vida prolongada de la pandemia/encierro es cómo siempre hemos hecho una etnografía de retazos. Por ejemplo, Chika Watanabe se dio cuenta de que, durante su trabajo de campo de doctorado en Tokio, iba y venía entre la oficina de la ONG que estudiaba y la casa, el apartamento donde vivía con sus padres. En muchos sentidos, esta no fue una investigación etnográfica inmersiva y continua como uno podría imaginar; cada día se dividía en horas de trabajo en la oficina de la ONG (‘el campo’), pasar las tardes con los padres (‘casa’), reunirse con amigos de la infancia (¿’casa’?) y asistir a eventos relacionados con las ONG basados ​​en relaciones con trabajadores humanitarios y no necesariamente con la ONG objeto de estudio (¿’el campo’?). Pensando en retrospectiva, hubo un límite arbitrario entre ‘el campo’ y ‘casa’, incluso dentro del mismo ‘sitio’, sin embargo, estas observaciones no llegaron a formar parte de su disertación. La pandemia aumentó nuestros sentidos hacia los tipos de métodos de mosaico que se han vuelto más necesarios ahora, lo que nos ha ayudado a comprender cómo el retazo siempre ha sido algo que hacemos”.

Más en Antropologías:  El truco de magia del capitalismo moderno

Y así: “No queremos que la pandemia defina una etnografía de retazos. La mayoría de nosotros siempre hemos estado haciendo etnografía en retazos; este no es un concepto ‘nuevo’ en sí mismo. Lo que hemos hecho es simplemente sacarlo del armario. La pandemia puso en primer plano el uso de tecnologías de la comunicación y una mayor colaboración, pero es importante reconocer que muchos etnógrafos ya lo han estado haciendo, a menudo por necesidad (por ejemplo, no tienen los recursos para realizar un trabajo de campo continuo a largo plazo, o tienen compromisos familiares que dificultan el viaje). La pandemia permitió que estos investigadores se vuelvan más visibles debido a su experiencia existente. El momento actual puede brindar una oportunidad para legitimar métodos etnográficos remotos que no se derivan del tema de la investigación sino de las circunstancias de la vida de un investigador. Si podemos aceptar a los etnógrafos que utilizan tecnologías de la comunicación y la investigación online debido a la pandemia, ¿podemos también aceptar a los etnógrafos que eligen esos métodos porque, por ejemplo, su discapacidad dificulta el trabajo de campo etnográfico en persona? ¿O porque tienen responsabilidades de cuidado? ¿O porque su empleo precario no les da suficiente tiempo o fondos para el trabajo de campo a largo plazo? En caso afirmativo, ¿cómo afectarían estas metodologías, digamos, a la forma en que hacemos las preguntas de la entrevista? Creemos que el conocimiento etnográfico lento y profundo de un contexto particular sigue siendo fundamental, pero queremos abrir este tipo de preguntas para encontrar una forma diferente y más expansiva de pensar sobre la etnografía incluso después de que la pandemia haya terminado. Reconocemos que la investigación no regresa ni ha sido nunca ‘normal’, que la mayoría de nosotros siempre hemos tenido que lidiar con luchas y transformaciones, que se quedarán con nosotros en el futuro previsible”.

Más en Antropologías:  ¿Qué se necesita de la antropología durante una pandemia?

Y por fin: “Una de las áreas en las que seguimos pensando es en qué se diferencia el retazo de otros métodos de investigación que priorizan el trabajo de campo a corto plazo, como las evaluaciones rápidas, por ejemplo. A diferencia de esas técnicas, el retazo, o mosaico, sigue comprometido con un enfoque relacional, íntimo y profundamente arraigado para hacer etnografía. ¡No hay sustituto para permitir que las relaciones se espesen y se desarrollen con el tiempo, ganando sabor y profundidad como un delicioso guiso! Sin embargo, insistimos en contrarrestar la fetichización del trabajo de campo cara a cara. Insistimos en que las relaciones significativas no tienen que desarrollarse solo en encuentros cara a cara o mediante un trabajo de campo ininterrumpido. En todos nuestros proyectos, las relaciones de investigación tienen lugar cada vez más a través de WhatsApp, Twitter e Instagram. Tuvimos colaboraciones sorprendentes surgidas a través de esos medios que de otro modo no hubieran sido posibles porque permitimos que las relaciones (en lugar del producto de esas relaciones, es decir, el conocimiento académico) tengan prioridad”.

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas