Antropología de la vida silvestre: una narrativa más inclusiva

-

por BARBARA JONES – Brookdale Community College

El rostro humano de la recreación al aire libre, el turismo natural y la naturaleza en los Estados Unidos ha sido típicamente blanco. Los visitantes de los parques y los participantes en los ecotours tienden a compartir la misma “visión de la clase media blanca”, lo que hace que el turismo de naturaleza sea una experiencia que se adapta cómodamente a sus cosmovisiones existentes sobre los espacios silvestres y la conservación. Esta falta de inclusión ha llevado a muchos que no comparten este punto de vista a preguntarse: “¿Qué pasa si no soy blanco? ¿Cómo encajo en la narrativa al aire libre existente?” Para ayudar a responder estas preguntas, debemos pensar en quién viaja hoy en la naturaleza y cómo ese “quién” puede volverse más inclusivo.

Según los administradores de recursos naturales y las personas que trabajan en la naturaleza o el ecoturismo, “el visitante que viene tiende a tener educación universitaria, con un ingreso familiar de al menos $100.000 al año. Se ajustan a la mayoría de los perfiles de entusiastas de las actividades al aire libre, también tienden a tener una cierta edad y eso se ajusta muy bien al perfil de los visitantes de [Lee County, Florida]”; los visitantes del Refugio Nacional de Vida Silvestre Edwin B. Forsythe (Nueva Jersey) tienden a ser “personas blancas mayores”; los turistas en bicicleta de Florida son más o menos “gente blanca de pelo blanco”; y los recolectores urbanos y los observadores de aves en la ciudad de Nueva York tienden a ser “blancos, ricos y de entre 25 y 40 años”. Sin embargo, en el Central Park de la ciudad de Nueva York, esta noción arraigada de quién pertenece a la naturaleza fue cuestionada recientemente. Una mujer blanca que paseaba a su perro sin correa asumió que un observador de aves negro que le pidió que amarrara a su perro era una amenaza para la seguridad, por lo que llamó a la policía. Aunque este hombre era un observador de aves de mucho tiempo y una presencia común en el parque, al confiar en una narrativa persistente de naturaleza blanca que entraba en conflicto con la idea de un observador de aves negro, la mujer no solo perdió su trabajo sino que se ganó el apodo “Central Park Karen”. Tal resultado sugiere que el viejo mensaje sobre quién se involucra en la naturaleza está experimentando una reescritura importante.

Más en Antropologías:  Una canción puede conectar mundos

Para el Servicio de Parques Nacionales, en 2016, el 82 por ciento de los visitantes del Parque Nacional de Yellowstone eran blancos y solo una cuarta parte de los visitantes tenían menos de 19 años. En el Parque Nacional de Yosemite, William Tweed, un antiguo empleado del parque nacional, en su libro Uncertain Path, reconoció al turista desaparecido como un problema real para el futuro de los parques nacionales. Para él, “la naturaleza permanece atada a un segmento de la sociedad”. Describió un ejemplo de una caminata en el campo de Yosemite y vio una comunidad de senderos que era “casi completamente anglosajona”, pero al regresar al comienzo del sendero vio “hispanos, asiáticos y negros, la California moderna, en resumen”. Experiencias como estas nos recuerdan que conectar e incluir a todos los estadounidenses es fundamental para el futuro de nuestros espacios naturales y salvajes.

La historia de los viajes a la naturaleza ha sido fundamental para crear y mantener la narrativa actual de viajes al aire libre. Los viajeros de la naturaleza de hoy no son tan diferentes de los exploradores al aire libre del siglo XIX y principios del XX. Ven el ocio arduo como el montañismo como “pionero de una manera moderna” o se definen a sí mismos a través de una “estética hípster de los bosques” que se siente atraída por las artesanías producidas localmente, beben café tostado a mano y se mueven por la naturaleza bajo la apariencia de un viajero experiencial. Relacionado con esta forma de entender o relacionarse con los viajes por la naturaleza está el “recolector hipster” o “foody salvaje” que vive en entornos urbanos como Filadelfia o Nueva York. El colonialismo europeo, la riqueza, el tiempo libre y la distancia de la naturaleza han llevado a una narrativa de la naturaleza controlada y perpetuada por una cosmovisión muy específica.

Las representaciones de los medios de comunicación que refuerzan este punto de vista suelen representar a los blancos en la naturaleza. Adventures for Hopi, The Nature Conservancy, African American Explorations y Arctic Youth Ambassadors son ejemplos de organizaciones que abogan por una narrativa más inclusiva. Se esfuerzan por capacitar a todas las personas para que vean la naturaleza más allá de lo que Jessica Kutz escribió en la edición del 16 de enero de 2020 de High Country News, que describió como el dominio de los pantalones especiales y una barra de granola. Glenn Nelson, en una edición del 27 de junio de 2016 de esa misma publicación, describió un tipo de defensor que ofrece una alternativa a esa narrativa de pantalones blancos especiales, una que incluye a una hopi llamada Marshall Masayesva que ve a los nativos de Alaska como algunos de los primeros kayakistas y unos escaladores increíbles. Cree que “no es que no podamos [hacer kayak o escalar montañas]”. O Teresa Baker, quien en su blog African American Explorations destaca cómo la ausencia de “caras negras y marrones sobre vallas publicitarias para ropa y equipos deportivos” no transmite el “mensaje de que cada rostro importa, cada voz importa”. Para ella, si queremos que las “personas de color” se preocupen por nuestros espacios abiertos, debemos incluir esos rostros.

Más en Antropologías:  Antropologías de (y para) la supervivencia urbana

Las personas que buscan experiencias que “afirmen la vida” que surgen al viajar como científicos ciudadanos o como eco-voluntarios, generalmente ya valoran la naturaleza y no ven la conservación y la preservación en conflicto con esos valores. Sin embargo, el hecho de no demostrar una conexión positiva entre la protección del medio ambiente y el bienestar humano puede llevar a muchas personas a ver la preservación del medio ambiente como un bien de lujo donde la administración del medio ambiente se sobrepasa. Además, si los costos asociados con el ecoturismo y los viajes por la naturaleza son prohibitivamente altos, esos costos se convierten en una barrera para la participación. Para que la inmersión en la naturaleza tenga un atractivo más amplio, es fundamental destacar los beneficios económicos y ecológicos que pueden proporcionar los ecosistemas saludables; de lo contrario, el intérprete ambiental o la experiencia en la naturaleza predica a un “coro” ya existente.

Una narrativa más inclusiva debe generar oportunidades educativas que fomenten la inmersión en la naturaleza para todos. A medida que los defensores perdidos de la naturaleza empujan contra los límites existentes, la formación de pasantías que reclutan personas de fuentes no tradicionales puede tener un impacto significativo. Arctic Youth Ambassadors ofrece pasantías que llevan a jóvenes de todos los ámbitos de la vida a la naturaleza. Oportunidades como esa pueden hacer que un joven deje de ver la naturaleza como peligrosa o aterradora a uno que la considere fundamental para su experiencia vivida. Un grupo llamado Blackfeet Outfitters ofrece “Experiencias culturales nativas” que llevan a los visitantes de Montana al mundo ecológico y cultural de Blackfeet, mientras que los recorridos bilingües de observación de aves están trabajando para forjar conexiones más profundas entre la cultura y la naturaleza al hacer espacio para la propiedad local de los nombres de las aves. Esfuerzos como estos hacen que la naturaleza sea más acogedora, por lo que las personas que normalmente se quedan fuera pueden desarrollar relaciones con el aire libre de maneras muy personales y únicas.

Más en Antropologías:  La primera generación verde

Es esencial redefinir la narrativa blanca existente mediante la ampliación de la red a través de programas de naturaleza juvenil, feeds de twitter sobre aves o naturaleza (como #BlackBirdersWeek o #unjectedhikers), esfuerzos de educación, campañas que muestran la naturaleza como “cool”, aplicaciones de la naturaleza, tiempo al aire libre y una dependencia en anuncios de recreación al aire libre y representaciones en los medios de comunicación más inclusivos. Al fomentar los viajes a la naturaleza, los grupos conservacionistas pueden ayudar a empoderar a todos los segmentos de la sociedad para que vean la naturaleza y los espacios silvestres como fundamentales para sus vidas. El resultado de este esfuerzo será un aumento en la defensa de la naturaleza de todos.

Fuente: AAA/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas