Wikipedia y cartas al editor

-

por ALEX GOLUB – Universidad de Hawái

Las redes sociales comenzaron a vibrar rápidamente cuando se descubrió que los supremacistas blancos habían engañado a Google para que proporcionara información inexacta sobre el antropólogo Franz Boas y el relativismo cultural. La situación ahora aparentemente está resuelta, pero no es un problema nuevo. Los veteranos de Internet recordarán que martinlutherking.org fue administrado por Stormfront durante décadas. Pero este último alboroto debería darnos la oportunidad de pensar en nuestras prioridades como antropólogos que escriben para el público en general. En una publicación anterior, argumenté que existe una diferencia entre la antigua antropología pública “heroica” y la “nueva” antropología pública más importante. Hoy quiero ampliar este punto y enfatizar que necesitamos cambiar nuestra concepción de la antropología pública lejos de los géneros más antiguos y moribundos y hacia formas más nuevas, más importantes, pero menos familiares, de llegar al público.

Comencemos con el enfoque de la vieja escuela. Esta antropología más antigua y más “heroica” se siente glamorosa para las personas que la practican. Se siente como si fueras Margaret Mead (algo bueno, aparentemente). Se siente personalmente responsable de cambiar el mundo. Consiste en escribir en géneros establecidos que te parezcan importantes. Pero en realidad no importan mucho. Por ejemplo: Cartas al New York Times. ¿Cuántas veces he oído a los antropólogos debatir cómo publicar una carta en el New York Times para corregir o refutar algo que habían leído online? Muchas veces. Muchas. Veces.

Yo diría que estas cartas al editor no hacen casi nada para educar o persuadir. Sinceramente, creo que poca gente las lee. Además, son cortas (menos de doscientas palabras). No solo no tienes suficiente espacio para decir algo, sino que estás predicando a los conversos. Honestamente: ¿los lectores liberales adinerados de la época no sabían ya que la raza era superficial o que era necesario detener a Donald Trump? Nadie está aprendiendo nada ni cambian de opinión. Pero bueno: publicaste una carta en el New York Times, corre a decírselo a otros profesores.

Más en Antropologías:  Explicando la evolución

Tengo un gran respeto por el Times y el periodismo original que hace. Mi problema no es con ese diario, o realmente con cualquier diario. Más bien, mi problema es que los antropólogos están haciendo antropología pública en los lugares equivocados y de la manera equivocada porque no entienden cómo funcionan las redes sociales hoy y son seducidos por un modelo anticuado de capital cultural que los hace sentir heroicos, pero en realidad no es eficaz.

La nueva antropología pública, por otro lado, no es glamorosa, no te hará famoso, puede ser emocionalmente incómoda, implica trabajar en géneros nuevos y desconocidos y puede cambiar el mundo. Un buen ejemplo de este tipo de antropología pública es editar Wikipedia

Wikipedia es la zona cero del conocimiento en el mundo de hoy. Todo el mundo la usa para buscar cosas rápidamente. Todos. Algunas personas pueden tomarlo más en serio que otras, pero debido a que su contenido se puede reutilizar en otros sitios, lo que dice Wikipedia se difunde en todas partes. Para bien o para mal, diría que para mejor, es el registro público del estado del conocimiento humano en este momento. A diferencia de las cartas al New York Times, se lee Wikipedia. Constantemente. Cuando contribuyes a Wikipedia, estás alterando de manera concreta e inmediata lo que el mundo sabe sobre tu tema de especialización.

Como saben los editores de Wikipedia desde hace mucho tiempo, editar páginas sobre Boas, raza y otros temas es como una guerra de trincheras. Años de batallas para defender pulgadas de territorio mostraron a los wikipedistas comprometiéndose profundamente con un cuerpo de trabajo que es a la vez racista, teóricamente de mala calidad y empíricamente inadecuado. Pero si no seguimos contribuyendo a Wikipedia, entonces no podemos quejarnos cuando los resultados de búsqueda de Google para Boas comiencen a aparecer con este tipo de tonterías.

Más en Antropologías:  Dejen de decir que el universo está vacío y que la vida no tiene sentido

Los profesores de hoy se desconciertan al saber que Twitter es un lugar donde los profesores se desconciertan al saber que nadie los toma automáticamente en serio porque son la Cátedra Patrimonial de Esto y Aquello de la Universidad de Tal y Cual. Editar Wikipedia es igualmente poco glamoroso. Es un lugar donde se cuestiona su autoridad y experiencia. No reafirmará su sentido de sí mismo como un experto. De hecho, este es un género que muchos académicos encontrarán desconocido. No solo tienen que aprender la mecánica de edición, sino que la ley común emergente de estándares editoriales de Wikipedia no les resultará familiar. Pero al final vale la pena, porque lo que escribes se lee. Llegará a nuevas audiencias y difundirá tu experiencia académica a lo largo y lo ancho.

Wikipedia es solo un sitio donde puede suceder una nueva antropología pública. Podría suceder en Twitter, Medium, Facebook, Quora o en una reseña de Amazon. Esta nueva, importante y eficaz antropología pública tiene el poder de informar, convencer y persuadir. Pero no es a lo que estamos acostumbrados. Los antropólogos deben dejar de apoyarse en sus títulos y afirmar su experiencia. En cambio, necesitan comenzar a hacer afirmaciones de expertos. Pasar de una antropología pública heroica e ineficaz a géneros nuevos y desconocidos Será clave para garantizar que todos, en todas partes, tengan acceso a la información objetiva y precisa que necesitan en este nuevo y problemático tiempo.

Fuente: Savage Minds/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas