El elemento del diablo

-

por JULIA ROSEN

Hace unos diez años, un vagabundo alemán recogió una pequeña piedra naranja y se la guardó en el bolsillo sin pensarlo mucho. Minutos después, miró hacia abajo y vio que su pierna izquierda estaba en llamas. Resultó que la roca no era una roca en absoluto, sino una masa de fósforo, un remanente de las mortíferas bombas incendiarias que azotaron el país durante la Segunda Guerra Mundial. Después de décadas de sueño, el modesto calor del cuerpo del hombre había reavivado su ira, dejándolo gravemente herido.

Ese desgarrador incidente es un buen comienzo para el nuevo libro de Dan Egan, The Devil’s Element: Phosphorus and a World Out of Balance. En la tradición de llamamientos ambientales como Primavera silenciosa y La sexta extinción, que llamaron la atención sobre los problemas del uso excesivo de pesticidas y la desaparición de especies, respectivamente, The Devil’s Element insta a los lectores a enfrentar otro desastre que se desarrolla silenciosamente. Éste gira en torno al fósforo, que es esencial para la vida pero que, en manos de los humanos, se ha convertido en una amenaza que va mucho más allá de los guijarros incendiarios.

El fósforo, que significa “portador de luz”, se ganó su diabólico apodo en el siglo XVII, después de que un alquimista alemán cocinara orina para aislar la forma pura del elemento: una sustancia extraña y brillante con la costumbre de estallar en llamas. Sin embargo, en muchas otras configuraciones químicas, el fósforo no es nada peligroso. Es la columna vertebral del ADN y un ingrediente fundamental en la estructura y función de las células, así como de las partes duras del cuerpo como los huesos y los dientes. Los humanos lo necesitamos para vivir y para producir los cultivos que nos sustentan. El fósforo es uno de los tres nutrientes vegetales clave, y su inminente escasez podría algún día limitar la producción mundial de alimentos.

En la naturaleza, el fósforo circula a través de los ecosistemas en un circuito mayoritariamente cerrado a medida que los organismos viven, mueren y se descomponen, lo que lo convierte en “el vínculo elemental que completa el círculo de la vida”, escribe Egan, periodista ambiental y autor de The Death and Life of the Great Lakes. Asimismo, durante milenios, muchas sociedades humanas reciclaron fósforo fertilizando cultivos con desechos animales y humanos.

Pero eso cambió durante la Revolución Industrial, cuando el crecimiento demográfico y la urbanización convirtieron las aguas residuales de un recurso a un flagelo. En Londres, después de que los desechos humanos no gestionados causaran el infame brote de cólera de 1854 (que lanzó el campo de la epidemiología) y el “Gran Hedor” de 1858 (cuando el ya pútrido río Támesis se volvió excepcionalmente viciado), los líderes de la ciudad crearon un sistema de saneamiento para eliminar de excremento. Eso resolvió la crisis inmediata pero generó una nueva. “Desviar los desechos humanos a vías fluviales de esta manera rompió permanentemente el círculo del fósforo”, escribe Egan, creando la necesidad de nuevas fuentes de fósforo y poniendo “al mundo occidental en el camino hacia la adicción a los fertilizantes químicos”.

Más en Antropologías:  ¿Quién controla a los observadores de ballenas?

Hemos alimentado esta adicción extrayendo cada vez más rocas ricas en fósforo de la Tierra para esparcirlas sobre los cultivos y fabricar bombas, venenos, detergentes y baterías. La minería de fosfato ha permitido que la producción de alimentos siga el ritmo de la creciente población mundial. Pero ha tenido un alto precio para cualquiera que tenga la mala suerte de vivir sobre estos depósitos.

Entre muchos abusos, Egan relata el cruel destino que corrieron los habitantes de una remota isla del Pacífico que fueron estafados y despojados de sus riquezas geológicas antes de ser desplazados por completo de su hogar. Y la sed mundial de fósforo alimenta ahora la ocupación del Sáhara Occidental por parte de Marruecos, que controla aproximadamente las tres cuartas partes de todas las reservas conocidas de fosfato de roca. Egan, sin andarse con rodeos, califica la cinta transportadora que lleva el fósforo extraído fuera del territorio en disputa contra la voluntad del pueblo indígena saharaui como “una de las escenas de crímenes activos más grandes del mundo”.

En última instancia, escribe, nuestra adicción al fósforo extraído “probablemente planteará un problema para todas las personas del planeta, ya sea en el bolsillo o en el estómago”. La roca de fosfato es un recurso obstinadamente no renovable y productores líderes como Estados Unidos y China están consumiendo vorazmente sus reservas. Los investigadores estiman que los depósitos accesibles pueden agotarse en unos pocos siglos (tal vez incluso en unas pocas décadas) y muchos coinciden en que, si nada cambia, la capacidad del mundo para comer podría eventualmente depender de la voluntad de Marruecos de compartir su generosidad.

Pero lo que realmente hace que el fósforo sea diabólico, escribe Egan, es que no nos enfrentamos simplemente a un problema de escasez. También nos enfrentamos a una crisis de exceso. Al liberar tanto fósforo que de otro modo habría permanecido atrapado en las rocas, hemos inundado el medio ambiente con un exceso de nutrientes. Y una vez que el fósforo se filtra a los ríos y lagos, fertiliza “cosechas abundantes” de algas que hacen que el agua se vuelva espesa y verde, y luego absorben oxígeno cuando mueren, dejando a los peces y otras formas de vida acuática sin oxígeno.

Más en Antropologías:  Al valor de las cosas se lo lleva el mar

La proliferación de algas no es un problema nuevo. El vertido de residuos en los cursos de agua preparó el terreno para los problemas y, como relata Egan en una de las secciones más interesantes del libro, el problema explotó en las décadas de 1950 y 1960, después de que las empresas estadounidenses desarrollaran novedosos detergentes para ropa que contenían hasta un 74 por ciento de fósforo en peso. Pronto, las vías fluviales del país se llenaron de burbujas y manchas de algas. El lago Erie se hizo tan famoso por sus problemas con el fósforo, señala Egan, que el Dr. Seuss lo mencionó en su parábola ambiental, The Lorax. Mientras el codicioso Once-ler profana un paraíso vibrante para hacer una fortuna rápida vendiendo Thneeds, Lorax envía a un pez colibrí de ojos tristes en busca de un poco de agua que “no sea tan sucia”, y agrega: “He oído que las cosas están igual de mal en el lago Erie”.

Egan, dos veces finalista del Premio Pulitzer por su trabajo que narra las amenazas que enfrentan los Grandes Lagos, tiene una habilidad especial para contar historias grandes y difíciles de manejar a través de narrativas personales absorbentes, incluida la búsqueda de un científico decidido a exponer el papel del fósforo en las floraciones de algas del siglo XX. Su trabajo ayudó a presionar a los fabricantes de detergentes para que cambiaran sus fórmulas, y en 1986 las condiciones en el lago Erie habían mejorado lo suficiente como para que el Dr. Seuss aceptara eliminar la broma de Lorax de futuras ediciones del libro.

Pero el problema ha vuelto, informa Egan, y es más pernicioso y generalizado que nunca. Esta vez, una de las principales culpables es la agricultura industrial. Los escurrimientos agrícolas contienen altos niveles de nutrientes provenientes de fertilizantes y estiércol animal, y los científicos han documentado una incidencia cada vez mayor de proliferación de algas en lagos de todo el mundo. En el Medio Oeste natal de Egan, vastas áreas del lago Erie se han vuelto nuevamente “sucias”, alimentadas por la contaminación del maíz, la soja y las operaciones ganaderas. Al mismo tiempo, los fertilizantes que fluyen por el río Mississippi provocan proliferaciones masivas en el Golfo de México, y en Florida, las apestosas esteras de algas obstruyen los canales de subdivisiones lujosas y playas turísticas.

Más en Antropologías:  ¿Puede el viaje al trabajo hacerte más feliz?

Lo peor de todo es que las algas (o más precisamente, las cianobacterias) que abundan hoy en día tienen más probabilidades de liberar toxinas que matan a los animales, hacen que el agua potable sea insalubre y contribuyen a una serie de dolencias humanas, incluidos síntomas respiratorios y tal vez incluso la devastadora enfermedad neurodegenerativa ELA.

A lo largo de The Devil’s Element, Egan señala los puntos de inflexión que impulsaron a la sociedad a abordar crisis ambientales anteriores, pero sostiene que muchas barreras se interponen en el camino para mejorar la forma en que gestionamos el fósforo en la actualidad. Es decir, las fuerzas políticas y económicas detrás de la intensificación agrícola y un sistema regulatorio ineficaz que no ha logrado controlar la contaminación de la industria.

Egan señala que existen soluciones. Las normas sobre calidad del agua podrían ampliarse para incluir la escorrentía agrícola y podrían implementarse tecnologías para reciclar el fósforo de los desechos humanos y animales. (Esto último ya está sucediendo en lugares como Alemania).

Pero reconoce que la crisis del fósforo (al igual que el uso de pesticidas, la pérdida de biodiversidad y otras enfermedades modernas) es fundamentalmente producto de impactos humanos convergentes. Al mismo tiempo que los humanos rociaron el mundo con fósforo, los cambios generalizados en el uso de la tierra redujeron la capacidad del suelo para absorber la escorrentía, mientras que las presas y diques alteraron el flujo natural del agua. Además de eso, un clima más cálido intensificó las precipitaciones e impulsó el crecimiento de algas, mientras que las especies invasoras ayudaron a la propagación de algas tóxicas.

El resultado final, concluye Egan, es una calamidad que no sólo amenaza al medio ambiente sino que también nos amenaza a nosotros. Como lo resume sin rodeos: “Abusa de la Tierra, y la Tierra abusará de ti”.

Fuente: Undark/ Traducción: Mara Taylor

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas