El potencial social de seguir usando tapabocas

-

por CHRISTOS LYNTERIS – Universidad St. Andrews

A menudo se nos dice que las máscaras anti-epidémicas (tapabocas, mascarillas, cubrebocas, etc.) no deben politizarse. Aunque a menudo tiene buenas intenciones, esta advertencia no llega a tomarse en serio a las máscaras como objetos sociales e históricos. Porque, al asumir que estos son dispositivos profilácticos inherentemente neutrales cuya politización es simplemente un epifenómeno, esta narrativa no comprende ni reconoce que la institución histórica de las máscaras antiepidémicas ha sido irreductiblemente política y politizada. Emblemas de la innovación médico-jurídica de Qing en 1910, símbolos controvertidos de una globalización médica durante la pandemia de gripe de 1918, muestras de la modernidad médica maoísta en las Campañas Patrióticas de Salud de la década de 1950 y marcas registradas de la resistencia de Hong Kong durante la pandemia de SARS de 2003. Las máscaras anti-epidemia resurgen una y otra vez en la historia moderna no simplemente como dispositivos contra el contagio, sino más importantemente como herramientas e imágenes de articulación y transformación políticas.

Lo que es realmente preocupante de la advertencia antes mencionada es que al centrarse en la cuestión de la politización de las máscaras, se descuida abordar el problema real con los enfoques gubernamentales de estos dispositivos en el contexto de la pandemia de Covid-19: la forma en que las máscaras se reducen de tecnologías sociales complejas en medios teleológicos cuyo valor y utilidad deben juzgarse únicamente en términos de un fin predefinido: detener la transmisión del virus. Es dentro de este marco erróneo más amplio que debemos comprender la reciente debacle en torno a las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) con respecto al uso de máscaras entre las personas completamente vacunadas en Estados Unidos.

El 27 de julio de 2021 y luego de más de dos meses de críticas nacionales e internacionales sostenidas, los CDC revocaron su consejo anterior (13 de mayo de 2021) que afirmaba que las personas completamente vacunadas en los EE. UU. ya no necesitan usar máscaras en interiores. La decisión de mayo de los CDC había estado en desacuerdo con la recomendación de la OMS de continuar usando máscaras en interiores, independientemente de si uno está completamente vacunado o no, y había sido particularmente criticada por ser lanzada en un momento en que la evidencia científica ya estaba demostrando tanto el aumento de la variante Delta como la capacidad reducida de algunas vacunas para proteger incluso a las personas completamente vacunadas contra esta variante particular. Dado esto, uno se siente tentado a preguntar si la decisión de los CDC de hacer esta recomendación fue impulsada por el deseo de crear un “incentivo” adicional para la vacunación, que quizás podría atraer particularmente a ese segmento de personas que dudan de las vacunas y que no les gustan o desconfían de las mascarillas. Si esto era así, o simplemente parece haber sido el caso, sociológicamente hablando, constituía una apuesta muy arriesgada. Porque esencialmente retrató a las máscaras como algo que agobia nuestra vida personal y social.

Más en Antropologías:  La lente antropológica

Si dejar de usar una máscara se presenta como una “recompensa” por ser vacunado, entonces el uso de máscaras se configura a su vez como algo que puede ser necesario bajo ciertas condiciones (por ejemplo, el aumento de la variante Delta), pero que es, en sí mismo, esencialmente indeseable, restrictivo, impropio o molesto. Esta es una falla importante en la comunicación de salud pública, ya que idealmente deberíamos apuntar a que las máscaras se sigan usando no solo durante la pandemia, sino también después de ella.

Primero, esto podría llevar al uso habitual de máscaras como accesorio diario, como es el caso en gran parte del este de Asia; algo que en condiciones posteriores a una pandemia podría ver la reducción de la gripe estacional, pero también una mayor protección contra la contaminación ambiental. En segundo lugar, un enfoque incondicionalmente positivo de las máscaras podría crear un entorno social en el que si ―o más bien cuando― se desatara una nueva pandemia de una enfermedad transmitida por el aire, las personas adoptarían más fácilmente las máscaras para protegerse a sí mismas y a los demás.

Por el contrario, mantener una imagen negativa de la máscara como algo “naturalmente” oneroso fomenta situaciones como el abandono por parte de Inglaterra de las regulaciones sobre el uso de máscaras, como parte de su muy criticado “Día de la Libertad” a principios de este verano. Tales movimientos populistas y científicamente desaconsejados son el resultado no tanto de la politización de las máscaras, sino más importante aún de una falla en abrazar estos dispositivos en su doble naturaleza: como dispositivos profilácticos y como objetos materiales y simbólicos que tienen el potencial para ayudarnos a superar las divisiones sociales sobre los aspectos más complejos de la pandemia, y la respuesta a la pandemia, y unir a la mayor parte de la sociedad en una lucha común. Es aquí donde la recomendación de mayo de los CDC fracasó por segunda vez, ya que, intencionalmente o no, redujo las máscaras a simples dispositivos profilácticos, cuando en realidad son objetos con una función social mucho más compleja e importante en el contexto de una pandemia. Más que simplemente prevenir la transmisión de patógenos, usar máscaras tiene el potencial de demostrar que quien las usa se preocupa por los demás; que ya sea que uno esté en riesgo o no, él/ella está feliz de usar una máscara tanto para reducir ser un riesgo para los demás como para mostrar su solidaridad con aquellos que aún están en riesgo.

Más en Antropologías:  La bofetada de Will Smith y la agresividad humana

El sábado pasado, visitando Kinross, una hermosa y antigua ciudad escocesa en la orilla del lago Leven, me encontré con un mercado de agricultores en la calle principal. Aunque Escocia se encuentra ahora en el nivel 0, y las máscaras nunca han sido obligatorias al aire libre, la gran mayoría de las personas usaban máscaras. El sentimiento de esperanza, confianza y gratitud que sentí hacia mis conciudadanos en ese momento fue abrumador, especialmente teniendo en cuenta los constantes mensajes del “Día de la Libertad” de gran parte de los medios de comunicación en el Reino Unido. Aquí había personas, tanto locales como visitantes, desafiando el populismo de “no más máscaras” y demostrando de una manera sutil pero inequívoca no solo sentido común, sino también un profundo sentido de responsabilidad cívica y solidaridad social. Estas personas no se están “acobardando” por el virus, la frase utilizada por el nuevo Secretario de Salud del Reino Unido en un tuit por el que luego se disculpó y eliminó. Y el uso de máscaras no es un índice de ansiedad, miedo o incapacidad para seguir adelante. En cambio, fomenta formas de avanzar como seres sociales en lugar de simplemente como individuos; formas que no se basan ni en fantasías de un “regreso” a una “normalidad” perdida antes de la pandemia, ni en expectativas ahistóricas de cambios socioeconómicos importantes que resulten mecánicamente de la pandemia.

A pesar de sus detractores, un año y medio después de la pandemia, las máscaras están demostrando ser bastante buenas para ayudar a las personas en todo el mundo a decir la verdad al poder, defender los estándares de salud pública y protegerse y cuidarse unos a otros, a menudo contra los insensibles y contra la política de respuesta a una pandemia orientada al mercado (o la falta de ella). ¿Podría ser que, a poco más de cien años de su aparición, la máscara antiepidémica se presente hoy no solo como un baluarte contra el contagio, sino también como un pasaje hacia  ―y al mismo tiempo, una imagen dialéctica del “lujo comunal” de― una verdadera salud pública? En el laboratorio político que es la pandemia de Covid, esto es algo que debemos comenzar a tomar etnográficamente en serio.

Más en Antropologías:  La evolución no es ninguna novedad

Fuente: Somatosphere/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas