La raza es una ficción biológica y una potente realidad social

-

por CHARLES M. BLOW

En Dusk of Dawn, su ensayo de 1940, el renombrado académico W.E.B. Du Bois recordó su nombramiento al comienzo de su carrera, unos 44 años antes, como instructor temporal en la Universidad de Pensilvania, un momento que describió como coincidente con una visión clarificadora que tuvo sobre el “problema racial” de Estados Unidos. En ese momento, cerca de los albores del siglo XX, Du Bois creía que el principal impedimento para la iluminación en cuestiones raciales era la “estupidez”, y la cura era simple: “Conocimiento basado en la investigación científica”.

Pero donde el joven Du Bois tenía fe en el poder de la ciencia para vencer la ignorancia, el viejo Du Bois admitió que esta fe se estaba desvaneciendo: “Consideré como axiomático que el mundo quería aprender la verdad y si la verdad se buscaba incluso con precisión aproximada y una devoción esmerada, el mundo apoyaría gustosamente el esfuerzo”, escribió. “Esto no era, por supuesto, más que el idealismo de un joven, de ninguna manera falso, pero tampoco universalmente cierto”.

Todavía no lo es. Hemos sabido durante décadas, por ejemplo, que las panaceas intolerantes de ciertos científicos, consumidos por la convicción de que la “raza” tenía alguna génesis en nuestras células, estaban equivocadas, y de manera salvaje. A lo largo del tiempo, la especie humana es simplemente demasiado joven para que hayan evolucionado diferencias raciales significativas. ″Todos evolucionamos en los últimos 100.000 años a partir del mismo pequeño número de tribus que emigraron de África y colonizaron el mundo”, afirmó J. Craig Venter, por entonces director de Celera Genomics Corporation en Rockville, Maryland, al New York Times, hace más de veinte años.

Más en Antropologías:  ¿Cómo evolucionaron las personas de los Andes para vivir en la altura?

La Asociación Estadounidense de Antropología había concluido lo mismo dos años antes, en su declaración de 1998 sobre la raza: “La cosmovisión ‘racial’ se inventó para asignar a algunos grupos un perpetuo estatus bajo, mientras que a otros se les permitía acceder a privilegios, poder y riqueza”, escribió la organización. “La tragedia en los Estados Unidos es que las políticas y prácticas derivadas de esta visión del mundo tuvieron mucho éxito en la construcción de poblaciones desiguales entre los europeos, los nativos americanos y los pueblos de ascendencia africana. Dado lo que sabemos acerca de la capacidad de los humanos normales para lograr y funcionar dentro de cualquier cultura, concluimos que las desigualdades actuales entre los llamados grupos ‘raciales’ no son consecuencias de su herencia biológica, sino productos de circunstancias sociales, económicas, educativas y políticas, tanto históricas como contemporáneas”.  

Y, sin embargo, ahora, como siempre, Estados Unidos sigue invirtiendo fuerte e inextricablemente en la preservación de esas taxonomías raciales: una matriz de suposiciones manifiestas y expectativas encubiertas, inferencias sutiles e inequidades sistémicas que el progreso científico por sí solo no ha podido erradicar. Somos, después de todo, animales visuales, y algunas investigaciones han sugerido que los humanos registran la raza de otra persona en aproximadamente una décima de segundo, antes de que se den cuenta del género. En ese sentido, nuestros cerebros bien pueden conjurar y procesar los prejuicios raciales antes de que tengamos la oportunidad de contrarrestarlos conscientemente con un pensamiento superior.

Pero aún podemos esperar que el proyecto más grande de la ciencia moderna, la acumulación de todo ese pensamiento superior, pueda hacer algo para rectificar la estupidez que lamentaba Du Bois. Y, sin embargo, a pesar de todo lo que hemos aprendido sobre la trayectoria evolutiva de los genes y de la abrumadora unidad hereditaria que compartimos como especie, demasiadas personas todavía se aferran a la noción de que las diferencias superficiales simplemente deben ocultar diferencias más sustanciales en nuestros huesos.

Más en Antropologías:  Consentimiento antropológico

Debido a que las personas se ven diferentes, deben ser diferentes, esta idea nociva se mantiene, y su dominio ha demostrado ser inquebrantable. Es un sistema de creencias que ha disfrutado de siglos de vigencia, dando significado a la apariencia en función de quién tiene el poder, con la blancura elevada a la cima del montón. Ha sobrevivido a revoluciones enteras en la ciencia genética, y todavía aparece en nuestras escuelas y en nuestros capitolios; alimenta los ataques en los pasillos del Congreso, transmitidos por la televisión nacional, y mata a tiros a los compradores en el oeste de Nueva York. ¿Qué esperanza tenemos de derrotar todo esto con más ciencia?

El amo de esclavos, escribió el estadista y abolicionista Frederick Douglass en 1881, “tenía un interés directo en desacreditar la personalidad de aquellos que tenía como propiedad. Cada hombre que tenía mil dólares así invertidos tenía mil razones para pintar al hombre negro como apto solo para la esclavitud. Habiéndolo hecho compañero de caballos y mulas, naturalmente trató de justificarse asumiendo que el negro no era mucho mejor que una mula”.

Esto, creo, es el problema. La “raza” como concepto biológico puede no ser real, pero el racismo que cultivó lo es, mucho, y su persistencia no es una función de una pedagogía fallida, sino de la tenacidad con la que ciertos grupos protegen su poder. La raza, después de todo, creó jerarquías enteras de humanidad, repartiendo privilegios y opresión. Continúa asignando y restringiendo. Las atrocidades cometidas al servicio del mantenimiento de las jerarquías raciales no solo implican a los ancestros, también acusan los privilegios actuales.

Más en Antropologías:  ¿Hay que reducir la caza de animales silvestres?

Y, sin embargo, no veo indicios de que se esté llevando a cabo ninguna contabilidad real, ningún ajuste de cuentas real. La ciencia puede avanzar, pero en muchos sentidos seguimos atascados en la intolerancia del pasado. Y por mucho que quiera creer que es posible, no soy más consciente de un camino pedagógico hacia la iluminación racial y el igualitarismo racial que Du Bois, hace generaciones, al menos no a través de la ciencia. Ya sabemos bastante. La evidencia es clara. La ignorancia no es el impedimento. Hay algo más en el camino.

El hecho de no abandonar el concepto de raza en este país no radica en la falta de conocimiento. Tiene sus raíces en un impulso persistente de dominación. Y hasta que tengamos en cuenta ese impulso, es poco probable que la ciencia nos libere.

Fuente: Undark/ Traducción: Mara Taylor

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas