Lo que los faraones egipcios pueden decirnos sobre los tiranos modernos

-

por KARA COONEY – Universidad de California en Los Ángeles

Soy una egiptóloga en recuperación.

Al igual que muchos de nosotros en el campo, inicialmente me atrajo el tema debido a un amor inexplicable e irracional por una cultura antigua que yacía milenios en el pasado. Tal vez me atrajo el oro deslumbrante, las estatuas masivas, las pirámides cuyos códigos aún no se descifraron, las demostraciones descaradas de poder. O tal vez me enamoré de la idea de la realeza divina que podría reificar los milagros en piedra y crear cuentos filosóficos de religiosidad compleja.

Pero esa fuerza inexpugnable de la regla antigua, una vez tan atractiva para mí, ahora está agriada. Fue como comprender, de repente, que estás en una relación abusiva.

La portada de mi último libro, The Good Kings, muestra una talla marrón de la parte superior del cuerpo de un faraón, con un cayado y un mayal cruzados debajo de la barbilla, con escritura blanca por encima y por debajo de la cara.

Ya no puedo evitar ver a mis alguna vez amados reyes egipcios, y a sus asombrosamente bellas producciones artísticas y cerebrales, a la luz de la política de poder empapada de testosterona del sistema patriarcal en el que vivo en los Estados Unidos. Me estoy volviendo rápidamente antipatriarcal y antifaraones, en cualquier forma que tome el absolutismo, antiguo o moderno. Ahora vivo en un extraño mundo intermedio en el que se invirtió el guion, donde esos magníficos reyes cincelados se revelaron como matones y narcisistas.

Estoy siendo ingenua, se podría decir. Y, por supuesto, podrías tener razón. Pero cuántos de nosotros hemos tenido profundas obsesiones con el mundo antiguo. ¡Me encantan los templos egipcios! ¡Adoro la mitología griega! ¿Son realmente síntomas de una adicción continua al poder masculino que simplemente no podemos dejar?

The Good Kings presenta un análisis de cómo nos convertimos en blancos fáciles para el próximo autoritario carismático que venga. Ya es hora de que veamos cómo se utiliza el fetichismo de las culturas antiguas para apuntalar las tomas de poder modernas. Y muchos de nosotros debemos admitir, en algún lugar muy profundo, que creemos que el poderoso patriarca, que maneja el control con frialdad, es súper sexy. Solo entonces podremos descubrir cómo aplastarlo.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la arqueología sobre los neandertales?

El pensamiento antipatriarcal no significa ser antimasculino. Tengo un hijo y un esposo, y los amo y los apoyo a ambos. Ser antipatriarcal significa negarse a apoyar una “regla de los padres”, en la que unos pocos elementos masculinos de la sociedad se apropian de la mayoría de los recursos: un escenario en el que el miedo, la violencia, la amenaza, la vergüenza y la moralización se utilizan para mantener todos en fila.

Si queremos un futuro más justo en el que todos tengamos las mismas oportunidades, la misma oportunidad de buscar la prosperidad y la felicidad, entonces el patriarcado debe desaparecer.

Trabajo en un campo de apologistas que creen en un Egipto de verdad, belleza y poder, y en muchos sentidos sigo siendo partidaria de la fe que elegí. No podemos simplemente cancelar la antigua cultura egipcia. Hay mucha belleza en el antiguo Egipto, y no estoy aquí para ridiculizarla o menospreciarla.

En cambio, creo que los antiguos egipcios pueden ayudarnos a reconocer al rey en nuestro propio sistema, mostrarnos cómo se comporta y, por lo tanto, enseñarnos cómo podemos neutralizarlo nosotros mismos. Todos estamos sujetos a nuestras cortas vidas, lo que dificulta ver el largo plazo, pero podemos mirar hacia atrás en la historia y ver el ascenso y la caída de las antiguas dinastías egipcias.

Durante milenios, Egipto mantuvo una relación de tira y afloja con el monarca. A veces era fuerte; a veces era débil. A veces el país salió de debajo de la pesada bota del poder absoluto, sólo para volver a deslizarse bajo él. Pero a lo largo de esos altibajos, Egipto mantuvo una continuidad floreciente de rituales religiosos, lengua y literatura, producción artística y belleza cultural. Egipto no necesitaba a sus reyes; los reyes necesitaban a Egipto. Es útil recordar eso.

Más en Antropologías:  El pasado encantado de la antropología

Los reyes del antiguo Egipto pueden ayudarnos a decodificar las tácticas del sistema patriarcal bajo el cual vive la mayoría de la gente. Ahí estaban Khufu, el creador de impuestos y gastos de la propaganda piramidal; Senwosret y sus represiones absolutistas; Akhenaton, el rey evangélico; Ramsés II, el populista necesitado; y Taharqa, el imperialista colonizado. Esos gobernantes fueron todos productos de su tiempo. Hoy creamos nuestros propios reyes (quizás a un ritmo más rápido porque la tecnología acelera nuestro desarrollo político).

Tal vez pienses que el antiguo Egipto no debería compararse con ningún otro régimen, especialmente con un estado moderno. Pero mantener el antiguo Egipto separado y sellado al vacío nos permite fetichizarlo, ver a los creyentes en estos dioses-reyes como personas primitivas y tontas, nada como nosotros. Aislar cualquier cultura antigua a tal grado exige la creencia de que nunca caeríamos en tales manipulaciones por parte de los demiurgos primitivos.

Sin embargo, con un estado tras otro sucumbiendo al autoritarismo mientras lo llaman democracia, debemos dejar atrás los confines seguros de nuestro excepcionalismo moderno. A medida que diseccionamos nuestra propia comprensión cultural del poder patriarcal, el antiguo Egipto proporciona una lente útil.

Los debates muy disputados en 2020 sobre los monumentos confederados en los Estados Unidos, así como las estatuas de quienes se beneficiaron de la trata de esclavos o el colonialismo en todo el mundo, inspiran la actitud defensiva de la apología cultural. Cuando la gente afirma que debe derribarse una estatua particular del general confederado Robert E. Lee, los defensores del statu quo replican que también deberíamos derribar las pirámides, lo que resulta en una respuesta común de muchos egiptólogos que se unen en torno a los reyes: “¡Estos monumentos no fueron construidos por esclavos sino por el pueblo de Egipto!”

Más en Antropologías:  Arqueología de latas de cerveza

Sin embargo, vale la pena señalar que ambas perspectivas defienden un régimen autoritario. Las estatuas de Jim Crow y las pirámides egipcias representan los mismos poderes represivos masculinos; la única diferencia son los milenios que separan a uno del otro: largos años que ocultan las profundas heridas talladas en la carne egipcia de la misma manera que marcaron a la sociedad estadounidense. Y la distinción entre esclavitud y trabajos forzados no tiene sentido si los participantes fueran obligados a participar.

No te equivoques: las pirámides de Egipto se construyeron porque los reyes las necesitaban. Al igual que las estatuas de heroicos generales a caballo del Ejército Confederado, las pirámides de Giza son signos de una represión después de una pérdida de poder. Sin embargo, ningún tipo de monumento evoca fuerza absoluta. Tanto los monumentos confederados como las pirámides encarnan una especie de manifestación política hacia una masculinidad tóxica e insegura que debe imponer su voluntad y recordar constantemente a la gente la superioridad que Dios le ha otorgado, para que no se pierda.

No me malinterpretes. No estoy abogando por la destrucción de las pirámides más de lo que estoy presionando para derretir estatuas que reifican la opresión negra en los Estados Unidos. Estoy presionando para que se reformule cada uno de esos monumentos, un cambio de paradigma que nos permita reconocer cómo proyectan una sombra del poder que reside allí.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas