La ciudad social

-

por PATRICK McDONNELL

El urbanismo se trata de observación. El sociólogo William “Holly” Whyte lo sabía y pasó años registrando y estudiando a las personas y cómo interactuaban con la ciudad. El documental por excelencia de la década de 1980 de Whyte sobre las plazas de Nueva York, The Social Life of Small Urban Spaces, es un estándar de todas las experiencias de la escuela de posgrado en planificación urbana, y su impacto aún no se ha replicado. Incluso hoy, cada vez que me encuentro con una nueva plaza o espacio público, la narración nasalmente práctica y las frases idiosincrásicas de Holly Whyte todavía resuenan en mis oídos: “La gente tiende a sentarse donde hay lugares para sentarse”.

Su método era simple. Filmó cosas. Documentó la vida real y señaló comportamientos para mostrar cómo las personas interactuaban con el entorno construido y cómo chocaban entre sí.

Sin embargo, con demasiada frecuencia, los planificadores urbanos ignoran el comportamiento y la ciudad se reduce a mapas, dibujos, representaciones, códigos y ordenanzas, y otras representaciones en papel. Nos quedamos tan atrapados en las formas, las líneas, el lenguaje y el universo modelo de las ciudades que nos olvidamos de la “flava” de todo. La mayor parte de nuestro tiempo lo pasamos en un escritorio conociendo nuestra área a través de una pantalla de computadora.

Debo admitir que, como planificador, hay momentos en los que me dejo llevar por la elegancia de los dibujos y el proceso de hacerlos, y hay momentos en los que siento que los diseñadores son los líderes del mundo libre que pueden conceder deseos por la forma en que somos capaces de articular ideas en papel. Pero los dibujos, modelos, resúmenes, etc. son solo artefactos, no nos dicen una mierda sobre la complejidad del comportamiento humano. No nos informan sobre la naturaleza extremadamente social de las ciudades y cómo es el ambiente sobre el terreno.

Más en Antropologías:  El buen fuego: a favor de los incendios controlados

Hace aproximadamente un año, dejé mi trabajo de escritorio en el ayuntamiento para seguir una vida de observación. Quería ver la planificación urbana desde el campo, entrar en la mezcla y dejar atrás la versión en papel de la ciudad. Quería conocer Dallas convirtiéndome en parte de ella, quería conocer a mis vecinos y cómo usar la ciudad como una herramienta, eso es urbanismo. Ahora trabajo como urbanista independiente. Estoy en la ciudad, viendo lo que puedo ver y luego encontrando soluciones para remediar los problemas.

Esta vida de observación significó un cambio de estilo de vida. Primero, me deshice de mi auto, compré una bicicleta y un pase mensual de autobús/tren ligero, y comencé a usar el transporte público para moverme por la ciudad. En segundo lugar, compré una cámara y actualicé a un iPhone para documentación y para mantenerme conectado con las redes sociales. En tercer lugar, comencé a ir a un montón de eventos y organizar reuniones de café con toda la gente de Dallas que estaba haciendo cosas urbanas geniales. Cuarto, comencé a realizar eventos y proyectos públicos para conectarme con la gente de la ciudad.

Whyte dijo: “Lo que más atrae a la gente, al parecer, son otras personas”. Al estar en la ciudad, te enfrentas constantemente a conflictos incómodos y emocionantes. Es donde chocas con la gente. Es donde tienes que estar en sintonía con tus acciones y las acciones de todos los que te rodean. Está siendo bombardeado constantemente con nueva información, sabiendo cómo reaccionar ante ella y tomando conciencia de tu entorno. Estás lidiando simultáneamente con los límites físicos del entorno construido, las economías sociales que enmarcan las relaciones psicológicas y el movimiento de un espacio. La gente produce lo inesperado, la espontaneidad, el flava: esa es la esencia de la ciudad, y eso es lo que faltaba en mi trabajo de escritorio.

Más en Antropologías:  Formas desiguales de flexibilidad

Esta vida de observación ha cambiado por completo mi conjunto de herramientas como urbanista. Las habilidades de dibujo todavía están ahí, pero ahora estoy más preocupado por el flujo de información, la captura de actividad, la transmisión de ideas y la experimentación para superar los límites. Observar y documentar la vida real me ha llevado a pistas sobre la vida de la ciudad, que se trata de relaciones personales: la interacción social. Como urbanista, si no estás observando y participando de la ciudad, te estás perdiendo de conocerla.

Fuente: Medium/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas