¿Puede el viaje al trabajo hacerte más feliz?

-

por GRIST CREATIVE

Para muchos, llegar al trabajo implica tráfico y tedio. Una nueva investigación respalda la idea de sentido común de que la forma en que nos desplazamos puede tener un impacto significativo en nuestra sensación de bienestar. “¿Cómo podemos lograr que empecemos el día con felicidad?”, pregunta Yingling Fan, profesora de planificación urbana y regional en la Escuela de Asuntos Públicos Humphrey de la Universidad de Minnesota e investigadora en su Centro de Estudios de Transporte.

La investigación de Fan es la pieza central de un nuevo cortometraje del Redford Center, “Transporte y felicidad”. Creada por el equipo de cineastas de Minneapolis, Sebastian Schnabel y Cici Yixuan Wu, es la última entrega de una serie que muestra el poder de la comunidad en un llamado colectivo al compromiso cívico que redefine el transporte limpio.

La ciudad natal de Fan, Minneapolis, ofrece la típica maraña estadounidense de autopistas, pero también amplios carriles exclusivos para bicicletas y un número cada vez mayor de opciones de transporte público. Nissa Tupper, la planificadora de transporte y salud pública del Departamento de Transporte de Minnesota, dice que las alternativas solo están creciendo a medida que la ciudad trata de cambiar la forma en que la gente piensa sobre los desplazamientos. “La mayoría de la gente piensa que está atrapada detrás de un volante”, dice, “lo cual es una situación inmediatamente infeliz”.

Tupper colaboró ​​con Fan para explorar cómo el transporte es un contribuyente crucial para la salud. En un proyecto reciente, Fan rastreó las experiencias emocionales de las personas mientras viajaban por áreas metropolitanas de Minneapolis y St. Paul, produciendo un mapa de transporte de felicidad para las Ciudades Gemelas. “Cuando seleccionamos las horas pico de la mañana, West River Parkway es más feliz”, explica Fan, refiriéndose a un camino bordeado de árboles que serpentea a través de una zona ribereña del río Mississippi. Inicialmente, el equipo de investigación se sorprendió, porque Parkway no se diseñó como una vía para pasajeros, pero en retrospectiva, dice Fan, “por supuesto que la gente se siente más feliz, es pintoresca y hermosa”. Los planes de transporte tradicionales enfatizan la capacidad de viajar del punto A al punto B. Pero, Fan agrega, “cuando enfatizamos demasiado la eficiencia, minimizamos la experiencia humana”.

Más en Antropologías:  Diez aportes de la antropología respecto al cambio climático

El suburbio cercano de Columbia Heights espera aplicar estas lecciones a medida que se enfocan también en cómo mejorar el transporte. Amáda Márquez Simula, alcaldesa de Columbia Heights, dice: “En este momento, está configurado solo para que las personas conduzcan muy rápido. No es una asociación con peatones, ciclistas y automóviles”. En una región con estaciones dramáticas, Simula señala que tener en cuenta las condiciones locales será importante para el éxito. “El invierno es el más duro en este momento”, admite, una época en la que solo los resistentes están emocionados de subirse a una bicicleta. Eso hace que sea aún más importante que el transporte público sea accesible. “Queremos asegurarnos de que el servicio funcione desde el principio hasta el final”, dice Simula, “no solo ‘el autobús es seguro’, sino ¿cómo es seguro esperar el autobús?”

Ese es el tipo de preguntas holísticas que Tupper también está haciendo en Minneapolis. “En un gran porcentaje, el medio ambiente es en realidad lo que influye en nuestra capacidad para estar saludables”, dice ella. “No se puede exagerar el papel del transporte en ese espacio”. Además de considerar impactos como las emisiones, Tupper explica que es fundamental crear rutas en las que las personas sientan un sentido de pertenencia a su vecindario, lo que significa considerar servicios como lugares para descansar y sombra.

A lo largo de las 16 millas de rutas ciclistas protegidas de Minneapolis, las experiencias de los usuarios confirman el hallazgo del equipo de que andar en bicicleta es el medio de transporte más feliz. Un ciclista abrigado dice que ha andado en bicicleta todos los días desde 1983. “Si estás pedaleando fuerte, sudas y generas tu propio calor”, dice. Otra, una madre que lleva a su hija a pedalear en una bicicleta de carga, dice que le gusta andar en bicicleta. “No estoy quemando combustibles fósiles, hago ejercicio y también es un gran motivador para sacarla al aire libre”. Su hija interviene, “¡Me gusta andar en bicicleta!”.

Más en Antropologías:  Formas desiguales de flexibilidad

El equipo en Minnesota espera que las agencias gubernamentales repliquen su trabajo en otros lugares, rastreando aspectos del entorno construido que pueden promover emociones positivas. “Cuando pones a las personas en el centro del diseño de las ciudades, empoderas a la comunidad”, dice Fan. “Al final, nuestro sueño es diseñar con la comunidad, en lugar de para la comunidad”.

Fuente: Grist/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas