La resistencia cotidiana del punk anarquista de Indonesia

-

por STEVE MOOG – Universidad de Arkansas

“Bandung es una ciudad de punks y oración”. Lonely Planet.

El gato está fuera de la bolsa ahora que Lonely Planet sabe que Bandung, Indonesia, es un lugar de moda para el punk rock. A lo largo de los años, hablé de mi investigación con diferentes personas de todo el mundo y muchos se sorprenden de que el punk todavía exista. El punk no está muerto; de hecho, está vivo y prosperando en los centros urbanos de Indonesia y lo estuvo durante algún tiempo.

Si estás sintonizado con las señales visuales del punk, es difícil deambular por Bandung, Yakarta, Denpasar o cualquier otra ciudad importante del país sin ver los marcadores de la escena. Al principio de mi trabajo de campo, me encontré con algunos adolescentes en el área de Dago de Bandung, y uno de ellos estaba extremadamente emocionado de que la remera de la banda que llevaba y el parche en la espalda de su chaqueta representaran a la misma banda de punk oscura de Portland, Oregón. De hecho, los punks en Indonesia son numerosos y, como ejemplifica el fandom de los niños, están conectados a la escena punk rock global más amplia. Si bien el punk hoy toma diferentes formas en Indonesia, me concentro en la escena anarco-punk de Bandung y las conexiones globales basadas en principios anarquistas o en el (DIY) Hazlo-Por-Tú-Mismo. Este grupo está rediseñando fronteras sociopolíticas y culturales, lo que es particularmente notable en una nación posautoritaria con una democracia emergente.

Bandung es una ciudad extensa y densamente poblada en Java Occidental, situada aproximadamente a 90 millas al sureste de Yakarta. La ciudad propiamente dicha tiene casi tres millones de habitantes, mientras que el área metropolitana tiene nueve millones de habitantes. Los restos físicos del colonialismo holandés en forma de amplios bulevares y arquitectura europea le han valido a la ciudad el apodo de “París de Java”. Biseccionado por el río Cikapundung, Bandung se encuentra en un valle rodeado de picos volcánicos. Como todas las ciudades de Indonesia, es difícil pasar por alto las profundas desigualdades de ingresos de Bandung. Las chozas de metal corrugado agrupadas forman comunidades en expansión ubicadas junto a opulentos centros comerciales y edificios de gran altura. Bandung es conocida como una ciudad universitaria, ya que alberga varias universidades importantes, tanto seculares como islámicas. Esto ha atraído a Bandung a personas de diferentes orígenes, creando una atmósfera “moderna” y cosmopolita contra su pobreza abyecta. La escena del rock de Bandung está incrustada en este escenario de sorprendente yuxtaposición de ricos y pobres. Aunque la ciudad está asociada con una cultura pop juvenil en rápida evolución, la escena punk ha prosperado durante algún tiempo y bandas conocidas han estado tocando durante más de veinte años.

Más en Antropologías:  Ordenando tu tesis

Sería incorrecto hablar de la escena punk de Bandung como si fuera un grupo cohesionado y bien delimitado. Desde un punto de vista puramente logístico, Bandung es una ciudad demasiado grande con demasiados atascos para fingir que solo hay una escena punk. Si tuviera que viajar desde las áreas del norte de la metrópoli en expansión hasta las partes del sur (12 a 15 millas), es posible que le lleve de dos a tres horas, dependiendo del tráfico. Los punks vienen de toda la ciudad para eventos grandes, pero para conciertos más pequeños, tienden a frecuentar lugares cercanos, formando subsecciones sueltas.

No todo el mundo en Bandung está de acuerdo con lo que es el punk. La escena punk global más amplia también se enfrenta a definiciones ambiguas y líneas de demarcación. Sin embargo, existe una aceptación general de que el punk es más que un género musical y se caracteriza por la adhesión a la ética del DIY. A pesar de que la ética del DIY es un concepto central para el punk rock contemporáneo, a menudo hay poco consenso sobre lo que constituye “hacerlo por tú mismo”. En su forma más básica, el DIY del punk es un énfasis en la producción cultural independiente de las grandes corporaciones o las agendas hipercapitalistas. Sin embargo, las interpretaciones varían mucho. Fui a un espectáculo de punk DIY que tenía un escenario grande, una configuración de iluminación elaborada y un sistema de sonido impresionante, todo respaldado por patrocinadores comerciales (aunque no corporativos).

Sin embargo, hay grupos dentro de la escena punk de Bandung que se rigen por una interpretación de línea dura del DIY; lo entienden como anarquismo practicado. De hecho, los punks anarquistas (anarco-punks) enmarcan su interpretación del DIY en la ayuda mutua, prácticas organizativas no jerárquicas y sentimientos anticapitalistas profundamente arraigados. Para ellos, hacerlo tú mismo significa hacerlo con amigos y hacerlo sin lucrar. Mientras que los eventos patrocinados por compañías independientes caen dentro del ámbito de la práctica aceptable de DIY, algunos anarco-punks no están de acuerdo.

Más en Antropologías:  ¿Qué es la antropología y por qué es importante?

En un colectivo anarquista punk en particular con el que trabajo extensamente, vi el DIY empleado como práctica anarquista y noté las implicaciones para resistir estructuras de poder dominantes como el estado y el capitalismo global. Pensar en la resistencia del punk anarquista puede evocar imágenes de ladrillos volando a través de las ventanas de Starbucks o misiones clandestinas para pintar con aerosol símbolos de anarquía en lugares inapropiados. Sin embargo, en este colectivo, las formas de resistencia se promulgaron a través de interacciones aparentemente mundanas y rutinarias. Los teóricos de la resistencia han notado durante mucho tiempo el poder de los actos cotidianos para engendrar un cambio social. En el colectivo donde trabajaba, estos actos incluían cultivar huertos y criar gallinas y peces. Como ellos lo ven, “la resistencia es fértil”: la sustentabilidad se conceptualiza como un acto anticapitalista.

Aunque la implementación de los principios del DIY dentro de la escena local presenta una amplia oportunidad para desentrañar los actos ocultos de resistencia a pequeña escala, la escena anarco-punk de Bandung también está conectada y es una parte firme de las complejas redes globales de DIY punk. Los anarco-punks en Bandung no están simplemente participando en comunidades online o mundos virtuales; en cambio, participan y facilitan el movimiento transnacional. Las bandas de punk de América del Norte, Europa, Australia y toda Asia pasan regularmente por los locales de música DIY en Bandung y otras ciudades de Java y Bali. Con menos frecuencia, las bandas de Bandung realizan conciertos internacionales en lugares tan lejanos como Europa. Si bien una gira internacional suena lujosa, esta es la escena anarco-punk del DIY. Los lugares a veces son okupas en ruinas y las bandas rara vez reciben un pago por sus presentaciones; estos conciertos no tratan de promocionar un nuevo álbum o vender mercadería. Estas redes globales se basan en principios anarquistas o de DIY de reciprocidad y han creado fuertes lazos entre personas en lugares muy alejados unos de otros. Aunque físicamente separada de los puntos calientes del punk en América del Norte y Europa, la escena anarco-punk de Bandung es un nodo crítico en las redes anarco-punk globales y, a través de sus conexiones y movimientos transnacionales, comienzan a redibujar las fronteras y relaciones culturales.

Más en Antropologías:  Syllabus: Antropología 101: Introducción a la Antropología Cultural (Bates College, 2015)

De acuerdo con las tradiciones anarquistas, los punks con los que trabajé a menudo se conceptualizan a sí mismos en términos que eluden la geopolítica, el nacionalismo y la socioeconomía en sus identidades elegidas. Desde la perspectiva de los anarco-punks, es más exacto describirse a sí mismos como punks en Indonesia que como punks indonesios. La pequeña distinción semántica representa una mayor oportunidad de resistencia, ya que reconoce un nivel de disociación del estado. Sin embargo, la identidad del punk anarquista no existe en el vacío, y las realidades vividas por el punk se complican por las expectativas familiares, financieras y sociales. Los miembros de las bandas tienen hijos y trabajos y se encuentran en una compleja dinámica de poder global. Si bien “indonesio” puede no ser una identidad prominente para los anarco-punks, no significa que sea insignificante. Las interacciones con el capitalismo, las identidades nacionales y dinámicas de poder más amplias complican la resistencia promulgada a través del DIY o el punk anarquista. Estas negociaciones contribuyen a conversaciones más amplias sobre lo que significa ser indonesio y tienen un impacto en la construcción de la nación en curso en una democracia emergente. Es desordenado y no lineal, como siempre lo son los actos diarios de resistencia.

Fuente: AAA/ Traducción: Mara Taylor

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas