El arte femenino de la caza con arco y flecha

-

por LIVIA GERSHON

En muchos lugares de Estados Unidos, la temporada de caza con arco se acerca o ya está aquí, trayendo imágenes de cazadores masculinos e invitaciones a mujeres para unirse al deporte “tradicionalmente masculino”. Pero, como escribe el historiador Eric Mogren, la participación de mujeres no es un nuevo avance feminista. Las mujeres fueron parte de la cultura de caza con arco de los Estados Unidos desde el principio.

Mogren escribe que los estadounidenses del siglo XIX organizaban sus ideas sobre la caza menos por género que por clase. Las élites distinguieron su práctica de la caza deportiva de la caza de subsistencia o los deportes sangrientos practicados por las masas. Parte de esta distinción fue la participación de mujeres de élite, lo que le dio un sentido de civismo a las salidas de caza de la clase alta. Pero esto comenzó a cambiar a principios del siglo XX, cuando la caza se entendió como un deporte democratizado pero masculino.

Sin embargo, la caza con arco era diferente. Si bien el arco y la flecha son, por supuesto, una herramienta muy antigua, Mogren señala que la caza con arco solo se hizo popular entre los estadounidenses blancos en el siglo XX. Esto fue gracias en parte a Ishi, el último miembro sobreviviente de la rama local de Yahi de la gente de habla yana del norte de California. En 1911, el antropólogo T. T. Waterman “rescató” a Ishi de la cárcel y lo exhibió en el Museo de Antropología de la Universidad de California. Posteriormente, Ishi enseñó la fabricación de arcos y flechas a un profesor y autor llamado Saxton Pope, quien escribió una serie de libros y artículos populares que ganaron muchos nuevos entusiastas para la práctica.

Más en Antropologías:  Geografías culturales

La creciente comunidad de cazadores con arco valoraba el desafío de acercarse lo suficiente a su presa para matarla limpiamente. Pero los detractores advirtieron que el método de caza “primitivo” heriría cruelmente a los animales y desperdiciaría la caza. Los legisladores y las autoridades de vida silvestre a menudo estuvieron de acuerdo con los críticos, creando barreras para la caza con arco.

En las décadas de 1920 y 1930, las revistas de tiro y caza con arco recién creadas abogaron por la legitimidad del deporte. Y, al igual que los defensores de la caza deportiva victoriana, utilizaron la participación de las mujeres como una forma de demostrar su estatus civilizado, presentando historias sobre mujeres cazadoras y fabricantes de arcos exitosas. En un artículo publicado en Ye Sylvan Archer en 1927, por ejemplo, “Miss Billie” mata a un ciervo mientras que su esposo no logra cazar uno propio. También se muestra que la señorita Billie posee habilidades en el bosque y fuerza para remar igual que los hombres de su grupo. Otra mujer, una acadiana francesa llamada Annie Edwards, actúa como guía del grupo mientras su esposo permanece en el campamento de caza para preparar la cena.

En el período de posguerra, las revistas de caza con arco continuaron presentando a hombres y mujeres cazando juntos, a veces con sus hijos. En una edición de 1956 de Michigan Bowman, una escritora describió en broma un viaje en el que ella y su hijo de once años matan cada uno un venado, mientras que su marido debe enfrentarse a las presas que le mostraban su esposa e hijo. Las portadas de las revistas de caza con arco de esta época también presentaban a menudo fotos de mujeres cazadoras en acción.

Más en Antropologías:  Tu cuerpo en la cultura del consumo

“Los cazadores con arco eran una comunidad recreativa heterosocial que alentaba a las mujeres a ser cazadoras femeninas y celebraba su éxito en la caza sin el discurso de caza masculino que marcaba otras revistas al aire libre”, concluye Mogren.

Fuente: Jstor/ Traducción: Dana Pascal

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas