El buen fuego: a favor de los incendios controlados

-

por CYNTHIA T. FOWLER – Wofford College

La quema “mueve al bosque hacia una condición más natural e histórica”, según un memorando de decisión de mayo de 2019 que autoriza las nuevas unidades de quema de Blackrock y Little Green Mountain en el Área de Recreación del Valle Panthertown del Bosque Nacional de Nantahala (NF). El fuego prescrito es necesario ahora en Panthertown porque “las zonas ecológicas adaptadas al fuego han perdido uno o más intervalos de retorno del fuego y se están alejando de su composición y condición de especies naturales debido a la supresión agresiva de incendios forestales y el cese de las quemas antropológicas [sic] durante los últimos 50 a 100 años”. El memorando de los gerentes de Panthertown ilustra una narrativa cada vez más familiar en la ecorregión Blue Ridge (Estados Unidos), con su lamento por la exclusión de los incendios de las montañas y su defensa de su restauración. Como héroe de estas historias naturales, el fuego se ha reencarnado para construir bosques más saludables y seguros que consisten en la flora preferida para mejorar el hábitat de la vida silvestre y disminuir la susceptibilidad a los incendios forestales destructivos.

Al igual que el personal del Distrito de Guardabosques de Nantahala (RD) que redactó el memorando citado anteriormente, los quemadores prescritos en las Montañas Blue Ridge aprovechan la agencia de la persuasiva narrativa contra la exclusión de incendios/quema prescrita. Mientras que las narrativas tienen una agencia real, el poder discursivo es evidente en los planes, motivados por un fuerte consenso a favor de las quemas dentro del Servicio Forestal de los Estados Unidos, para establecer nuevos regímenes de incendios. Como dijo un ex oficial de manejo de incendios (FMO), “[reconocemos] la necesidad de quemar más. Este es un cambio importante por el que estamos atravesando”. De hecho, este gerente se había fijado el objetivo de instituir rutinas de quema rotacional en el 30 por ciento de las NF acopladas de Nantahala-Pisgah que encierran más de un millón de acres del oeste de Carolina del Norte. La quema, la tala, la siega y las aplicaciones químicas se encuentran entre las principales técnicas utilizadas en las áreas de manejo de Pisgah-Nantahala, que están designadas para la diversidad de hábitats, restauración y conectividad, travesía, áreas silvestres, recreación y patrimonio, interés especial e investigación, experimentación, singularidad, educación y administración.

Más en Antropologías:  Iteraciones

Una vez anti-estructura, la quema prescrita autorizada por personal acreditado se está convirtiendo en estructura. El sector “más pirogénico” en las NF de Nantahala-Pisgah, según el FMO mencionado anteriormente, es Grandfather RD. Para fomentar especies y comunidades dependientes del fuego y adaptadas al fuego, los administradores del Proyecto de Restauración de Grandfather, que abarca más de 330,000 acres en Grandfather RD y tierras adyacentes, quemaron aproximadamente quince mil acres únicos entre 2012 y 2019. Los administradores acuñaron el lema “goodfire” (buen fuego) por su campaña para reclutar el apoyo de la comunidad. Los administradores de incendios de todo el mundo han adoptado el eslogan de buenos incendios para usar en sus propios esfuerzos de educación pública. En el discurso del buen fuego, los incendios forestales se han desarticulado en dos polos éticos para que los mensajes al público comenten sobre la moralidad del sistema.

Goodfire evoca admiración, por los quemadores y el fuego prescritos, y evoca esperanza para los ecosistemas futuros. Los incendios “buenos” son quemaduras prescritas, planificadas y lícitas, provocadas por personal acreditado, así como incendios de rayos controlables e incluso algunos incendios forestales provocados por personas sin credenciales. Los incendios son “buenos” para preparar los sitios madereros, reducir los riesgos de incendios forestales catastróficos, restaurar ecosistemas degradados, fomentar hábitats saludables, apoyar especies adaptadas al fuego y comunidades de múltiples especies, conservar especies amenazadas y en peligro de extinción, producir comunidades estéticamente agradables y sustentar la vida silvestre. Los administradores esperan lograr algunos de estos resultados en Panthertown, donde 1.311 acres equivalen al 20,83 por ciento del total de 6.295 acres han sido designados como unidades de quema desde 2014. El fuego es un activo para los administradores de los ecosistemas de Blue Ridge porque, a través de la quema en combinación con otras tácticas y técnicas, adquieren cierto control sobre los procesos de causa y efecto en ecosistemas complejos.

