La domesticación de los pollos

-

por DANA PASCAL

Quizás Walter White no se ponía a pensarlo demasiado cuando en su celular aparecía la palabra “pollos” y se dirigía mecánicamente hasta la sucursal de Alburquerque de Los Pollos Hermanos. Parecía adiestrado. O enseñado. Mejor que eso: domesticado.

Los pollos son animales domésticos. El cómo y el porqué de esta domesticación está sujeta a debates, evidencias y  hallazgos. Acá hay un ejemplo. Una nueva investigación ilumina nuestra comprensión de las circunstancias y el momento de la domesticación de los pollos, su expansión por Asia hacia el oeste, y revela la forma cambiante en que fueron percibidos en las sociedades durante los últimos 3500 años. Mucho antes que Los Pollos Hermanos.

Los investigadores descubrieron que una asociación con el cultivo de arroz probablemente inició un proceso que llevó a los pollos a convertirse en uno de los animales más numerosos del mundo. También encontraron evidencia de que los pollos fueron considerados inicialmente como exóticos, y solo varios siglos después se usaron como fuente de “alimento”.

Trabajos anteriores afirmaron que los pollos fueron domesticados hace hasta 10.000 años en China, el sudeste asiático o la India, y que los pollos estuvieron presentes en Europa hace más de 7000 años.

Los nuevos estudios muestran que esto es incorrecto, y que la fuerza impulsora detrás de la domesticación del pollo fue la llegada del cultivo de arroz seco al sudeste asiático, donde vivía su ancestro salvaje, el ave roja de la jungla. El cultivo de arroz seco actuó como un imán que atrajo a las aves salvajes de la jungla hacia el resguardo de los árboles e inició una relación más estrecha entre las personas y las aves de la jungla que resultó en pollos.

Más en Antropologías:  El sonido de nuestro pasado

Este proceso de domesticación estaba en marcha alrededor del año 1500 a. C. en la península del sudeste asiático. La investigación sugiere que los pollos fueron transportados primero a través de Asia y luego a través del Mediterráneo a lo largo de las rutas utilizadas por los primeros comerciantes marítimos griegos, etruscos y fenicios.

Durante la Edad del Hierro en Europa, los pollos eran venerados y no solían considerarse como alimento. Los estudios demuestran que varios de los primeros pollos están enterrados solos y sin sacrificar, y muchos también se encuentran enterrados con personas. Los hombres a menudo se enterraban con gallos y las mujeres con gallinas. El Imperio Romano luego ayudó a popularizar las gallinas y los huevos como alimento. Por ejemplo, en Gran Bretaña, los pollos no se consumieron regularmente hasta el siglo III d. C., principalmente en sitios urbanos y militares.

El equipo internacional de expertos reevaluó los restos de pollo encontrados en más de 600 sitios en 89 países. Examinaron los esqueletos, la ubicación del entierro y los registros históricos sobre las sociedades y culturas donde se encontraron los huesos. Los huesos más antiguos de un pollo doméstico definitivo se encontraron en el neolítico Ban Non Wat, en el centro de Tailandia, y datan de entre 1650 y 1250 a.C.

El equipo también utilizó la datación por radiocarbono para establecer la edad de 23 años de los primeros pollos encontrados en el oeste de Eurasia y el noroeste de África. La mayoría de los huesos eran mucho más recientes de lo que se pensaba. Los resultados disipan las afirmaciones de pollos en Europa antes del primer milenio a. C. También indican que no llegaron hasta alrededor del 800 a.C. Luego, después de arribar a la región mediterránea, los pollos tardaron casi 1000 años más en establecerse en los climas más fríos de Escocia, Irlanda, Escandinavia e Islandia.

Más en Antropologías:  ¿Cómo evolucionaron las personas de los Andes para vivir en la altura?

Estos estudios, publicados en las revistas Antiquity y Proceedings of the National Academy of Sciences, fueron realizados por académicos de las universidades de Exeter, Munich, Cardiff, Oxford, Bournemouth, Toulouse y universidades e institutos de Alemania, Francia y Argentina.

Naomi Sykes, de la Universidad de Exeter, dijo: “Comer pollos es tan común que la gente piensa que nunca no los hemos comido. Nuestra evidencia muestra que nuestra relación pasada con los pollos fue mucho más compleja y que durante siglos los pollos fueron celebrados y venerados”.

Greger Larson, de la Universidad de Oxford, dijo: “Esta reevaluación integral de los pollos demuestra en primer lugar lo equivocada que era nuestra comprensión del momento y el lugar de la domesticación de los pollos. Y lo que es aún más emocionante, mostramos cómo la llegada de la agricultura de arroz seco actuó como un catalizador tanto para el proceso de domesticación del pollo como para su dispersión global”.

Julia Best, de la Universidad de Cardiff, dijo: “Esta es la primera vez que se utiliza la datación por radiocarbono en esta escala para determinar la importancia de los pollos en las sociedades primitivas. Nuestros resultados demuestran la necesidad de fechar directamente los primeros especímenes propuestos, ya que esto nos permite la imagen más clara hasta ahora de nuestras primeras interacciones con los pollos”.

Joris Peters, de LMU Munich y la Colección Estatal de Paleoanatomía de Baviera, dijo: “Con su dieta general altamente adaptable pero esencialmente basada en cereales, las rutas marítimas jugaron un papel particularmente importante en la propagación de los pollos en Asia, Oceanía, África y Europa.”

Más en Antropologías:  Un inusual templo griego

Ophélie Lebrasseur, del CNRS/Université Toulouse Paul Sabatier y el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, dijo: “El hecho de que los pollos sean tan ubicuos y populares hoy en día y, sin embargo, hayan sido domesticados hace relativamente poco tiempo, es sorprendente. Nuestra investigación destaca la importancia de comparaciones osteológicas sólidas, datación estratigráfica segura y ubicación de hallazgos tempranos dentro de su contexto cultural y ambiental más amplio”.

Mark Maltby, de la Universidad de Bournemouth, dijo: “Estos estudios muestran el valor de los museos y la importancia de los materiales arqueológicos para revelar nuestro pasado”.

Walter White dijo: “Sin comentarios. Mejor llamen a Saul”.

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas