Deberías hacer cualquier cosa que te traiga alegría

-

por LEORA VISOTZKY – Universidad de Texas

Faegheh Shirazi es una mujer de muchos mundos e intereses eclécticos. Habla con un acento farsi suave y lírico. Está perfectamente peinada y perlada. Baila zumba durante una hora todos los días. Después de conocerla por primera vez a través de Zoom, de alguna manera sentí como si acabara de cenar con un viejo amigo fabuloso.

A pesar de algunos de los temas muy serios que investiga, la profesora de Estudios de Oriente Medio en la Universidad de Texas aborda su trabajo como si fuera la combinación de experiencias divertidas y difíciles lo que contribuye a una vida rica y todas deberían ser tratadas con gozosa reverencia.

Shirazi creció en Irán en las décadas de 1950 y 1960 con interés en la ciencia y con el plan de ir a la escuela de medicina. Cuando no aprobó el examen de ingreso exigido por el gobierno y, en cambio, la enviaron a la escuela de enfermería, rápidamente se dio cuenta de que “no le gustaba la sangre ni los muertos”. Entonces se embarcó en un nuevo plan de estudiar microbiología en los Estados Unidos y se dirigió a la UT Austin, donde tenía familia cercana. Una vez más, rápidamente se dio cuenta de que éste no era el camino correcto. “No podría estar encerrada en un laboratorio mirando un microscopio por el resto de mi vida. Me di cuenta de que quería dedicarme a una ciencia que de alguna manera estuviera relacionada con el arte”, dijo.

En ese momento, el departamento de diseño de interiores de UT era parte de la Escuela de Economía Doméstica de la Facultad de Ciencias Naturales, y con su plan de estudios que permitía una combinación de clases de ciencias y arte de estudio, salpicadas con un poco de arquitectura e ingeniería mecánica, algo finalmente encajó.

Shirazi finalmente terminó su licenciatura en diseño de interiores en la Universidad de Houston y obtuvo una maestría en ciencias textiles en Kansas State. “En ese programa, todos teníamos que tomar un curso de historia de los textiles y eso cambió mi vida”, dijo.

Siguió a su nuevo cónyuge hasta su trabajo en la Universidad Estatal de Ohio, donde se matriculó para realizar su doctorado en textiles y prendas de vestir, centrándose más de cerca en los textiles culturales. Comenzó a explorar cómo se practica la cultura material en el mundo musulmán.

“Nunca me arrepentí de haber saltado de un lado a otro”, dijo. “Si me hubiera quedado en Irán, habría tenido que ser enfermera. Aquí tuve la suerte de poder probar cosas. Además, mi campo es pequeño, por lo que realmente he podido forjar un camino y ser única en mi tipo”.

El enfoque de Shirazi como investigadora se ha centrado principalmente en los estudios de género y mujeres en la cultura material y cómo se relaciona con la política y el Islam. Ha estado particularmente interesada en cómo a veces se practica el Islam como una cultura popular más que religiosa. En el mundo musulmán, por ejemplo, los textiles suelen ser mucho más que los materiales con los que se confecciona la ropa. Son objetos de gran importancia política y cultural.

Más en Antropologías:  El arte femenino de la caza con arco y flecha

Su último libro, Textiles islámicos, publicado en mayo pasado por Bloosmbury, trata sobre los hilos históricos y culturales entretejidos que sostienen las telas. Cuando le pido algunos ejemplos para poner estas ideas en contexto, describe el importante papel que desempeñan los rituales y la cultura material en el Islam chiíta. Una de las celebraciones anuales más importantes de los chiítas marca una gran batalla sobre Karbala en Irak en 680 EC, donde los ejércitos del kalif sunita se enfrentaron con los ejércitos del Imam Husyan, nieto del profeta Mahoma. Los chiítas sufrieron una derrota masiva y Husayn fue decapitado. La festividad, llamada Ashura, reproduce teatralmente los acontecimientos de la batalla y se confeccionan muchos ricos tapices y pancartas para la ocasión de luto que dura un mes. Los estandartes están adornados con diferentes colores y patrones según el rango, el nivel de valentía y la muerte de cada personaje en la historia que representan. La historia de quién es quién y qué pasó se vuelve a contar en los textiles.

Otro ejemplo: en Pakistán, hay varios días festivos en los que la gente visita los santuarios para honrar a los santos. Quienes pueden permitírselo hacen un chadar, una manta o chal, para cubrir las tumbas de los mártires. La gente se vuelve competitiva sobre quién tiene la mejor y las apilan una encima de otra hasta que las tumbas se amontonan. El primer ministro hace uno, los hacen famosos actores hindúes y musulmanes, y todos hacen un espectáculo viajando y llevándolos a los santuarios. Estos textiles y sus prácticas asociadas son símbolos de estatus y clase; son actos de embajadores que contienen mucho más que colores y patrones.

Uno de los ejemplos más amplios de textiles que ilustran la política en general es el colonialismo occidental, explica Shirazi. El mundo colonial capturó muchos textiles de las naciones que dominaba. Los británicos y los holandeses en particular se infiltraron en Indonesia y Malasia. Los holandeses, por ejemplo, tomaron telas enceradas de Indonesia, mecanizaron su producción y luego las vendieron en África, produciéndolas con patrones y diseños de estilo africano, obteniendo inmensas ganancias sin reconocer los orígenes de la tela en Indonesia. Los africanos todavía llaman a esa tela cera holandesa.

Más en Antropologías:  La mercantilización del Día de los Muertos

De manera similar, la tela de chintz inglesa deriva de la India, su nombre es una bastardización de la palabra sánscrita citra (o chitra), que se refería al lugar en el que se produjo originalmente. A los británicos les gustaron tanto los estampados en bloque que industrializaron su producción, y se hizo tan popular que lo usaron para papel tapiz y ropa de mujer. Sin embargo, con esta popularización también vino la agresión política; los británicos prohibieron a los indios que lograron emigrar a Inglaterra, para que no se enfrentaran a la competencia económica. Los franceses, que fabricaban lana, también adoptaron la tela y se pelearon con los británicos por ella. De hecho, toda la situación se volvió tan enconada que, durante doce años, el chintz estuvo prohibido en Francia y las autoridades literalmente podían arrancarlo del cuerpo de las mujeres en la calle.

Otro aspecto del trabajo de Shirazi, que guarda profundos vínculos personales, es el de la cultura del velo. La cultura del velo se encuentra ahora en un punto de inflexión, particularmente en Irán, hasta tal punto que el primer libro de Shirazi, El velo sin velo, escrito hace unos veinte años, todavía se vende.

“Escribí eso después de la revolución, cuando todavía viajaba de regreso a Irán todos los veranos a principios de la década de 2000. Vi cómo el gobierno hizo todo lo posible para reforzar la idea de llevar velo”, dijo Shirazi. “Jomeini nunca exigió que la gente usara el hiyab, simplemente dijo que era lo preferido, pero una vez que empezó a imponerse, fue asfixiante”. La terminología cultural surgió de esa aplicación. Un “hiyabi malo”, traducido como una mujer que usaba el hijab de manera inadecuada, que no usaba el velo de la manera correcta o cuya prenda le quedaba demasiado ajustada. Las jóvenes no quería usar el hijab.

Pero Irán realmente tiene una historia de casi cien años de tensión entre las mujeres y el gobierno por la vestimenta y los derechos de las mujeres, dijo Shirazi: “Las mujeres siempre han estado luchando contra el hijab”. En 1936, cuatro décadas antes de la revolución, el primer Shah Pahlavi (Reza Shah), la última familia gobernante de la dinastía real iraní, implementó una norma que eliminaba el hijab; forzó una política de revelación conocida en la historia iraní como la era kashf e hejab. “Mi madre vivió esa época y era joven entonces”, recuerda. “Mi mamá recuerda que mi abuela no salió a la calle durante tres años porque las autoridades le arrancaban el hiyab y ella quería seguir usándolo. Las mujeres se sentían literalmente despojadas. Mi abuela y sus amigas se reunían en los tejados y saltaban de tejado en tejado para verse sin salir a la calle. Esta fue la resistencia de las mujeres”.

Más en Antropologías:  ¿Qué está diciendo la antropología sobre Halloween?

El segundo Pahlavi desmanteló la revelación forzada, y fue entonces cuando apareció Shirazi. Luego, con la revolución de 1978-1979, el velo se volvió a implementar como regla y ha continuado desde entonces, pero con cierta retórica confusa añadida a la mezcla.

“Agregaron una enmienda a la constitución para que pareciera que las mujeres son más libres de lo que son. Ahora habla de mujeres y suena genial, pero es todo palabrería. Las mujeres pueden votar, pero el gobierno elimina a cualquiera por quien ellas quisieran votar. Incluso las mujeres sentadas en el parlamento bien podrían ser hombres con pañuelo. Los hombres deciden por las mujeres”, afirmó Shirazi.

Shirazi ha disfrutado de la libertad de explorar todas estas ideas abiertamente en su investigación (sin la vigilancia de un comité de censura gubernamental) y también en su propia pintura y trabajo textil, en los que incorpora caligrafía persa, colores vibrantes, pinceladas visibles, bordados y escenas de ciudades abarrotadas de Oriente Medio. “Para mí, el placer de pintar es combinar colores. Mi pintura es figurativa y lo que más me gusta es pintar gatos y construir mis propias ciudades y edificios. Mis edificios son recuerdos vívidos de lo que he visto”, dijo. Puedes ver la fusión de sus intereses en sus obras y cómo los ha superpuesto para formar su propio tipo de mosaico de academicismo.

Shirazi, que ha logrado convencer a todos sus editores de que utilicen su propio arte en las portadas de sus libros, se retiró de la docencia apenas en agosto de 2023. Sin embargo, su investigación y escritura continuarán. Simplemente más tiempo para zumba, arte y lecciones de música con instrumentos tradicionales iraníes. “Quizás después de eso aprenda español”, dijo. “Este es realmente mi momento de libertad. Cualquier cosa que te traiga alegría, deberías hacerla”.

Fuente: L&L/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas