La antropología murió por tus pecados

-

por RYAN ANDERSON – Universidad Santa Clara

Descubrí la antropología en la universidad comunitaria. Fue revelador. La antropología desafió la educación política e histórica insuficiente y limitada que había recibido hasta la escuela secundaria. Importaba, y cambió la forma en que veía el mundo que me rodeaba.

Pero hubo problemas. Puntos ciegos. Aprendí una cierta versión de la historia y la teoría antropológicas. Mi introducción al campo fue lo que yo llamaría “triunfalismo boasiano”, que describía efectivamente la antropología como una disciplina heroica que corrigió los errores del fanatismo, el etnocentrismo y el racismo del siglo XIX (que es una tarea bastante difícil). La historia básica fue más o menos como sigue.

Las cosas estaban mal en el siglo XIX. Las personas pasaban demasiado tiempo en sillones y propusieron esquemas evolutivos problemáticos que eran racistas, objetivamente incorrectos y francamente peligrosos. Pero luego llegó Franz Boas, el trabajo de campo empírico y la antropología del siglo XX al rescate. Se trataba del relativismo boasiano y de mirar a diferentes grupos culturales en sus propios términos. Comprensión. Empatía. Etc. En algún lugar de la mezcla aprendí un poco sobre Malinowski y Evans-Pritchard, en buena medida, y todo parecía tener sentido. Todo sonaba tan bien, correcto e ilustrado. Me convertí.

Y viví feliz para siempre en mi propio espacio liberal de iluminación por el resto de mis días. Excepto que esa parte no sucedió.

¿Qué pasó? Bueno, no estoy seguro de quién fue, pero alguien (uno de mis compañeros de clase, creo) me presentó este libro escrito en 1969 por alguien llamado Vine Deloria: Custer murió por tus pecados. Tengo con esa persona una enorme deuda de gratitud. Recuerdo estar sentado en un salón de clases leyendo ese libro, con su tapa roja brillante. Me. Rompió. La. Cabeza. Claramente, Deloria no estaba harto de todo este asunto de la antropología.

Más en Antropologías:  La antropología te necesita mucho más de lo que tú necesitas a la antropología

Algo estaba claramente mal.

Por supuesto, comencé con el capítulo llamado “Antropólogos y otros amigos”. ¿Cómo no iba a empezar por ahí? El capítulo comienza con esa línea sobre la lluvia que debe caer en la vida de todos. McNamara tenía el TFX y el Edsel, las iglesias tenían el “mundo real” arreglándoles las cosas. Y los indios se quedaron con los antropólogos. Fue cuesta abajo desde allí.

Leer lo que Deloria tenía que decir fue un poco impactante para un recién convertido a la antropología. Pensé que la antropología lo tenía todo resuelto (y, por poder, yo también). Había aprendido una narrativa tan limpia y heroica sobre la disciplina, y aquí estaba esta crítica aguda, sarcástica, brutal (y divertida) proveniente de Vine Deloria. Entonces me di cuenta de que no todo estaba bien, que la antropología estaba llena de una larga lista de problemas y cuestiones. Leer a Vine Deloria fue una intervención vital que reorientó mi relación con la antropología.

Todo esto me hace pensar en esa versión “triunfalista” de la antropología que aprendí por primera vez en la universidad. ¿Es eso realmente necesario? A menudo me pregunto si me habría sentido atraído por el campo sin esa introducción demasiado simplificada y heroicamente problemática. Me gusta pensar que una introducción más compleja y matizada a la antropología, con defectos y todo, también me habría llamado la atención. Pero tengo mis dudas. Tales preguntas son importantes, porque también nos hablan de algunas de las expectativas problemáticas que nuestro sistema educativo y político tiende a inculcar en la juventud. ¿Qué dice de nosotros, nuestros estudiantes y nuestro sistema educativo cuando sentimos la necesidad de enseñar estas narrativas triunfalistas para acaparar nuestra participación en el mercado universitario?

Más en Antropologías:  Haciendo antropología en empresas de tecnología

La intervención de Vine Deloria es importante porque, en el fondo, habla de desafiar las relaciones de poder entre los antropólogos y las personas que estudian. Argumentó enérgicamente que los nativos no deberían ser tratados simplemente como objetos de estudio. Tal como lo veo, estos son los tipos de conversaciones, y lecciones, que deberían proporcionar los cimientos de nuestro campo a medida que avanzamos en este tenso siglo XXI. Entiendo la preocupación por atraer a los estudiantes y hacer que la antropología sea atractiva, pero para mí es mucho más importante construir cimientos críticos desde el primer día. Además, no veo ninguna razón por la que no podamos enmarcar la antropología como algo que es a la vez inspirador y críticamente consciente de su pasado. Entonces, para terminar, vamos a saltarnos el triunfalismo y comenzar a construir el tipo de antropología que tiene “las perspectivas teóricas y las herramientas metodológicas para analizar los desafíos complejos de un mundo que cambia rápidamente” (Mullings 2015: 12). Adelante.

Referencias

Deloria, Vine. 1969. Custer died for your sins: An Indian Manifesto. University of Oklahoma Press.

Mullings, Leith. 2015. Anthropology Matters. American Anthropologist Vol. 117(1):4-16.

Fuente: AnthroDendum/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas