Sordera y encarcelamiento

-

por MICHELE FRIEDNER – Universidad de Chicago

Crecí usando dos audífonos y actualmente tengo dos implantes cocleares. Desde muy joven, poco después de que me diagnosticaron sordera, los audiólogos y patólogos del habla y el lenguaje instruyeron a mis padres para que se aseguraran de que siempre usara mis audífonos. De esa manera, podría “estar a la altura de mi potencial”, dijeron. Según los profesionales, escuchar y hablar era fundamental para participar en la vida “normal” y tener éxito.

Y de hecho, la tecnología auditiva me permitió encajar y desempeñarme bien en los entornos educativos convencionales, aunque no redujo las barreras estructurales que existían y continúan existiendo para las personas sordas y con problemas de audición.

Hoy soy una antropóloga que se enfoca en la sordera y la discapacidad. Actualmente estudio la aparición y circulación de diferentes técnicas de terapia y tecnologías auditivas, como audífonos e implantes cocleares. Me interesa lo que estas técnicas y tecnologías permiten en términos de vida social.

Aprendí que la trayectoria de mi familia no fue única; los audiólogos y terapeutas del habla y el lenguaje, basándose en la investigación de la neurociencia, consideran la pérdida de audición como una “emergencia neurológica” que debe abordarse de inmediato mediante la intervención tecnológica. Los padres de niños sordos, como John y Ginny Croft, enfatizaron en ensayos y discursos en la década de 1970 que su pequeña hija nunca estuvo sin audífonos durante todas sus horas de vigilia. Si un audífono se rompía, se reparaba rápidamente. Estos padres, como mis padres, pensaban que la tecnología auditiva era increíblemente importante para crear y mantener el desarrollo social y educativo.

Esta actitud contrasta marcadamente con la forma en que se tratan la sordera y la pérdida auditiva en los sistemas carcelarios de los Estados Unidos.

En un proyecto de investigación en curso, me he estado comunicando con personas encarceladas y analizando las diferentes políticas y prácticas del Departamento de Correcciones (DOC) del estado para proporcionar audífonos a las personas encarceladas. He descubierto que las autoridades penitenciarias desestiman o minimizan de forma rutinaria las necesidades de las personas sordas encarceladas.

La bien documentada falta de acomodaciones adecuadas y disposiciones de acceso para una variedad de discapacidades está muy extendida en todo el sistema de justicia penal, desde la vigilancia policial dirigida a personas con problemas de salud mental hasta los sistemas de atención médica de las prisiones que niegan sillas de ruedas, prótesis y dietas especializadas a los presos.

A lo largo de mi investigación, las personas sordas encarceladas me han contado que intentaron en vano reparar los audífonos rotos, que dormían con audífonos incómodos para evitar perder las instrucciones de un guardia y que se esforzaban por escuchar en entornos carcelarios increíblemente ruidosos. Una persona me dijo que deseaba que su audífono funcionara inmediatamente después de encenderlo; en cambio, tuvo que esperar una serie de pitidos de “tiovivo” que indicaban que el dispositivo estaba a punto de encenderse. Fue especialmente angustioso cuando un oficial llegó a su puerta mientras él dormía, y tuvo que decirles que esperaran a que él pusiera su audífono y funcionara. “¡Cualquier cosa puede suceder!”, me escribió.

Más en Antropologías:  Guía práctica para perderse en un libro sin distracciones digitales

Tener audífonos que funcionen en la cárcel puede ser una situación de alto riesgo. No escuchar la orden de un guardia puede dar lugar a un sumario. Perderse un anuncio para pasar lista o comidas puede significar que se le marque como ausente o que no pueda comer. No escuchar los sonidos y el habla también puede generar problemas de seguridad, como la vulnerabilidad a la violencia carcelaria, así como la incapacidad de aprovechar la programación carcelaria.

¿Cómo el sistema carcelario estadounidense niega sistemáticamente el acceso a las personas sordas encarceladas? A diferencia de los niños sordos, generalmente no se considera que las personas sordas encarceladas tengan un “potencial” que merezca ser nutrido a través de la tecnología auditiva. Experimentan limitaciones de comunicación y privación del lenguaje relacionadas, por ejemplo, con la falta de lenguajes de señas. Las cárceles tampoco suelen ofrecer dispositivos de telecomunicaciones accesibles.

Me centro aquí en la provisión de audífonos, no porque los audífonos sean más importantes que otras formas de acceso, sino por las políticas claramente discriminatorias que contrastan marcadamente con la forma en que los expertos tratan la sordera infantil.

Muchos estados tienen políticas para proporcionar a las personas encarceladas un solo audífono, incluso si una persona experimenta pérdida auditiva en ambos oídos (en estos casos, los audífonos generalmente se proporcionan solo para el mejor oído, mientras que el peor oído no recibe nada). Se pueden hacer excepciones si una persona tiene pérdida de visión u otras discapacidades sensoriales, pero en la mayoría de los casos, las políticas, en pocas palabras, indican: si una persona necesita dos audífonos, tiene derecho a uno. Si necesitan uno, no obtienen ninguno.

No debería haberme sorprendido por este tipo de políticas.

En Illinois, donde vivo, el Departamento de Correcciones fue criticado en 2019 por su política no oficial de proporcionar a las personas encarceladas una cirugía de cataratas incluso si ambos ojos tenían cataratas. Los funcionarios de salud de la prisión, empleados de una corporación privatizada llamada Wexford Health Sources, aparentemente habían argumentado que las personas solo necesitan “un buen ojo” en la prisión. Esta práctica aparentemente ha cesado después de la indignación pública. Sin embargo, el hecho de que las personas encarceladas solo necesiten “un buen oído” sigue el mismo tipo de lógica.

Más en Antropologías:  Descolonizar la etnografía y otras buenas causas antropológicas

Durante los últimos diez años, ha habido una serie de demandas colectivas y acuerdos subsiguientes en nombre de personas encarceladas sordas y con problemas de audición que se han centrado en la provisión de audífonos. En Michigan, Illinois, Kentucky, Virginia y Florida, por nombrar algunos, estas demandas han señalado el papel descomunal que desempeñan los DOC a la hora de brindar y denegar atención médica y acceso para discapacitados en contextos carcelarios.

Aunque una demanda de Illinois ahora permite que un audiólogo autorizado tome la decisión sobre las necesidades de audífonos, muchos de los otros acuerdos de la demanda han dejado intacta la política de “un buen oído”. En el estado de Washington, por ejemplo, la política requiere que una persona tenga una pérdida auditiva moderada en tres frecuencias diferentes para ser elegible incluso para un audífono. Según estas políticas, las personas encarceladas pueden tener una pérdida auditiva moderada en ambos oídos o una pérdida auditiva moderada en un oído y una pérdida auditiva grave en el otro, e incluso entonces, solo tendrán derecho a un audífono.

¿Qué tiene de difícil tener un solo audífono? Para empezar, dificulta la localización, lo que dificulta saber de dónde provienen los sonidos y el habla. Tener solo un audífono también requiere un mayor trabajo cognitivo; las personas necesitan esforzarse más para escuchar y luego entender lo que están escuchando, una tarea especialmente difícil en las cárceles. Las personas sordas encarceladas deben encontrar formas de navegar en estos entornos notoriamente ruidosos, donde los compañeros encarcelados gritan rutinariamente a través de las celdas y golpean los bares, y las órdenes y los anuncios llegan por los altavoces y reverberan a través de pisos y paredes de concreto.

Estas políticas limitadas dicen mucho sobre cómo el sistema carcelario conceptualiza qué tipo de participación sensorial es “suficientemente buena” para las personas encarceladas. Criminólogos, sociólogos y estudiosos de la discapacidad han enfatizado que las duras condiciones físicas y emocionales del propio sistema carcelario son incapacitantes.

Entonces, ¿qué está haciendo el sistema carcelario para maximizar, o incluso mantener, las habilidades que las personas tienen actualmente? La intervención en la pérdida auditiva solo está permitida en la medida en que sea “médicamente necesaria”. Pero si la necesidad médica se trata de mantener y preservar la vida, ¿qué tipo de vida se está preservando?

Más en Antropologías:  Godzilla vs. Kong vs. los legados coloniales para los trópicos

Mi investigación sugiere que el lenguaje de “necesidad médica”, en la práctica, se trata menos de brindar atención y más de mantener la vigilancia y mantener a las personas encarceladas biológicamente con vida. Los documentos penitenciarios del estado de Washington, por ejemplo, afirman que el único audífono se considera “médicamente necesario” para que las personas encarceladas puedan “escuchar anuncios aéreos” y “tomar conciencia de los peligros” para evaluar situaciones peligrosas o inseguras. Los documentos también reconocen que la audiencia asistida puede fomentar una mayor participación en los programas penitenciarios y “contribuir a la calidad de vida”, pero estas preocupaciones parecen secundarias.

Estas declaraciones de las autoridades penitenciarias revelan la comprensión limitada de la “necesidad médica” y los umbrales sensoriales que se permiten en los entornos carcelarios. Reconocen que la audición asistida es clave para mejorar una “sensación de bienestar social, psicológico y físico”, pero se niegan a maximizar las capacidades sensoriales y el potencial de las personas encarceladas al brindarles acceso a las tecnologías necesarias.

Con la creciente atención del público sobre la necesidad de reinventar el sistema de justicia penal, incluidos los llamamientos para retirar los fondos a la policía y abolir las cárceles, es posible que haya cambios en el horizonte. Sin embargo, dadas las arraigadas desigualdades estructurales y la presencia generalizada de la discapacidad en los Estados Unidos, específicamente en relación con la educación, la atención médica y las inversiones económicas, el camino a seguir no está claro. Además de repensar el sistema de justicia penal, estas luchas por el acceso a los audífonos dentro de las cárceles deben verse como parte de llamados más amplios a favor de la justicia para discapacitados.

La negativa a proporcionar audífonos o cirugía de cataratas deja al descubierto los tipos de privaciones sensoriales y sociales que tienen lugar en las cárceles. Las personas encarceladas se mantienen con vida, pero ¿a qué tipo de vida sensorial o encarnada tienen acceso?

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas