La primera generación verde

-

por MATTHEW WILLS

Muchas personas vivas ni siquiera tienen la edad suficiente para recordar el primer Día de la Tierra, celebrado el 22 de abril de 1970. En un momento en que el Movimiento Sunrise y el Green New Deal parecen entusiasmar a los jóvenes activistas, una mirada retrospectiva al primer Día de la Tierra puede mostrar cómo el ambientalismo llegó a ser importante para tanta gente.

El historiador Adam Rome argumenta que el Día de la Tierra fue tremendamente influyente y catalítico, pero que su historia no es del todo conocida: lo llama el “evento poco conocido más famoso en la historia moderna de los Estados Unidos”.

Ese Día de la Tierra, escribe Rome, eclipsó otros eventos masivos de la década de 1960, incluidas manifestaciones por los derechos civiles, el feminismo y la paz. “El Día de la Tierra no fue solo un evento y, a pesar del nombre, el Día de la Tierra no ocurrió solo el 22 de abril de 1970”, explica. “En muchos lugares, los hechos duraron una semana. Un nombre más exacto sería Primavera de la Tierra.” En su libro sobre los eventos, Rome también argumenta que el Día de la Tierra dio a luz a la “primera generación verde”.

El ímpetu fue del Senador Gaylord Nelson, de Wisconsin, quien hizo un llamado en septiembre de 1969 para una enseñanza nacional sobre el medio ambiente. Silent Spring (1962) de Rachel Carson había preparado a la nación durante la última mitad de la década de 1960, pero los desastres de 1969 realmente llamaron la atención de la gente sobre los problemas. Un gran derrame de petróleo cubrió las playas de Santa Bárbara en enero. El río Cuyahoga en Cleveland, que tenía tendencia a arder debido a su contaminación, se incendió de manera espectacular en junio. La degradación ambiental estaba allí mismo en las pantallas de televisión de la nación.

Más en Antropologías:  Antropología y literatura

Cuando era gobernador de Wisconsin, Nelson había sido “defensor de la causa de la conservación”, escribe Rome. Como senador, se inspiró en las clases abiertas contra la guerra de Vietnam, en los que estudiantes y otras personas discutían la historia de la guerra y trabajaban para expandir el movimiento contra la guerra. Nelson anunció su plan para el Día de la Tierra con seis meses de anticipación. Eso dejó mucho tiempo, como señala Rome, para el reclutamiento, el desarrollo organizativo y la atención de los medios.

Pero, críticamente, Nelson no quería ser visto como el único líder. “No flotaba, tratando de dirigir cada movimiento en el suelo”, escribe Rome. Permitir que otras personas “se apropien de la enseñanza permitió que el Día de la Tierra involucrara las energías de miles de personas”.

Junto con la explosión resultante de la actividad de base, la atención de los medios se volvió intensa. Incluso Sports Illustrated tuvo una historia de portada sobre el tema. Las tres principales cadenas de televisión emitieron especiales sobre el medio ambiente en abril. La incipiente PBS (todavía llamada National Educational Television) dedicó toda su programación del 22 de abril al Día de la Tierra, incluidos Sesame Street y Mister Rogers’ Neighborhood.

Además de las clases abiertas, hubo paneles, conferencias, limpiezas, boicots, marchas y actuaciones. En todo el país, participaron decenas de millones de radicales, moderados y conservadores. Amas de casa, sindicalistas, políticos y líderes empresariales se unieron a estudiantes de secundaria y abuelos. Entre persecuciones más serias, un grupo de teatro guerrillero llevó a juicio a un “Ford sedan 1959 por delitos contra el medio ambiente”.

Más en Antropologías:  Una etnografía sobre recicladores urbanos

Rome utiliza la Universidad de Michigan en Ann Arbor como estudio de caso. Los cuatro organizadores principales continuaron trabajando en temas ambientales a lo largo de sus carreras profesionales posteriores. Esta fue la generación verde, también, de otra manera, ya que surgió un nuevo tipo de cabildeo ambiental del Día de la Tierra. Los ambientalistas atacaron a los congresistas bipartidistas de la “docena sucia” en las elecciones de 1970, 1972 y 1974. Mandaron a empacar a veinte congresistas partidarios de la contaminación, todos hombres en aquellos días.

El medio ambiente era entonces en gran medida una preocupación de todo el espectro político. Un presidente conservador, Richard Nixon, firmó las principales leyes ambientales de principios de la década de 1970. Las leyes que protegen a las especies en peligro de extinción y aseguran el aire y el agua limpios quedaron en los libros, mientras que la Agencia de Protección Ambiental y la Ley Nacional de Política Ambiental (que exigía declaraciones de impacto ambiental) establecieron el modelo para el próximo medio siglo.

Dado que estas leyes están siendo activamente socavadas o atacadas abiertamente, hoy, bien puede ser hora de que otra generación verde asuma la causa de unir a la nación en torno a los beneficios del aire, el agua, el suelo y los alimentos limpios, todas las cosas esenciales para nuestras vidas.

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas