El camino salvaje del activismo climático

-

por SHANNON GIBSON – Universidad del Sur de California en Dornsife

El activismo climático está en un camino salvaje últimamente, desde las tácticas impactantes de jóvenes activistas que arrojan sopa sobre pinturas famosas hasta un aumento en las demandas climáticas por parte de demandantes astutos.

Si bien algunas personas consideran que las “travesuras” disruptivas, como atacar obras de arte de museo con comida, son confusas y alienantes para el público, la investigación sobre los movimientos sociales muestra que hay un método para esta aparente locura.

Al utilizar estratégicamente tanto formas radicales de desobediencia civil como acciones públicas más convencionales, como el lobby y las manifestaciones autorizadas por el Estado, los activistas pueden captar la atención del público y al mismo tiempo hacer que tácticas menos agresivas parezcan mucho más aceptables.

Estudio el papel de la política disruptiva y los movimientos sociales en la política climática global y he registrado el reflujo, el flujo y el dinamismo del activismo climático a lo largo del tiempo. Mientras las instituciones políticas actuales se centran en gran medida en los deseos de corto plazo por encima de la salud planetaria de largo plazo, y las negociaciones climáticas globales avanzan demasiado lentamente para enfrentar el desafío, los activistas climáticos han estado reconsiderando sus tácticas y repensando radicalmente cómo hacer que su activismo sea más efectivo.

En reuniones con activistas globales en las últimas semanas, mis colegas y yo hemos notado un cambio de énfasis hacia las batallas climáticas locales: en las calles, los espacios políticos y los tribunales. Las líneas entre reformistas y radicales, y entre movilizadores globales y de base, se están desdibujando y un nuevo sentido de compromiso estratégico está arraigando.

Cuando las instituciones globales fallan al público

Los grupos activistas dependieron durante mucho tiempo de una estrategia conocida como efecto boomerang: utilizar redes internacionales e instituciones globales como las conversaciones sobre el clima de las Naciones Unidas para influir en las decisiones políticas de los gobiernos nacionales.

Más en Antropologías:  Geografías culturales

Pero si bien esta táctica fue inicialmente adecuada para el cambio climático, los resultados muestran que las conversaciones han sido demasiado lentas e insuficientes. La creciente influencia de la industria de los combustibles fósiles, cuyos productos son la principal causa del calentamiento global, ha dejado a algunos activistas preguntándose seriamente si el proceso climático de la ONU sigue siendo útil.

La conferencia de la ONU de 2023 sobre el clima solidificó estas preocupaciones cuando el anfitrión de la conferencia, Emiratos Árabes Unidos, puso al director ejecutivo de su compañía petrolera estatal a cargo de las conversaciones sobre el clima. Algunas personas sostienen que las compañías petroleras tienen que ser parte de la solución. Pero la conferencia fue invadida por un número récord de cabilderos del petróleo y el gas: más de 2400 de ellos. Y estaba manchada por acusaciones de que se estaba utilizando para promover, en lugar de detener, el desarrollo de combustibles fósiles. El acuerdo final de la COP28 dejó espacio para la continua expansión de los combustibles fósiles.

El anuncio en enero de 2024 de que Azerbaiyán, anfitrión de la próxima reunión de la ONU, colocaría, en la conferencia climática a finales de 2024, a otro veterano de la industria petrolera a cargo de la COP29, fue otro clavo en el ataúd de cualquier fe que muchos activistas aún tuvieran en el sistema.

Los activistas climáticos se vuelven locales

En respuesta a la debilidad de las negociaciones climáticas globales y al fracaso de la política climática, mis colegas y yo estamos viendo señales de que los activistas se están volviendo más hacia sus raíces locales. En particular, estamos viendo un aumento de las sofisticadas batallas legales sobre el cambio climático.

En los últimos cinco años se han presentado más de dos mil nuevos casos de cambio climático. La mayoría busca obligar a los gobiernos y corporaciones a reducir sus emisiones o mantener los combustibles fósiles bajo tierra, y la mayoría están en Estados Unidos. Más de la mitad de los casos decididos entre junio de 2022 y mayo de 2023 tuvieron un resultado favorable para el clima, aunque la mayoría aún se enfrenta a apelaciones.

Más en Antropologías:  Iteraciones

En 2023, un juez de Montana reconoció el deber constitucional del Estado de proteger a los residentes del cambio climático. En otro caso, un tribunal de los Países Bajos sentó un precedente en 2021 al ordenar a la petrolera Shell reducir sus emisiones en un 45% para 2030 en cumplimiento oficial del acuerdo internacional sobre el clima de París.

Cómo los espectáculos radicales crean espacio para el progreso

Cuando el activismo radical tiene lugar al mismo tiempo que desafíos institucionales formales, los estudios muestran que la combinación puede ayudar a aumentar el apoyo a un activismo más moderado.

Los investigadores llaman a esto el “efecto de flanco radical”. Fue eficaz tanto para los movimientos feministas como para los derechos civiles, y es evidente hoy en otros movimientos políticos en Estados Unidos.

Cuando la gente se ve expuesta a formas radicales de protesta medioambiental, se vuelve consciente de los problemas. Ver los extremos también puede hacer que se sientan más cómodos apoyando tácticas menos extremas.

Por ejemplo, la idea de arrojar sopa de tomate sobre el cuadro “Girasoles” cubierto de vidrio de Van Gogh puede haber sido polarizadora, pero hizo que el público en general hablara sobre la causa de los arrojadores de sopa: poner fin al uso de combustibles fósiles. Y eso puede abrir puertas para que los líderes políticos discutan soluciones viables al cambio climático.

Vemos que esto sucede en el Reino Unido. Después de desaprobar inicialmente las protestas, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, se reunió con Extinction Rebellion, un grupo conocido por acciones dramáticas como rociar sangre falsa en las escaleras de la tesorería del Reino Unido. El entonces secretario Michael Gove se reunió con los activistas climáticos para discutir la reducción de emisiones. Días después, el Parlamento del Reino Unido declaró una emergencia climática: el primer país en hacerlo.

Más en Antropologías:  Construyendo futuros en el paisaje capitalista de las promesas performativas

Los políticos bajo presión de los manifestantes climáticos están cambiando de rumbo en Estados Unidos. El presidente Joe Biden hizo del cambio climático un tema central en su primera campaña, pero los activistas han convertido a Biden en un blanco reciente de protestas climáticas e incluso de abucheos.

Si bien es difícil llegar a la mente de jueces y jurados, las investigaciones muestran que en casos como las luchas por los derechos de los trabajadores y las mujeres, las protestas radicales y antigubernamentales pueden tener un impacto en ellos. Si bien las decisiones judiciales rara vez producen cambios sociales radicales, con frecuencia van seguidas de cambios legislativos que satisfacen demandas más moderadas.

El verdadero objetivo

Las críticas al activismo extremo a menudo pasan por alto un punto crucial: la reacción del público no es necesariamente el objetivo final de los activistas. A menudo, su objetivo final es influir en los responsables de la toma de decisiones gubernamentales y empresariales. Y aunque los tomadores de decisiones rara vez, o nunca, atribuirán sus acciones a la presión de los activistas, la aprobación de la Ley de Reducción de la Inflación centrada en el clima en un Estados Unidos estancado en 2022 y las declaraciones de emergencia climática en todo el mundo sugieren que las preocupaciones de los activistas climáticos se están haciendo sentir.

Al analizar el activismo climático, los expertos deberían ser cautelosos al criticar lo que ven como un “movimiento inconexo”. La locura percibida es, en efecto, un método.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Antropologías
Antropologíashttp://antropologias.com
Observatorio de ciencias antropológicas.

Comparte este texto

Últimos textos

Áreas temáticas