Más en Antropologías:  Antropología de desastres

La campaña Goodfire tiene como objetivo enseñar al público en general que no todos los incendios son malos. Los promotores de la campaña esperan hacer que la ciudadanía crea que el uso del fuego tiene efectos ecológicos beneficiosos. Los administradores de tierras públicas ven el lema #goodfire como un medio para contrarrestar las percepciones del fuego enseñadas por campañas anteriores, a saber, Smokey Bear’s, que los defensores de las quemas prescritas ven como un engaño al público, al pensar que todos los incendios en todos los ecosistemas son siempre perjudiciales.

Actualmente estamos viviendo con las consecuencias no deseadas de la era de la extinción de incendios, según no solo los gerentes sino también los científicos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, quienes escriben: “La exclusión de incendios ha tenido más éxito de lo que los primeros ingenieros forestales podrían haber esperado hace un siglo. Pero este éxito tiene sus inconvenientes”. Los recuentos de una historia en la que la exclusión del fuego fue mal encaminada contribuyen a la construcción discursiva de nuevos regímenes de fuego, que a veces se ven como la restauración de viejos regímenes de fuego. Los efectos negativos de la extinción de incendios “motivaron a los administradores de recursos a implementar incendios prescritos para intentar restaurar los ecosistemas dependientes del fuego”. Los administradores de 250.000 acres de Nantahala RD brindan un buen ejemplo con sus planes para quemar 9292 acres en la primavera de 2021. Otro caso es Tusquitee RD, donde los administradores han preparado planes de quema para 3600 acres en el área de 20.638 acres de Buck Creek más otros 16.776 acres en otros lugares, totalizando el 2 por ciento de los 158.900 acres del distrito. En la primavera de 2021, Tusquitee y Cheoah RD tenían como objetivo quemar juntos 12.670 acres. Con esto, podemos ver cómo la transición de calificar el fuego como criminal y mortal a cambiarlo como bueno conduce a esfuerzos para cambiar la ecología del fuego de la ecorregión.

Más en Antropologías:  El camino salvaje del activismo climático

La agencia narrativa del buen fuego radica en parte en reducir la oposición a las quemas prescritas y revertir las percepciones negativas del fuego entre los miembros del público. “Smokey hizo un trabajo demasiado bueno”, como suelen decir los gerentes. Las campañas contra incendios del siglo XX crearon un entendimiento entre los profanos de los incendios como peligrosos y no deseados, lo que dificulta que las personas comprendan cómo algunos incendios pueden ser regenerativos, productivos y protectores. Al mismo tiempo que los gerentes tienen como objetivo descubrir cómo construir diferentes regímenes de incendios, están trabajando simultáneamente para influir en las opiniones del público, las agencias de financiación y los legisladores, así como de los conservacionistas y otros que continúan temiendo el fuego o que se oponen al uso del fuego. Una moraleja en las narrativas de los gerentes es que la ecología del fuego no es del todo “mala” y también tiene un lado “bueno”. Conceptualizar la quema prescrita como buen fuego promueve los objetivos de los administradores de construir ecosistemas que exhiban estructuras horizontales y verticales idealizadas, que contengan cargas de combustible aceptables y alberguen especies favorecidas. Los quemadores prescritos son agentes en la producción del poderoso discurso del buen fuego. Sus decisiones de encender incendios intencionales, dejar que ardan incendios forestales o suprimir incendios involuntarios tienen el poder de cambiar las frecuencias, intensidades, extensiones y efectos del fuego, así como la vida de diversos organismos, su entorno abiótico y la composición de la atmósfera.

Fuente: SCA/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas