La antropología te necesita mucho más de lo que tú necesitas a la antropología

-

por SHALINI SHANKAR – Universidad del Noroeste

Estimado futuro estudiante de antropología:

Gracias por contactarme para obtener tu doctorado en antropología. Agradezco tu interés en trabajar conmigo y veo una superposición productiva entre tu proyecto propuesto y mis áreas de especialización. Me alegra especialmente saber que eres una mujer de color; gracias por confiarme esa información. Estaría encantada de responder a tus preguntas, pero primero permíteme compartir una observación urgente que tuve al leer tu correo electrónico: tu proyecto es radical, original y, francamente, maravilloso. ¿Seguro que quieres convertirte en antropólogo? Podría destrozarle el alma a ti y a tus ideas.

¡Vaya, eso salió más duro de lo que pretendía! Déjame retroceder.

Tu proyecto se encuentra en la intersección de la antropología y los estudios étnicos, y se basa en la historia, la teoría crítica de la raza y la literatura. ¡Me encanta eso! Esto te planteará grandes problemas. El empirismo antropológico puede hacer que la teoría crítica de la raza y los estudios literarios sean fundamentalmente sospechosos. Además, la antropología aún no descubrió qué hacer con los estudios étnicos. Estudiar Asia o América Latina es de gran prestigio. ¿Estudiar inmigrantes? No tanto. Este es el trabajo de los sociólogos, o de personas demasiado comprometidas con las políticas de identidad. Si eres una persona de color que estudia a un grupo minoritario en los Estados Unidos, un buen número de antropólogos te tacharán de “estudiarte a ti mismo”. (¿Todavía te sientes incrédulo? Estás en buena compañía).

La antropología, durante siglos, estudió libremente a las poblaciones no blancas del mundo, pero el “hogar” es más complicado. Para aclarar, la antropología reconoce nuestra historia colonial de poblamiento, pero los nativos americanos no figuran en esta definición de hogar. Me refiero a los académicos blancos de clase media, que constituyen el pilar de la antropología. Ya sea en América del Norte o en Europa Occidental, estudiar “nuestra” cultura tiene mucho menos valor y prestigio. ¿Por qué estudiar algo que todo el mundo ya entiende? ¿Y de qué otra manera nos distinguiríamos del “otro”? (Por cierto, ya no usamos ese término, pero realmente lo hacemos)

Más en Antropologías:  Antropología de la caza de fantasmas

Ésta es una de las muchas formas de racismo académico que sustenta la antropología actual. Nunca se cree que mis colegas blancos que estudian el sur de Asia o su diáspora estén explorando la política de identidad, porque nunca encarnarán el sur de Asia en la academia; son libres de explorar legítimamente su infinita heterogeneidad. En antropología, la blancura aún no tiene identidad. Sigue siendo el centro inalterado de autoridad y producción epistemológica, alrededor del cual se organizan los antropólogos del color (¡qué término tan incómodo!).

Trabajo en una universidad de investigación de élite donde los estudiantes graduados cuentan con un buen apoyo. Trabajar en un lugar privilegiado hace que el elitismo se sienta normal para algunos, pero es posible que nunca se sienta normal para ti. Eso es porque no te pertenece. Como académico de color, comprenderás rápidamente este desequilibrio de poder. Es más pronunciado en la obsesión institucional con el discurso de la diversidad, que puede oscurecer, legitimar e incluso reproducir las mismas jerarquías raciales que pretende corregir. Es posible que escuches a los antropólogos elogiar la diversidad mientras tachan a los estudiantes y profesores como mujeres morenas o negras enojadas. Este es un ejemplo de libro de texto de las formas racializadas y de género en que algunos antropólogos reproducen las mismas estructuras de poder que afirman criticar (nota: esto no está cubierto en ningún libro de texto de antropología).

Por eso todavía nos encontramos en un momento de #AntropologíaTanBlanca. Ciertamente, hay antropólogos del color, pero sigue siendo oneroso alterar esta dinámica de poder. Hay tan pocas estructuras de responsabilidad que eviten que los números especiales de revistas, paneles y simposios sean totalmente blancos. El campo todavía está dominado por hombres blancos que se ven a sí mismos como antropólogos famosos (¡ese es un término realmente incómodo!) Que tienen legiones de seguidores en Twitter y páginas de Academia.edu con suscripciones excesivas. Permítanme contarles sobre mi propia experiencia con esto, solo como un ejemplo, para no alienarlos por completo (todavía estás leyendo, ¿verdad?).

Más en Antropologías:  La antropología es un envase vacío de helado Ben & Jerry’s

A principios de junio de 2018, se me pidió que me uniera al consejo editorial de HAU. Fue como ser invitada a unirse a una sociedad secreta. Pensé en ello como una pequeña grieta en la hegemonía epistemológica (las formas aparentemente invisibles en las que se produce y difunde el conocimiento). Me deleitaba con la posibilidad de que una gama más amplia de formas de voces finalmente diera forma a la conversación intelectual. Esa felicidad duró unos seis días, hasta que comenzó #HAUtalk. Como probablemente hayas escuchado, esa conversación tomó un giro muy diferente e inquietante y aún no se ha resuelto. Pero al menos ahora hay una conversación sobre estos temas.

Entiendo que pinté un cuadro bastante sombrío, pero quiero que sepas en lo que te estás metiendo. Ni siquiera abordé temas como la precariedad académica, pero mi columna de “contras” ya está desbordada. Permíteme ofrecerte algunos “pros”, porque realmente quiero que elijas la antropología. Los estudiantes como tú son la razón por la que sigo acá; tú y los estudiantes universitarios, que son fantásticos. Como estudiante reciente, apuesto a que tienes esa asombrosa curiosidad, capacidad de recuperación y profundo compromiso para comprender lo que está mal en el mundo y descubrir formas de no replicar esas cosas en el futuro. Esto es cierto para los notables estudiantes de posgrado con los que tuve el privilegio de trabajar, quienes no solo ven el potencial de la antropología para el cambio social, sino que lo implementan a través de sus propias prioridades académicas, redes y formas de compañerismo.

Ahora que expuse todo esto, volveré a preguntar: ¿estás seguro de que quieres convertirte en antropólogo? Por favor di que sí. Si vienes a trabajar conmigo, lucharé por ti, te enseñaré a luchar y haré todo lo que pueda para asegurarme de que no seas cooptado en la lucha de la universidad por representar la diversidad. Disiparé tus preocupaciones sobre el síndrome del impostor, porque ya puedo decir que eres la cosa verdadera. Te ayudaré a sortear las trampas del elitismo académico presentándote a muchas personas excelentes que están igualmente preocupadas por estos asuntos. También hacen este trabajo todos los días. Claro, estamos en minoría, y muchos de nosotros somos minorías, lo que nos hace doblemente comprometidos. Nos enfocamos mucho más en la parte de inclusión de “diversidad e inclusión”, de maneras que seguramente, pero muy lentamente, están creando cambios en el mundo académico.

Más en Antropologías:  Tres habilidades de la antropología

En resumen, la antropología te necesita mucho más de lo que tú necesitas a la antropología. Esto es cierto para nuestros estudiantes actuales y estoy encantada de que sean el futuro de la antropología. Verlos levantarse me da una gran esperanza. Como tú.

Atentamente,

Shalini Shankar

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas