El futuro de la antropología empieza en casa

-

por JASKIRAN DHILLON – The New School

Escribo como académica anticolonial y educadora de color que todavía cree en las posibilidades de la investigación y la enseñanza —el poder del conocimiento— para fomentar la transformación social y la descolonización en todo el planeta. Sé que estar posicionada en la academia no es la única vía para perseguir el cambio social, pero aquellos de nosotros que ocupamos esos espacios deberíamos estar deliberando largo y tendido sobre lo que estamos haciendo con/en ellos. Aquellos de nosotros que trabajamos desde una posición crítica y radical dentro de la academia, a menudo como académicos y educadores de color, sabemos que las instituciones académicas son parte del problema; solo lean el libro de Craig Wilder (2013) Ebony and Ivory si necesitan ser convencidos. Necesitamos tomarnos en serio la responsabilidad de haber adquirido tal plataforma, y ​​ser críticos y auto-reflexivos sobre cómo nos comportamos, individualmente como escritores y pensadores, colectivamente como académicos capacitados en disciplinas específicas y, en general, como seres humanos comprometidos con la liberación, la justicia y la continuidad de la vida de todos los seres vivos (humanos y no humanos). Las cuestiones de poder, historia y colonialismo deben estar en el centro de todo lo que hacemos.

Se me pidió que formulara una respuesta para qué tipo de antropología sería relevante para el futuro del campo y la formación de los estudiantes. Este mensaje se planteó dentro del contexto global más amplio de condiciones sociales, políticas y económicas históricamente arraigadas y en curso de pobreza masiva, cambio climático y violencia. En pocas palabras, no es necesario mirar muy lejos para descubrir que este momento histórico está plagado de injusticias del pasado y del presente. La pregunta más urgente es: ¿qué vamos a hacer para avanzar?

La pregunta obvia que viene a la mente es: ¿cómo cultivar un modelo anticolonial para la antropología que esté atento, ante todo, a las relaciones de poder colonial? Si bien hay mucho que podría decir aquí, tres preguntas se destacan y se basan en el trabajo de otros que están lidiando con los profundos desafíos dentro del campo.

Más en Antropologías:  ¿Qué se necesita de la antropología durante una pandemia?

Primero, debemos preguntarnos dónde están nuestros compromisos políticos. Si bien esto puede parecer un punto obvio, no creo que muchos de nosotros conozcamos nuestras respuestas a esta pregunta. Si mantenemos la idea de que la producción y la circulación del conocimiento es una empresa profundamente política, entonces deberíamos poder nombrar las cosas con las que estamos comprometidos y descubrir cómo hacerlas realidad. La politóloga y académica de color Malinda Smith dijo esto mejor durante un evento reciente en la Universidad de Alberta: “Una universidad más equitativa solo es posible si realmente hacemos algo (no solo tener pensamientos progresistas) para que suceda. ¿Cuál es tu manifiesto a favor del cambio sostenible? “

Una vez que se expresa un compromiso político claro, tiene el potencial —aunque esto también requiere trabajo— de arraigarse: materialmente en nuestra pedagogía, enfoques metodológicos y tutoría de estudiantes de pregrado y posgrado; en la forma en que redactamos descripciones de puestos y nos involucramos en la política de contratación; en cómo desarrollamos nuestro plan de estudios (¿de quién deberíamos aprender?) y los tipos de proyectos de investigación que emprendemos; y en la distribución del trabajo administrativo, la forma en que se compensa a los negros, indígenas y otros académicos de color (y esto incluye abordar las disparidades de género), así como las estrategias políticas que utilizamos para luchar por nuestros camaradas cuando, inevitablemente, enfrentarse a la violencia de departamentos e instituciones mayoritariamente blancos.

Las articulaciones claras de los compromisos políticos se suturan en mi siguiente línea de investigación: ¿ante quién somos responsables como académicos, como departamentos y como disciplina? Debemos ser responsables ante las comunidades de todo el mundo que han sido sometidas a la violencia colonial promulgada por la antropología y ante los estudiantes graduados y académicos jóvenes indígenas, negros y queer en ascenso que intentan transformar radicalmente la disciplina desde adentro. He aprendido mucho de mis camaradas nativos sobre lo que significa desarrollar relaciones de confianza y compromiso duradero con el lugar y las personas, tanto dentro como fuera de la antropología. La investigación etnográfica, la organización política y los movimientos de descolonización están relacionados con la forma en que desarrollamos un sentido de conexión entre nosotros. La relacionalidad reflexiva es, en muchos sentidos, la base fundamental de la que se deriva todo el resto del trabajo social y político.

Más en Antropologías:  La mala reputación del Museo Británico

Esto significa ampliar y reformular lo que se considera trabajo e investigación académicos. Significa apoyar activamente, en lugar de devaluar, los compromisos de los académicos de participar en el trabajo de organización política en las líneas del frente donde se necesitan desesperadamente tiempo, energía y recursos. También requiere reconocer y respaldar proyectos que sean de naturaleza verdaderamente colaborativa, donde las comunidades tengan voz en el qué y el cómo de la investigación antropológica. Significa defender a los estudiantes de posgrado que luchan contra la violencia epistémica que encuentran a cada paso, estudiantes cuyo interés en la antropología refleja una profunda responsabilidad con un proyecto político más amplio. Es en este espíritu de recuperación de la responsabilidad política que debemos guiar a los futuros académicos y educadores en el campo.

El último punto que deseo tocar se relaciona con la pregunta de qué estamos dispuestos a arriesgar y, quizás de manera más conmovedora, ¿quién está en posición de poder exigir un cambio? Muy a menudo, aquellos de nosotros que ocupamos posiciones precarias en las instituciones y en la sociedad, en general, cargamos con el peso de cultivar el cambio político. Esta ha sido ciertamente mi experiencia dentro de la academia, donde incluso colegas bien intencionados se han vuelto tan disciplinados por el individualismo y el sistema basado en recompensas de la torre de marfil que ya no pueden ver fuera de ella, o caen presa de tácticas liberales de diversidad e inclusión. Para muchos de nosotros que estamos comprometidos con un proyecto descolonial que trasciende los escollos y peligros del elitismo académico y que estamos comprometidos en organizar esfuerzos fuera de la academia con comunidades y organizaciones de diversos tipos, exigir cambios radicales en nuestros departamentos no es una opción. Nuestras líneas de responsabilidad nos siguen fuera de los pasillos y aulas de nuestras casas universitarias, y esas líneas de responsabilidad exigen que hagamos algo con los puestos que hemos adquirido. Como todos deberían.

Más en Antropologías:  La utopía antropológica (y la industria del entretenimiento)

Sin embargo, esta responsabilidad por el cambio debe ser compartida. Hace un llamado a la construcción de solidaridad radical con nuestros aliados blancos dentro de la academia, con aquellas personas que están dispuestas a correr riesgos de manera material. Esto requiere, por supuesto, que los profesores blancos hagan el trabajo arduo y necesario que se requiere para educarse sobre las dimensiones políticas y epistemológicas del cambio que debe ocurrir; no, no podemos y no vamos a realizar este trabajo por ustedes. Y luego requiere que se presenten. Si queremos que la disciplina de la antropología responda políticamente al estado actual del mundo de una manera que promueva la justicia, la libertad y un objetivo más amplio de descolonización, entonces necesita continuar limpiando la casa desde adentro.

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas